(Tiempo estimado: 2 - 3 minutos)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 por Ministerio Ligonier

El Orden de la Salvación

"Y a los que predestinó, a ésos también llamó; a los que llamó, a ésos también justificó; a los que justificó, a ésos también glorificó" (v. 30).

En teología, hablamos del ordo salutis y de la historia salutis. La historia salutis es la historia de la salvación, y la mayor parte de la Biblia se ocupa de ella. Cuando hacemos teología desde la perspectiva de la historia salutis, consideramos lo que Cristo nuestra Cabeza ha hecho y lo que le ha sido dado, y luego consideramos de qué participamos nosotros como miembros de Él. Él sufrió y fue glorificado, y en unión con Él también nosotros. Fue resucitado, ascendió al cielo y se sienta en un trono; en unión con Él, tenemos estos privilegios en esencia ahora, y esperamos su plenitud en el mundo venidero. Él juzga a todos los hombres, y nosotros en unión con Él también juzgaremos al mundo. Así se hace teología en términos de historia salutis.

El ordo salutis es el orden de la salvación. Esto se enfoca en los actos de Dios y la respuesta del individuo en la salvación. Dios nos llama, produce regeneración en nosotros, para que respondamos con arrepentimiento, fe y obediencia. Detrás del llamado divino está el decreto de elección de Dios. El ordo salutis no se ocupa de una secuencia temporal de eventos, sino de un orden lógico.

Pablo proporciona una forma condensada del ordo salutis en Romanos 8:29–30. Nos dice que Dios conoció de antemano a ciertas personas y las predestinó para que fueran conformes a la imagen de Su Hijo. Puesto que Dios existe en la eternidad, la presciencia y la predestinación no son acciones secuenciales de Su parte, sino aspectos lógicos de Su decreto. Romanos 8:30 dice que Dios llamó a este pueblo a Su reino, y que los que son llamados son justificados. Ya que somos justificados por la fe, podemos insertar la fe entre el llamado y la justificación. De hecho, el llamado interior de Dios produce regeneración en nosotros, lo que nos hace clamar en arrepentimiento y fe, para que seamos justificados.

No hay una secuencia de tiempo en esto, como si pudiéramos ser llamados por un tiempo antes de ser regenerados, y luego vivir regenerados sin habernos arrepentido, y luego podríamos arrepentirnos, pero no volvernos a Cristo, y finalmente llegar a la fe que justifica. No, son todos pasos lógicos en un mismo evento. Cuando Dios nos llama somos inmediatamente regenerados, y nos volvemos del pecado a Dios en una sola acción, que nos justifica. Y los que son justificados son inmediatamente glorificados en el sentido de ser adoptados como hijos de Dios.

Coram Deo

El valor de la teología del ordo salutis es que nos permite ver claramente que es Dios quien salva, liberándonos de la tendencia pecaminosa de atribuirnos el mérito de nuestra propia salvación. No proclamamos: "Lo encontré", sino: "Él me encontró". Alégrate de que Dios es el autor y consumador de tu fe.

Articulo Original en Inglés: https://www.ligonier.org/learn/devotionals/order-salvation

5 de junio de 1992 – Ligonier Ministries

________________

Añadido a este sitio: 14 de junio, 2022.

Creo que le ayudaría leer el libro SI, JESUS por el pastor PCA, Dr. Roger Smalling

(Haga clic sobre la imagen del libro)