gototopgototop
La Trinidad...¿Es esencial para la salvación? PDF Imprimir Correo electrónico
Preguntas y Respuestas - Dios (Doctrina de Dios Propio y de la Trinidad)

-por Jorge L. Trujillo


La Trinidad... ¿Es esencial para la salvación? ¿Es malo no creer en la trinidad?
Si una persona es unitaria ¿que está negando directamente?
¿El Trinitarianismo es una doctrina esencial para la salvación?


 

Las preguntas presentadas arriba son muy buenas y muchos cristianos deben tener esto claro.  Pedimos a Dios que le ayude para entender las razones que aquí se exponen y que podamos todos estar “siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” (1 Pedro 3:15).

No te voy a dar una explicación con defensas bíblicas acerca de lo que creen los Trinitarios ni los Unicitarios. Para ponerlo más fácil, expondré otro ángulo que creo te ayudará a entender el porqué del asunto. Consideremos lo siguiente:

La verdadera religión y la salvación eterna del alma comienza con una sana relación con el Verdadero Dios. Aunque todos los hombres ‘saben’, aunque lo nieguen, que existe un Dios, pues la naturaleza y la creación dan muestras y evidencias indubitables de un ser supremo el cual tuvo que haber creado todo (Romanos 1), es solamente por medio de la revelación e iluminación divina que podemos llegar a conocer la naturaleza y característica de ese Dios verdadero creador del universo (Mateo 16:14; 1 Corintios 1:6) y solamente después de haberle conocido podemos tener una relación salvadora con El.
 

Juan 6:41 Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: Yo soy el pan que descendió del cielo. 42 Y decían: ¿No es éste Jesús, el hijo de José, cuyo padre y madre nosotros conocemos? ¿Cómo, pues, dice éste: Del cielo he descendido? 43 Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros. 44 Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. 45 Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios. Así que, todo aquel que oyó al Padre, y aprendió de él, viene a mí. 46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre. 

La naturaleza (características, atributos) de Ese Verdadero Dios solamente se conoce por medio de la revelación especial que El mismo nos ha dejado. Esa revelación era directa en tiempos pasados cuando vivían hombre como Sem, Noé, Abraham, Lot y Moisés, quienes no tenían la Palabra escrita, pero a nosotros quienes hemos recibido la totalidad de la revelación, recibimos esa revelación especial por medio de ‘Su Palabra’, la Biblia (2 Timoteo 2:16) “juntamente” con el testimonio del Espíritu Santo quien nos da testimonio de la verdad (Juan 16:13).

Para llegar a ese verdadero Dios hace falta reconocerle tal y como Él se ha identificado a Sí Mismo. Eso significa que todo hombre debe de estar conscientemente seguro en que entiende y conoce quien es ese Dios en quien ha de depositar su fe para salvación. Ahí, comienza la relación con Dios y aunque al principio de la vida Cristiana quizás no se tenga una claridad total respecto a la naturaleza de ese Dios, aquellos que han nacido de nuevo y que han recibido la revelación divina acerca de ese Dios de parte de El mismo, y tienen la instrucción del Espíritu de Verdad, llegarán a un entendimiento claro y verídico de ese Dios en quien han confiado tal y como ha sido revelado en las páginas de esa revelación el cual El nos ha dejado. (Efesios 1:17)

Ahora, si alguna persona profesa ser salvo creyendo en un Dios que no es el producto de la revelación especial de la Palabra ni del testimonio interno del Espíritu Santo, entonces esa persona está poniendo su confianza en un dios que es una mentira. Aunque lo llame “Jehová” o “Jesucristo”, es simplemente un dios falso producto de su propia imaginación y tal dios no puede salvarle (2 Corintios 11:4). Si yo creo honestamente tener entendimiento del Dios verdadero pero es un dios que no se conforma a la revelación Bíblica, entonces "ese dios" no salva. Por eso Jesucristo dice que “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren” (Juan 4:23.)

El problema con la idolatría es ese, la creación de un falso concepto de Dios. Cuando Jehová se reveló a Moisés en el monte lo hizo en forma de fuego para que Moisés no pudiera relacionar a Dios con algún tipo de forma o se creara alguna escultura de lo que él (Moisés) percibía como lo que Dios era. El haberse creado una imagen de aquello quien el percibía como el verdadero Dios se convertiría en engaño y falsedad porque el verdadero Dios no desea ser ‘representado’ por nada creado por manos humanas, ni por ninguna otra cosa de Su misma creación.

Deuteronomio 4:9 Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos. 10 El día que estuviste delante de Jehová tu Dios en Horeb, cuando Jehová me dijo: Reúneme el pueblo, para que yo les haga oír mis palabras, las cuales aprenderán, para temerme todos los días que vivieren sobre la tierra, y las enseñarán a sus hijos; 11 y os acercasteis y os pusisteis al pie del monte; y el monte ardía en fuego hasta en medio de los cielos con tinieblas, nube y oscuridad; 12 y habló Jehová con vosotros de en medio del fuego; oísteis la voz de sus palabras, mas a excepción de oír la voz, ninguna figura visteis.

