Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Preguntas y Respuestas
Categoría: Sacramentos/ Ordenanzas
(Tiempo estimado: 3 - 5 minutos)
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

altPregunta: ¿Es bíblico presentar o dedicar a los niños?

 

Su pregunta es muy interesante y es parte de un debate entre los evangélicos. Para poder contestar debemos mirar la historia de la iglesia.  Durante la Reforma Protestante del siglo XVI se levantó un grupo de personas parte de la 'reforma radical' quienes se oponían al bautismo de niños. Ellos decían que el bautismo era solamente para los adultos creyentes que los bebes no debían ser bautizados.  Este grupo procedió a 'rebautizar' los adultos que habían sido bautizados siendo bebés por lo que se les conoció como los 'anabaptistas' (re-bautizantes) y son los padres en parte de los modernos bautistas y los que bautizan adultos solamente o aquellos que son lo suficiente maduros como para comprender el evangelio y aceptarlo.

Base Histórica

A diferencia del bautismo de niños que data del primero y segundo siglos de la iglesia, lo cierto es que no hay documentación histórica sobre la  práctica moderna de 'dedicar' los niños, lo cual parece ser una innovación reciente en la iglesia; quizás en  siglo XX.  Obviamente cuando las iglesias dejaron de bautizar niños, encontraron en una dificultad sobre qué hacer con los niños pequeños de los cristianos.  Quizás para remediar la situación y dar algún tipo de consuelo a los padres, estas iglesias comenzaron a practicar 'dedicaciones de bebés' donde se tenían padrinos o testigos presentes dando su voto y consentimiento a levantar los pequeñitos en la fe cristiana. En esta ceremonia el pastor hace una oración por el bebé y lo 'dedica' a Dios.  En algunos casos le pone aceite de olivo sobre la frente del bebé.  En fin, se hace todo lo que se hacía cuando un bebé era bautizado pero sin usar agua.  La presentación de niños ha sido denominada por algunos como prácticamente un 'bautismo en seco'.  Lo que tenemos entonces es que la 'dedicación de bebes' es en realidad una creación extrabíblica reciente para sustituir la práctica histórica del bautismo de infantes, pero no es una práctica que hallamos en la historia, ni tampoco mandada por Cristo o los Apóstoles a las iglesias, ni vemos que sea practicada en las congregaciones del Nuevo Testamento.

¿Pero hay base bíblica?

Durante la ceremonia de presentación o dedicación de niños se leen pasajes del Antiguo Testamento cuando Ana dedicaba su hijo Samuel a Dios (1 Sam. 1:11) o pasajes del Nuevo Testamento donde las gentes trajeron niños a Jesús para que los tocara.  En otros casos también se menciona o se lee acerca de la presentación del mismo Jesús en el templo.  Sin embargo, estos casos no son aplicables al tema en cuestión.  En el caso de Ana fue un caso especial donde ella siendo estéril pidió a Dios un hijo el cual dedicaría al servicio en el templo (tabernáculo) todos los días de su vida.  Cuando dio a luz a su hijo fue destetado, ella trajo a Samuel a la casa de Dios y lo dejo allí toda su vida, sin embargo, no leemos que haya hecho lo mismo con sus otros hijos (1 Samuel 2:21).  Jesús fue presentado en el templo de acuerdo con la ley porque era primogénito (Num. 18:15).   Cuando Jesús fue traído al templo de bebe fue a los ocho días de nacido como requería el pacto para que fuese circuncidado y reconocido como miembro del pueblo de Dios (Luc. 2:21).  Recordamos que la circuncisión era la señal del pacto en el Antiguo Testamento y el bautismo es la señal del pacto en el Nuevo Testamento. El caso de Jesús poniendo su mano sobre los niños fue un momento especial el cual no se puede repetir (por ser parte del ministerio terrenal de Cristo) y tampoco lo vemos establecido como mandamiento a los ministros en el Nuevo Testamento.

¿Es correcto o no lo es? 

Como vemos, no hay base bíblica para la práctica moderna de 'presentar' niños pero, con cuidado de no contradecirme, debo decir que aunque la dedicación (presentación) del niño a Dios en la iglesia no es un acto que se encuentre 'ordenado' por la Biblia y es un tipo de innovación humana, tampoco es del todo una práctica condenable.  No hay pecado en dedicar todo lo que somos y tenemos a Dios. De hecho, hay un principio importante en lo que vale reconocer que todo lo que tenemos le pertenece a Dios. Hay varias cosas que se practican en las iglesias que no están directamente 'ordenadas' en la Biblia y no por eso son pecaminosas. 

Sin embargo, también pienso que es una innovación innecesaria. Considero mejor seguir el ejemplo de la Biblia al traer los niños y bautizarlos porque en realidad, el bautismo (como señal del pacto de Dios) es la verdadera ceremonia de dedicación bíblica tanto para adultos como para niños.

En fin, es una interesante "ironía cristiana" el que las personas e iglesias que rechazan el bautismo de infantes lo hacen porque según ellos tal práctica no se encuentra enseñada en la Biblia, pero al mismo tiempo promueven una práctica inventada que carece de base bíblica.  No hay mandamiento alguno ni ejemplo apostólico en las páginas del Nuevo Testamento que respalden de tal acto. En este aspecto el “bautismo” de infantes al ser la señal del pacto para los que pertenecen al pueblo de Dios es mucho más bíblico que la “presentación” de niños.

 

Para más informe sobre este tema puede visitar este enlace:

http://www.thirdmill.org/files/spanish/pratt.bautismo.infantil.doc

 

En Cristo,

 

J.L. Trujillo

 

Julio 6, 2011

Visto: 53079