gototopgototop
Las Diversas Operaciones del Espíritu Santo PDF Imprimir Correo electrónico
Estudios Biblicos - Sobre el Espiritu Santo

dove_in_dome

- Jorge L Trujillo

El Espíritu Santo: Cuando estamos hablando del Espíritu Santo debemos de recordar que no es una fuerza sino que es Dios mismo.  En la Biblia el Espíritu Santo tiene rasgos y características de personalidad conciente.  Es la tercera persona de la Trinidad. Para un estudio sobre qué o quién es el Espíritu Santo incluyendo algunas obras adicionales del Espíritu de Dios, visite este ENLACE.

La Palabra de Dios nos dice “Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo.” (1 Cor. 12:6).  El significado a esta palabra νργημα (energema) por el diccionario Vine es: “lo que es obrado”, el efecto producido.

Así que cuando hablamos de ‘operación’  del Espíritu Santo estamos describiendo resultados de lo que el hace u obra.  La Biblia menciona estos resultados en distintas partes y para tener una lista completa hay que estudiar distintos pasajes.  Antes de continuar debemos comprender que hay lo que se denomina como “la obra general del Espíritu Santo” que puede afectar tanto a creyentes como no creyentes, escogidos así como reprobados y las “obras especiales” que están relacionadas con la redención y son obradas solamente en los escogidos.

Operaciones Generales del Espíritu Santo:

  1. Crea la vida física
  2. Sostiene la vida física
  3. Da entendimiento natural
  4. Da fuerza sobrenatural
  5. Da habilidad intelectual profunda
  6. Da habilidad artística
  7. Redarguye en cuanto a la maldad
  8. Detiene los extremos del pecado en la sociedad
  9. Capacita para tareas especiales (reyes, jueces, etc.)
  10. Muestra evidencia de Oficio (Ej. Profecía temporal)

 

Operaciones Especiales del Espíritu Santo:

  1. Regenera (da vida espiritual)
  2. Ilumina (entendimiento espiritual/ revela misterios ocultos en la Palabra)
  3. Convence de pecado, justicia y juicio (lo muestra con claridad)
  4. Bautiza (se derrama sobre la persona para purificarle y unirle a Cristo)
  5. Adopta (Le hace parte de la familia de Dios)
  6. Habita los creyentes individualmente (actuando como sello y mora permanentemente en la vida del creyente)
  7. Habita en la iglesia corporativamente
  8. Promueve la unidad y comunión de los creyentes
  9. Redarguye (trae arrepentimiento)
  10. Consuela (Sirve como abogado o ayuda espiritual)
  11. Intercede (ayuda en la oración)
  12. Enseña (da entendimiento para continuo crecimiento espiritual)
  13. Santifica (separa subjetiva y objetivamente)
  14. Otorga dones (Le da habilidad para el servicio)
  15. Opera milagros
  16. Produce fruto en los creyentes
  17. Produce gozo en los creyentes
  18. Aviva la llama y el fervor en los creyentes
  19. Ayuda en la predicación y en el evangelismo
  20. Usa la Palabra de Dios como arma de guerra (la espada)
  21. Llena para servicio (Le da poder para el servicio)
  22. Fortalece los creyentes en el hombre interior
  23. Resucitará los muertos en el día final (tal como vivificó a Cristo)

 

A continuación presentamos la explicación del reconocido teólogo Luis Berkhof:

 

OPERACIONES GENERALES Y ESPECIALES DEL ESPÍRITU SANTO
POR LUIS BERKHOF

 

La Escritura demuestra con claridad que no todas las operaciones del Espíritu Santo son parte esencial de la obra salvadora de Jesucristo. Precisamente como el Hijo de Dios es no sólo el Mediador de la redención sino también el Mediador de la creación, así el Espíritu Santo, según se presenta en la Escritura, obra no sólo en la obra de redención, sino también en la obra de creación. Como es natural, la Soteriología se refiere nada más a su trabajo redentor, pero para que éste se entienda correctamente es deseable, en alto grado, tomar en cuenta sus operaciones generales. 

