gototopgototop
LA MUERTE, EL INFIERNO Y LA ANIQUILACION DEL ALMA PDF Imprimir Correo electrónico
Estudios Biblicos - Fundamentos Cristianos

Por Jorge L. Trujillo


La posición de interpretación bíblica que defiende la "aniquilación del alma" ha sido mantenida desde años principalmente por algunos grupos religiosos específicos como los Testigos de Jehová y los adventistas del Séptimo día, pero parece estar resurgiendo entre grupos ortodoxos de nuestro tiempo. La idea del 'castigo eterno' es una idea repugnante a la mente humana y el concepto humano acerca de Dios.

¿Cómo puede un Dios amoroso castigar eternamente a los que no les obedecen? El simple hecho de pensar en esta idea puede causarnos nauseas. Ahora, lo que debe decidir si creemos o no alguna doctrina, no es nuestro sentimiento o visión humana sino lo que Dios dice en su Palabra al respecto. Y basado en esta conclusión es la razón por la cual la iglesia cristiana de todos los tiempos ha mantenido la realidad del castigo eterno. Los que llegan a la conclusión de que el alma ha de ser aniquilada fallan en entender el VERDADERO concepto bíblico acerca de la muerte y el verdadero concepto bíblico acerca del pecado y la justicia de Dios. En realidad la muerte al menos en lo que respecta a seres humanos, no significa el mero hecho de "cesar de existir". La idea bíblica de la muerte conlleva en si la idea de "separación".


EL PECADO

Es humanamente entendido que las faltas conllevan castigo y las malas decisiones conllevan malas consecuencias. Los gobiernos de la tierra han establecido cortes de justicia con el fin de hacer que el que ha violado la ley pague las consecuencias de su comportamiento ya sea con encarcelamiento de un tiempo determinado o con su propia vida. Dios, el creador de los cielos y la tierra, ha puesto sus leyes desde el comienzo en las cuales también estableció que el que peca debe morir. Esa es la sentencia de Dios para los pecadores.

Romanos 6:23 

Porque la paga del pecado es muerte. 

Cuando Dios puso a Adán en el huerto del Edén y le prohibió comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, le dijo:

Génesis 2 

El día que de él comas, ciertamente morirás 

Y Adán tomó y comió de aquel árbol en desobediencia a su creador, Este acto contra Dios se reconoce como pecado, y Adán como cabeza federal de toda la raza humana cayó de la presencia de Dios y toda la humanidad con él. Por consecuencia el hombre, nace en pecado y es pecador.

Romanos 5

12 Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y por medio del pecado entró la muerte; fue así como la muerte pasó a toda la humanidad, porque todos pecaron.*

Por esta razón el hombre se encuentra naturalmente en estado de condenación ante la corte celestial quien le declara ‘culpable!’ y es merecedor de la ira de Dios…

Efesios 2

2 en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. 3 En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos.* Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios.

Dios es Santo y no hay pecado alguno en el. Cuando el hombre pecó, estableció una separación entre él y Dios y la gloria y las bendiciones de Dios y el hombre se hizo culpable de la ’muerte eterna’ también conocida como la ‘muerte segunda’. Esta separación es muerte espiritual y más adelante vamos a tocar este punto pero primero veamos la condenación del hombre en la ‘muerte física’.

LA MUERTE FISICA

El ser humano es un ser compuesto por una parte física y visible (El Cuerpo) y una parte espiritual e invisible (alma/espíritu). El cuerpo enferma, envejece y al morir se descompone, no es simplemente desaparecido sino que pierden las características que le hacen un cuerpo, la existencia de este cuerpo continúa en una forma distinta, el polvo vuelve al polvo.

La parte espiritual por otra parte, no se descompone sino que se "separa" del cuerpo al momento de la muerte, y continúa su existencia en otra forma, es decir en cuanto a la relación al cuerpo, cuando muere es porque el alma ha salido de Él, es decir "se ha separado", pero no significa que el alma ha dejado de existir, por lo tal cuando decimos que la persona está muerta, estamos diciendo que el cuerpo ha sido separado de aquello que le daba vida física y le permitía funcionar en nuestro mundo y nuestro ambiente. Eso es en cuanto a la muerte física, pero queda aún una muerte que conocemos como muerte espiritual, esta muerte es la muerte de la que participan aquellas personas que no creen en Cristo.