15 Guardad, pues, mucho vuestras almas; pues ninguna figura visteis el día que Jehová habló con vosotros de en medio del fuego; 16 para que no os corrompáis y hagáis para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de varón o hembra, 17 figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire, 18 figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra. 19 No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos. 20 Pero a vosotros Jehová os tomó, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que seáis el pueblo de su heredad como en este día. 21 Y Jehová se enojó contra mí por causa de vosotros, y juró que yo no pasaría el Jordán, ni entraría en la buena tierra que Jehová tu Dios te da por heredad. 22 Así que yo voy a morir en esta tierra, y no pasaré el Jordán; mas vosotros pasaréis, y poseeréis aquella buena tierra. 23 Guardaos, no os olvidéis del pacto de Jehová vuestro Dios, que él estableció con vosotros, y no os hagáis escultura o imagen de ninguna cosa que Jehová tu Dios te ha prohibido. 24 Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso.

Entonces, de esta manera podemos entender que Dios desea que se le crea y conozca tal y como Él es y de ninguna otra forma lo cual constituiría una fabricación de la mente humana y es por lo tanto idolatría y una mentira.

Conclusión

Ahora, vemos que en cuanto a creer en “La Trinidad” de Dios ó creer en “El Unicitarianismo”, el asunto está en que si lo uno es cierto lo otro NO PUEDE serlo. Si la Biblia enseña que Dios es un Dios trino, que el Padre no es ni el Hijo ni el Espíritu y que el Hijo no es el Padre ni el Espíritu, y que el Espíritu no es ni el Padre ni el Hijo y que no son tres dioses, ni tres señores, ni tres espíritus, sino Un solo Dios, un Solo Señor y un Solo Espíritu, entonces el negar tal enseñanza equivale a “rechazar” y “negar” al Dios Verdadero para seguir la fabricación de un dios creado en la mente humana (idolatría), lo cual es una mentira y tal dios no puede salvar. Lo opuesto también sería cierto. Por eso si creemos que el Dios revelado en la Biblia es Trino, entonces no puede haber razón alguna para crear la posibilidad de que también otra expresión completamente opuesta o distinta de ese Dios verdadero sea cierta o posiblemente cierta. Dios no puede ser el Dios verdadero de los Trinitarios y a la misma vez ser el Dios verdadero de los Unicitarios o Unitarios. Una de esas dos creencias debe estar equivocada y por lo tanto el que cree la equivocada, no puede estar creyendo en el Verdadero Dios. Si nosotros creemos que Dios es Trino (y lo es) entonces la fabricación de todas las demás creencias en cuanto a la naturaleza de Dios es Mentira y por lo tanto no pueden ser salvos aquellos que creen a una mentira.

Lo que creo del Unicitarianismo

El Unicitarianismo es una falsa apreciación acerca de quien Dios es. Por esa razón, es una mentira y debe ser rechazado y expuesto como lo que es. Es otro Dios distinto al que ha sido revelado por medio de la Palabra y el testimonio del Espíritu Santo y por lo tanto los que siguen creaciones de sus mentes NO PUEDEN ser salvos. Hace falta que con firmeza entendamos estas razones y verdades y que nos afiancemos fuertemente a la Verdad para saber rechazar el error y el engaño y orar a Dios para que aquellos que están engañados vengan al conocimiento de la verdad por medio de la obra del Espíritu Santo en sus corazones. Pues es Dios el único quien puede hacer cambiar el corazón obstinado y entenebrecido del hombre para que venga a su luz admirable.

Nota Final:

El problema con aquellos que comparten sus púlpitos, sus iglesias y su adoración y consideran salvos y “hermanos en la fe” a los que profesan tales (y otras) mentiras en cuanto a la naturaleza de Dios, no es, en mi opinión, que ellos sean personas tolerantes ni gente con gran amor de Dios en busca de Unidad del Espíritu, sino que son personas falts de convicción y fundamentos, gente que simplemente no saben lo que creen, ni están seguros si lo que creen es cierto y dudan de su fe porque NUNCA el Espíritu Santo les ha dado convicción de verdad en su corazón para que conozcan al Dios verdadero. (Juan 17:3; 1 Tes. 1:9; 1 Juan 5:20). Por esa razón “se abren” a la posibilidad de que otros que tienen interpretaciones distintas en cuanto a quien es Dios “pueda ser” que estén correctos o que lleguen a considerar que tales cosas no tienen importancia siempre y cuando el “dios” que aquellos profesan tenga el mismo nombre (jesús, jehová, señor) que ellos mismos también profesan pero sin mirar, ni discriminar a la composición, atributos y /o características de ese “dios.”



El Credo Atanasiano: Defensa de la Trinidad:

44. Esta es la fe católica (universal), la que excepto un hombre crea fielmente [verdadera y firmemente], no puede ser salvo.


 

 
Joomla School Templates by Joomlashack