LAS OPERACIONES GENERALES DEL ESPÍRITU SANTO 

Es un hecho bien sabido que las distinciones trinitarias no están reveladas en forma muy clara en el Antiguo Testamento como lo están en el Nuevo. El término "Espíritu de Dios" tal como se emplea en el Antiguo Testamento, no siempre denota a una persona y aun los casos en los que la idea personal está expresada con Maridad no siempre señala en forma específica a la tercera persona de la Santa Trinidad.

Algunas veces el término se usa figuradamente para denotar el aliento de Dios, Job 32: 8; Sal 33: 6, y en algunos ejemplos es tan sólo un sinónimo de "Dios", Sal 139: 7, 8; Isa. 40: 13, sirve con mucha frecuencia para designar el poder de la vida, el principio que causa la vida de las criaturas, y que es de una manera única, peculiar a Dios. El Espíritu que mora en las escrituras y del que depende por completo su existencia, viene de Dios y las ata a Dios, Job 32: 8; 33: 4; 34: 14, 15; Sal 104: 29; Isa. 42: 5. A Dios se le llama el "Dios (o "Padre") de los espíritus de toda carne", Núm. 16: 22; 27: 16; Heb. 12: 9. En algunos de estos casos es por completo evidente que el Espíritu de Dios no es un mero poder sino una persona.

El pasaje principal en el que se menciona al Espíritu, Gen 1: 2; llama ya la atención a esta función de dar vida, y esto está particularizado en relación con la creación del hombre, Gen 2: 7. El Espíritu de Dios genera la vida y lleva la obra creativa de Dios a cumplimiento, Job 33: 4; 34: 14, 15; Sal 104: 29, 30; Isa. 42: 5. Con toda evidencia se desprende del Antiguo Testamento que el origen de la vida, su mantenimiento y su desarrollo dependen de la operación del Espíritu Santo. Retirar al Espíritu significa muerte.

Las manifestaciones extraordinarias de poder, hazañas de fortaleza y osadía, también se atribuyen al Espíritu de Dios. Los jueces que Dios levantaba para la liberación de Israel eran, con toda evidencia, hombres de considerable capacidad y de no vulgar arrojo y fortaleza, pero el secreto verdadero de sus hazañas no estaba en ellos mismos, sino en el poder sobrenatural que venía sobre ellos. Se dice repetidas veces que el Espíritu de Jehová vino (con poder) sobre ellos", Jueces 3: 10; 6:34; 11: 29; 13: 25; 14: 6, 19; 15: 14.

Fue el Espíritu de Dios el que los capacitó para lograr la liberación del pueblo. Hay también un reconocimiento claro de la operación del Espíritu Santo en la esfera intelectual. Eliú habla de esto cuando dice: "Ciertamente espíritu hay en el hombre, y el soplo del Omnipotente le hace que entienda", Job 32: 8. La penetración intelectual, o la capacidad para entender los problemas de la vida, se atribuyen a una influencia iluminadora del Espíritu Santo, Ex 28: 3; 31: 3; 35: 30; y sigs. Hombres determinados, caracterizados por dones especiales, fueron capacitados para hacer la más fina obra que se habla de manufacturar en relación con la construcción del tabernáculo y el adorno de las vestiduras sacerdotales, compárese también Neh. 9: 20.

De nuevo, se presenta el Espíritu capacitando a hombres para varios oficios. El Espíritu vino y descansó sobre los setenta que habían sido designados para ayudar a Moisés en el gobierno y en la administración de justicia del pueblo de Israel, Núm. 11: 17, 25, 26.

Estos recibieron por un tiempo el Espíritu de profecía para probar su llamamiento. Josué fue elegido como el sucesor de Moisés, porque tenía el Espíritu del Señor, Núm. 27: 18.

Cuando Saúl y David fueron ungidos como reyes, el Espíritu del Señor vino sobre ellos, capacitándolos para tan importante trabajo, I Sam 10: 6, 10; 16: 13, 14. Por último, el Espíritu de Dios también obró con claridad en los profetas como el Espíritu de revelación.

David dice: "El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua", II Sam 23: 2. Nehemías testifica en Neh. 9: 30: "Les soportaste por muchos años y les testificaste con tu Espíritu por medio de tus profetas pero no escucharon. Ezequiel habla de una visión por el Espíritu de Jehová, 11: 24, y en Zac. 7: 12 leemos: "Y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros", compárese también I Rey. 22: 24; I Ped. 1: 11; II Ped. 1: 21.

