gototopgototop
¿Por qué Dios no permite que todo el mundo se salve? PDF Imprimir Correo electrónico
Preguntas y Respuestas - Evangelismo y Salvacion

-por Jorge L. Trujillo


1. Yo sé que nosotros decidimos ser salvos o no, si aceptamos o rechazamos a Cristo. Sé también que Dios escoge a las personas que serán salvas. Si Dios escoge a las personas que serán salvas, ¿por qué no permite que todos se salven?  



Gracia y Paz de Dios y Nuestro Señor Jesucristo. Gracias por tu visita a nuestra página de internet, esperamos le haya sido de bendición. A continuación le contestamos sus interesantes preguntas. 

A través de los años los grandes teólogos han estudiado la Biblia tratando de obtener una respuesta verdadera para ella, lo que ha resultado en diversas interpretaciones.

Fondo Histórico

Antes de contestar de lleno su pregunta le quiero dar un poco de historia respecto a su pregunta. La Biblia enseña muy claramente que Dios ha escogido gente desde antes de la fundación del mundo a aquellos que han de ser salvos (Efesios 1:5; I Tesalonicenses 2:13; I Pedro 1:2-3). La “interpretación dada” a la naturaleza o base para tal elección de parte de Dios es en gran parte la causante de que hoy existan distintas denominaciones evangélicas.

La iglesia protestante esta divida mayormente en dos grupos principales.

Los que creen que tal elección de Dios fue basada total y únicamente en su misericordia (gracia) y soberana voluntad sin que el hombre tuviera que ver nada con ello. Este grupo se conoce como los “Calvinistas” ya que fue Juan Calvino quien más arduamente enseñó esta doctrina. A esta doctrina se adscriben “mayormente” los Bautistas y los Presbiterianos, Luteranos y algunos grupos independientes.

Otros, son los que creen que Dios escogió a los que serían salvos basado en el conocimiento previo de que estos iban a creer (escoger) a Cristo. Este grupo se conoce como los “Arminianos” ya que fue Jacobo Arminio quien propuso las bases para esta enseñanza. A esta doctrina se adscriben “mayormente” los Metodistas, Pentecostales, Bautistas libres y algunos grupos independientes.

A mi entender, ambas interpretaciones presentan ciertos problemas.

En primer lugar, el Calvinismo enseña que Dios escoge a algunos para salvación de su pura misericordia (Gracia) y soberana voluntad mientras que deja que los demás sean condenados eternamente. Desde el punto de vista humano es injusto que Dios condene a alguien al infierno eterno por no creer en él cuando fue el mismo quien no lo escogió para tal propósito. Además presenta una posible contradicción al verso bíblico que dice:

2 Pedro 3:9 El Señor es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno se pierda (perezca) sino que todos procedan al arrepentimiento.

En segundo lugar, el Arminianismo presenta una mayor  contradicción a la Biblia en que está claramente enseña que Dios escogió al hombre y no el hombre a Dios. El hecho de interpretar que Dios escoge al hombre porque el hombre lo escogió primero presenta en sí a Dios como el escogido y al hombre como el que escoge. Algunos Arminianos llegan a decir que Dios no ha escogido a nadie, sino que cada persona se  convierte en un escogido al aceptar a Cristo.  Es decir se escoge ella para ser escogida.  La Biblia enseña totalmente lo contrario:

Juan 15:16 (Jesús dijo…) No me elegisteis vosotros á mí, mas yo os elegí á vosotros; y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca: para que todo lo que pidiereis del Padre en mi nombre, él os lo dé.

Existen cosas que Dios hace que están fuera del alcance de la mente humana y esta es una de ellas. Aunque ambas perspectivas discutidas arriba aparentemente presentan en si cierta contradicción, a mi entender, creo la interpretación más bíblica y más correcta es la del Calvinismo.

Creo que Dios ha escogido de su propia voluntad aquellos que han de ser salvos y ha establecido los medios por los cuales los ha de salvar, LA PREDICACION DEL EVANGELIO, es decir el Arrepentimiento y la Fe en Cristo y el Perdón de pecado por medio de la cruz y todo esto a través de la predicación del evangelio (El evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree) y después de haber aceptado el llamado, la perseverancia de cada uno.

El hecho de que Dios haya escogido a algunos para salvación de ninguna manera quita la responsabilidad de cada hombre de creer y perseverar en fe y santidad de vida hasta el fin. Ambas cosas son enseñadas en la Biblia.

Así que creyendo esto dentro del contexto bíblico de que hay algunos que han sido señalados para salvación y que Dios añade a su iglesia los que han de ser salvos, los que están ordenados para vida eterna (Hechos 2:46; 13:48), creo que es a estos a quienes Pedro se refiere cuando dice que “Dios no quiere que ninguno se pierda sino que todos procedan al arrepentimiento”. Es decir “todos” los escogidos, los que son de nosotros, por lo cual dice: "es paciente para con nosotros".

2. ¿Por qué no permite que todos se salven?

Honestamente no lo sé. Dios también hubiera podido dejar que todos se perdieran y no salvar a ninguno, después de todo todos éramos pecadores, alejados de Dios (Romanos 3:10).  En realidad el punto no es que no salve a todos, sino que no deja que todos se pierdan.

Dios hace como quiere y no podemos altercar con El, solo podemos aceptar lo que él dice en su Palabra. El es soberano. Quizás la siguiente porción de la Biblia le aclare este concepto:

Romanos 9:14 ¿Pues qué diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. 15 Mas á Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré. 16 Así que no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 17 Porque la Escritura dice de Faraón: Que para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mí potencia, y que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18 De manera que del que quiere tiene misericordia; y al que quiere, endurece. 19 Me dirás pues: ¿Por qué, pues, se enoja? porque ¿quién resistirá á su voluntad? 20 Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que le labró: ¿Por qué me has hecho tal? 21 ¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso para honra, y otro para vergüenza? 22 ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar la ira y hacer notoria su potencia, soportó con mucha mansedumbre los vasos de ira preparados para muerte, 23 Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, mostrólas para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria;

Antes de cerrar esta contestación quiero decirle que Dios no es tampoco culpable del pecado de ninguna persona, ni obliga, ni ordena a nadie a pecar, pues esta conducta va en contra del carácter de Dios, santo y justo. (Santiago 1:13) dice: "Dios no puede ser tentado por el mal, ni el tienta a nadie".



 
Joomla School Templates by Joomlashack