gototopgototop
¿Transferencia Demoníaca por Contacto Físico? PDF Imprimir Correo electrónico
Preguntas y Respuestas - Demonios

¿Puede Haber Transferencia Demoníaca por Contacto Físico? 

Por Jorge L. Trujillo

  


¿Puede Haber Transferencia de Demonios por Imposición de Manos o por Contacto Sexual? La Biblia dice que los casados son una sola carne; ¿Es posible que en la relación de pareja la esposa o esposo se encuentren a la merced de un demonio, si la pareja está poseída?


La contestación a sus preguntas es NO. Los demonios no pueden ir y venir como quieren. ¿Recuerda la historia del endemoniado Gadareno?  Los demonios quería entrar a los cerdos pero primero tuvieron que pedir permiso a Jesús para poder hacerlo.  Cuando el diablo quiso molestar a Job, tuvo que obtener el permiso divino primero.  Dios cuida sus hijos y no deja que sean atacados por el diablo sino bajo su permiso y control.  Pedro fue ‘zarandeado como trigo’ por el diablo la noche cuando Cristo fue entregado.  Eso solo ocurrió después que le fue dado “permiso” a Satanás para hacerlo.  Por esa razón, por el simple hecho de poner las manos (tocar) a alguien que está endemoniado no puede causar que los demonios se traspasen (o se enganchen, como dice algunos) a otras personas

En cuanto a la relación sexual dentro del matrimonio, hay por lo menos dos razones por las cuales no puede haber una transferencia de demonios.  Primeramente, es necesario entender que cuando una persona viene a Cristo, tal persona es regenerada y habitada por Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo).  Espíritu, Alma y Cuerpo son guardados por Dios para el día de la Redención.  Este "guardar" es activo y permanente y es activado por medio de la FE la cual a su vez es don de Dios a los creyentes.  El creyente es guardado por el poder de Dios por medio de la fe y por lo tanto no puede recibir una transferencia de demonios de parte de su cónyuge inconverso.

1 Pedro 1:1 PEDRO, apóstol de Jesucristo, á los extranjeros esparcidos en Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asia, y en Bithinia, 2 Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sea multiplicada. 3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos ha regenerado en esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 Para una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse, ni marchitarse, reservada en los cielos 5 Para nosotros que somos guardados en la virtud de Dios por fe, para alcanzar la salud que está aparejada para ser manifestada en el postrimero tiempo.

Judas 1:1 JUDAS, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, á los llamados, santificados en Dios Padre, y conservados en Jesucristo: 

1 Tesalonicenses 5:22 Apartaos de toda especie de mal. 23 Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará.

La relación sexual del creyente con su pareja debe de continuar aun cuando el cónyuge no sea creyente, porque es un mandamiento de Dios y el no hacerlo es desobediencia. En la relación matrimonial el cuerpo no le pertenece a si mismo sino que le pertenece a la pareja.

1 Corintios 7:1 CUANTO á las cosas de que me escribisteis, bien es al hombre no tocar mujer. 2 Mas á causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido. 3 El marido pague á la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido. 4 La mujer no tiene potestad de su propio cuerpo, sino el marido: é igualmente tampoco el marido tiene potestad de su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os defraudéis el uno al otro, á no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved á juntaros en uno, porque no os tiente Satanás á causa de vuestra incontinencia.

En segundo lugar, la relación del creyente con Dios trae al cónyuge inconverso a una relación "de pacto" con la familia de Dios "los santificados".

1 Corintios 7:10 Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; 11 Y si se apartare, que se quede sin casar, ó reconcíliese con su marido; y que el marido no despida á su mujer. 12 Y á los demás yo digo, no el Señor: si algún hermano tiene mujer infiel, y ella consiente en habitar con él, no la despida. 13 Y la mujer que tiene marido infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. 14 Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos.

Dios desea que exista esta relación sexual en el matrimonio y en el caso que uno de los cónyuges sea inconverso, Dios "santifica" a tal persona por causa del creyente y para beneficio tanto del creyente así como los hijos de este matrimonio. Esto no significa que tal persona sea salva, decir tal cosa es una herejía ya que nadie puede salvar a otro vicariamente, solo Cristo. Lo que significa es que la persona entra a una relación de santificación ante Dios y por lo tanto los hijos de la pareja producidos antes o después también vienen a formar parte de la familia de Dios externamente. Entran a una relación especial con Dios. Si la persona incrédula, se arrepiente de sus pecados y cree en Cristo, entonces se convierte en una persona salva, pero si no lo hace, tendrá su parte en la condenación eterna aún cuando su esposa es salva.


 
Joomla School Templates by Joomlashack