 
LA RELACIÓN ENTRE LAS OPERACIONES GENERALES Y LAS ESPECIALES DEL ESPÍRITU SANTO

Hay una cierta similaridad entre las operaciones generales y las especiales del Espíritu Santo. Mediante sus operaciones generales El da origen a toda clase de vida orgánica, intelectual y moral, y la mantiene, la fortalece y la guía. Hace esto de diferentes maneras y en armonía con los objetos respectivos. Algo parecido tiene que decirse de su operación especial. En la esfera redentora también da origen a la vida nueva, la hace fructificar y la guía en su desarrollo, conduciéndola a su destino.  

 

Pero a pesar de esta similaridad, hay, no obstante, una diferencia esencial entre las operaciones del Espíritu Santo en la esfera de la creación y aquellas que corresponden a la esfera de la redención o re-creación. En la primera El da origen, mantiene, desarrolla y guía la vida de la creación natural, restringe las actuales, deteriorantes y devastadoras influencias del pecado en las vidas de los hombres y de la sociedad, y capacita a los individuos para mantener cierto orden y decoro en la vida de comunidad, para que hagan lo que exteriormente es bueno y recto en sus relaciones mutuas, y para que desenvuelvan los talentos con los que fueron capacitados en la creación.  

 

Por otra parte, en la esfera recreativa El da origen, mantiene, desarrolla y conduce la vida nueva que nace de arriba, se nutre de arriba y que será perfeccionada arriba, una vida que en principio es de carácter celestial aunque sea vivida sobre la tierra. Por medio de esta operación especial el Espíritu Santo domina y destruye el poder del pecado, renueva al hombre a la imagen de Dios y lo capacita para prestar obediencia espiritual a Dios, para ser la sal de la tierra, luz del mundo, y levadura espiritual en cada esfera de la vida.

 

Aunque la obra del Espíritu Santo en la creación tiene por lo general, sin duda alguna, cierta significación independiente, no obstante, ha sido convertida en subordinada en la obra de redención. La vida entera del elegido, que también precede a su nuevo nacimiento, ha sido determinada y gobernada por Dios con un propósito dirigido hacia su destino final. La vida natural de los elegidos está regulada de tal manera que cuando ya está renovada responde al propósito de Dios.

EL ESPÍRITU SANTO COMO EL DISPENSADOR DE LA GRACIA DIVINA

De la manera en que el pacto en el que Dios hizo provisión para la salvación de los pecadores se llama de gracia, y de la manera en que el Mediador del pacto se dice que apareció "lleno de gracia" de tal manera que podemos recibir de su plenitud "gracia por gracia", Juan 1: 16, 17, de la misma manera también el Espíritu Santo se llama "el Espíritu de gracia"; puesto que El toma de "la gracia de Cristo" y nos la confiere.

 

Fuente: http://teologiaydoctrinadeluisberkhof.blogspot.com/2014/07/capitulo-43.html

 

https://www.biblegateway.com/quicksearch/?qs_version=RVR1960&quicksearch=esp%C3%ADritu

 

18 de Septiembre, 2016.

Text Box: OPERACIONES GENERALES Y ESPECIALES DEL ESPÍRITU SANTO La Escritura demuestra con claridad que no todas las operaciones del Espíritu Santo son parte esencial de la obra salvadora de Jesucristo. Precisamente como el Hijo de Dios es no sólo el Mediador de la redención sino también el Mediador de la creación, así el Espíritu Santo, según se presenta en la Escritura, obra no sólo en la obra de redención, sino también en la obra de creación. Como es natural, la Soteriología se refiere nada más a su trabajo redentor, pero para que éste se entienda correctamente es deseable, en alto grado, tomar en cuenta sus operaciones generales. LAS OPERACIONES GENERALES DEL ESPÍRITU SANTO Es un hecho bien sabido que las distinciones trinitarias no están reveladas en forma muy clara en el Antiguo Testamento como lo están en el Nuevo. El término Normal 0 false false false MicrosoftInternetExplorer4
 
Joomla School Templates by Joomlashack