gototopgototop
¿Pueden bailar los cristianos? PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 24
PobreEl mejor 
Preguntas y Respuestas - Temas de Juventud

¿Es posible participar en bailes sin pecar contra Dios?

-Jorge L Trujillo


Para dar respuesta a esta pregunta es importante que hagamos una aclaración sobre el baile.  El baile es una práctica universal de todos los pueblos y grupos étnicos.  Tanto en la cultura secular de cada grupo como en la biblia, el baile representa alegría.


La palabra bailar en el Antiguo Testamento es: “châgag” y significa “moverse en un círculo, eso, es marchar en una procesión sagrada, observar un festival y por implicación celebrar, danzar, moverse de un lado a otro.  También está la palabra para ‘baile’ (mâchôl) que habla del movimiento del cuerpo y la palabra “râqad” que indica saltos grandes de alegría y gozo.


Salmos 30:11 Has cambiado mi lamento en baile (mâchôl);  me quitaste la ropa áspera y me vestiste de alegría

Eclesiastés  3:4 tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de hacer duelo y tiempo

de bailar (râqad)


En el Nuevo Testamento la palabra es: orcheomai y significa “danzar (con movimientos distintos o mociones regulares); baile”. Jesús hablando dijo:


Mateo 11:17 diciendo: "Os tocamos flauta y no bailasteis;  os entonamos canciones de duelo y no llorasteis" 

 

En el Antiguo Testamento tenemos  algunos casos donde se usa la palabra ‘danza’ en nuestras versiones hispanas en lugar de baile.  Por ejemplo:


Éxodo 15:20 Entonces María,  la profetisa, hermana de Aarón,  tomó un pandero en su mano,  y todas las mujeres salieron detrás de ella con panderos y danzas (mechôlâh).


2 Samuel 6:14 David,  vestido con un efod de lino,  danzaba (kârar) con todas sus fuerzas delante de Jehová.

 

Como vemos el concepto del baile no es ajeno a la Biblia, es usado como expresión de alegría y gozo por algún evento especial ya sea religioso o secular.  Había bailes relacionados a los cultos paganos y también bailes relacionados a la adoración a Dios.  Tampoco estaba el baile limitado solo a las mujeres, los hombres también bailaban.


Bailar es simplemente ‘mover el cuerpo al son de la música.’ Eso significa entonces que los cristianos pueden y aun bailan, especialmente en denominaciones carismáticas donde históricamente se acostumbra adorar a Dios con música rápida y alegre con ritmos tropicales. Es normal ver tanto hombres como mujeres moviendo su cuerpo, sus pies y sus manos al son de algún “corito” movido. En tiempos recientes algunas iglesias han incorporado el concepto del “baile hebreo” con grupos de danza en sus cultos de adoración donde tienen jovencitas vestidas con ropas que se extienden desde lo muy conservador hasta lo indecente. Estas jóvenes por lo general están en la parte al frente de la iglesia con panderos adornados, telas de varios colores, o banderines que mueven de un lado al otro al son de la música. Sin embargo hay otras iglesias que están en total desacuerdo con estas prácticas.

 

El baile secular

 

Por otra parte, si la biblia tiene tanto que decir del baile y no condena el baile en la fiesta o momento de alegría, ¿Por qué razones algunas denominaciones no acepten el baile como algo inaceptable para un cristiano? ¿A qué se debe? Existen varias razones para eso. La más común es que el baile en nuestra cultura está relacionado con la fiesta mundana, la discoteca, el club nocturno y aun hasta la perversidad inmoral donde hombres y mujeres mueven sus cuerpos de forma seductora y sexual fin de provocar a otros.  Aquellos cristianos que salieron de una vida de pecado por lo general estuvieron en ambientes donde el baile era parte de toda clase de prácticas no cristianas tales como las borracheras, las drogas y en muchos casos el baile con una pareja del sexo opuesto era la puerta a la infidelidad.

 

¿Es malo bailar en familia?

 

Pero surge otra pregunta la cual no es si los cristianos se pueden mover al son de la música cristiana en la iglesia, lo cual puede ser aceptable o si deben irse a una discoteca a bailar con desconocidos en un ambiente de pecado no cristiano, lo cual es completamente inaceptable, sino si pueden bailar al son de la música popular en una fiesta entre amigos y familiares. Considero que en tal caso es necesario también considerar de qué tipo de baile se trata.  Hay algunos tipos de bailes que son inapropiados para un hijo o una hija de Dios independiente de donde se haga.

Si se trata de un baile entre el esposo y la esposa como aquellos que se llevan a cabo en una boda o el baile de un padre con su hija o una madre y su hijo en una fiesta de cumpleaños, no considero que haya pecado alguno. Hay momentos de alegría que se pueden celebrar aun bailando.   A los niños desde pequeños le llama la atención el baile, es decir, mover sus cuerpos al son de la música.  Esos son bailes ‘solos’ que son expresiones de alegría y gozo y que aun los adultos pueden bailar sin problema alguno.

 

Baile entre otras parejas


El problema está  en que cualquier tipo de baile que se haga en pareja que no sea de esposos tiene el potencial de crear ideas dañinas en la mente. Durante esa clase de baile se está tocando el cuerpo de un hombre o mujer que no es su cónyuge.  Un par de novios adolescentes  o adultos bailando pueden excitar  deseos sensuales que pueden llevar al pecado.  Es por eso apropiado que cualquier tipo de baile en pareja que no sea con entre matrimonios legalmente instituidos sean evitados por los cristianos.  Si alguien desea y le gusta bailar, es mejor bailar ‘solos’, o sin necesidad de tocar el cuerpo de otra persona.


Finalmente es importante también considerar que tipo de canción es la que se está bailando. Por lo general es difícil encontrar canciones populares que tengan un mensaje limpio y positivo que no promueva la infidelidad y el pecado.  Por lo tanto, el cristiano debe ejercer la distinción entre una canción y otra y en ocasiones hasta entre ciertos artistas y otros.  Hay artistas y cantantes lo cuales es mejor no oírlos ni de lejos porque lo que producen es totalmente en contra de Dios y los principios cristianos.  Siguiendo esa línea de pensamiento, es bueno aclarar que aunque hay cantantes que profesan la fe cristiana y cantan música secular, la gran mayoría de los intérpretes de música popular no tienen nada remotamente cristiano y sus vidas no son ejemplo a seguir ni su música digna de escuchar ni respaldar por un hijo de Dios mucho menos bailar al son de ella dando asentimiento y aprobación de esa manera a sus  pecados y su rebelión contra Dios.



Diciembre 23, 2010

 
Joomla School Templates by Joomlashack