gototopgototop
¿Cómo exhortar a otros? PDF Imprimir Correo electrónico
Preguntas y Respuestas - La Iglesia (Gobierno, Historia)


¿Cuál sería la enseñanza para aquellos cristianos que a la hora de exhortar no tienen la sabiduría para hacerlo?  

 


 

Dios nos ha dado mandamiento en su Palabra en cuanto a la necesidad de la exhortación en la iglesia. (Romanos 12: 6-8). Hay ciertos requisitos necesarios para poder exhortar con éxito.  La Biblia menciona: Sabiduría: Colosenses 3:16; Paciencia: II Timoteo 4:2; Doctrina: II Timoteo 4:2; Amor: Romanos 12:9.

Tristemente hay ocasiones en que encontramos con personas que les gusta darse por exhortadores pero que en sí, lo que le interesa es señalar el pecado o la condición de otro y hasta avergonzarlos, y de esta manera hacerse sentir ellos mas santos o mas espirituales que el otro. Jesús dijo que no debíamos juzgar, (Mateo 7:1), si no estamos en condiciones espirituales para hacerlo. Si los motivos del que va exhortar no son los correctos, se tratará de hacer lo que hemos mencionado al comenzar este párrafo. El tal es un hipócrita y necesita ser exhortado, necesita sacar primero la paja de su ojo, para entonces poder ver bien antes de sacar la paja del ojo ajeno (Mateo 7:5). La persona que va a exhortar a otro, no debe hacerlo por despecho, y mucho menos si su condición espiritual no está donde debe.
 

El propósito de la exhortación es el de restaurar o mejorar la vida espiritual del que es exhortado. El exhortador debe tener en mente que el amor de Dios es grande y que él desea que todos se vuelvan a Él. La exhortación debe permanecer entre los hermanos de la iglesia, teniendo en mente nuestros límites. (Hebreos 3:12-13)  

Si seguimos los requisitos antes mencionados y si entendemos el propósito de la exhortación, todos podemos exhortarnos unos a otros. Sin embargo, hay ocasiones y asuntos que tienen que ser tratados con más tacto y cuidado y por tanto es necesaria que la exhortación sea impartida por un líder de la iglesia. Y esta exhortación debe ser hecha con autoridad. (Tito 2:15)  Si alguien que va a exhortar no lo hace como lo dice la Escritura, con Amor, Sabiduría, Paciencia y Doctrina, esta debe guardar silencio y dejar que otro más cualificado(a) exhorte. 

 
Joomla School Templates by Joomlashack