LA MUERTE ESPIRITUAL (La Primera Muerte)

La muerte física es la manifestación visible de que existió muerte espiritual. La Biblia dice que Dios dijo a Adán "EL DIA QUE COMAS del árbol de la ciencia del bien y del mal, CIERTAMENTE MORIRÁS". La narración bíblica nos dice que Adán no murió físicamente aquel día, sino que siguió con vida. Entonces a que se refirió Dios cuando dijo "EL DIA QUE COMIERES MORIÁS"? A la verdad, muy ciertamente AQUEL MISMO DIA, Adán murió! Pero ¿cómo murió? Adán murió espiritualmente. El pecado causó SEPARACIÓN entre Dios y Adán, por lo tanto, en cuanto a Dios respecta, Adán estaba muerto, la realidad de esta muerte se hace visible posteriormente en la muerte física de su cuerpo pero va mas allá de eso a una muerte conocida como la muerte segunda (hablaremos de esto más adelante). Allí en el huerto se cumplieron las palabras bíblicas "...el alma que pecare esa morirá". El mismo día que Adán desobedeció la ley de Dios, se hizo "culpable" de la muerte segunda.

La muerte espiritual del alma es una referencia a la "Separación de Dios", esto lo vemos claro cuando Jesús dice "…deja que los muertos entierren a sus muertos". Aquí Jesús estaba haciendo referencia a dos fases o etapas de muertes, el primer "muertos" es una referencia a los muertos espirituales, que están separados de Dios y la segunda mención es referencia a "los muertos espirituales que mueren físicamente". Son "sus muertos" porque murieron físicamente estando "muertos espiritualmente". Estos están doblemente muertos, esta es "la primera muerte en su totalidad". La primera muerte incluye "la muerte espiritual" que es "separación de la relación personal con Dios" y la "muerte física" o "separación del mundo, la creación de Dios".

A esta muerte espiritual se hace referencia una y otra vez en la Biblia. Los que están sin salvación se dice que están "muertos". El apóstol Pablo hace referencia a esto como el estado en el cual estuvimos todos los que una vez no habíamos creído en Cristo, "...muertos en delitos y pecados, sin Dios y sin Esperanza en el mundo." La idea está en que el estar separado de la relación con Dios significa estar "muertos". Donde no existe relación espiritual con Dios hay muerte espiritual y lo opuesto también es cierto, donde existe acercamiento a Dios, ‘hay vida espiritual’ aunque haya muerte física. Si la persona continúa en la condición de muerte espiritual, tal persona recibirá el castigo de la muerte segunda.

LA SEGUNDA MUERTE

Algunos sostienen que ésta "Muerte Segunda" la cual se menciona en Apoc. 21 es una referencia a la aniquilación total del alma por Dios después del juicio final. Pero debemos entender que esta muerte segunda no se diferencia en nada a las muertes anteriores en cuanto a que el alma continúa existiendo. Esta muerte es una muerte que indica 'SEPARACIÓN ETERNA' de la presencia de Dios. De esta muerte, no hay salida. Aunque de la primera muerte el ser humano puede librarse, de la Segunda muerte NO PUEDE LIBRARSE.

¿Cómo puede una persona llegar a tener parte en la Segunda Muerte"? La Biblia nos afirma que "el que no tiene parte en la ‘primera resurrección’ tendrá parte en la ‘muerte segunda’" (Rev. 20), entonces vemos que:

"La muerte física es la consecuencia de haber participado de la muerte espiritual (primera muerte) pero la muerte segunda es la consecuencia de haber permanecido en la muerte espiritual."

Aunque la muerte física y espiritual produce dolor, el dolor de la muerte segunda es mucho mayor. Esta Segunda Muerte es la separación eternal y consciente del individuo de Dios. Ahora, esta separación va mucho mas allá de ser una simple separación de Dios, ella conlleva una descarga eterna de la ira de Dios. Aquellos que sufran esta muerte, sufrirán mucho mas pérdida que la que pudiera causar la muerte física o la muerte espiritual, el dolor de esta muerte es mucho mayor y es eterno. La segunda muerte es el infierno. A esta ‘muerte segunda’ se estaba refiriendo Dios cuando le habló a Adán de que moriría.

Ahora no podemos decir que la muerte a la que Dios se refería es ‘aniquilación’ o dejar de existir porque es la misma Biblia quien nos da la descripción de lo que Dios mismo dice que es la muerte segunda…

Apocalipsis 21:8

Mas á los temerosos é incrédulos, á los abominables y homicidas, á los fornicarios y hechiceros, y á los idólatras, y á todos los mentirosos, su parte será en el lago ardiendo con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Cuando hablamos de ‘infierno’, nos referimos a la ‘segunda muerte’. Esta es la sentencia que Dios y solo Dios ha establecido como consecuencia del pecado.

El Infierno

La doctrina del infierno es repugnante aun a mentes regeneradas pero no es una doctrina sin base escritural. El hombre que vive en pecado le parece mejor alternativa creer que el infierno no existe y que al morir, el alma es simplemente desecha, pero tal idea es ajena a la revelación bíblica. El infierno es un lugar de tormento eterno donde serán echados todos aquellos que no forman parte de la primera resurrección.

La muerte segunda es el infierno. La Biblia nos declara que este lugar existe ya y fue preparado para Satanás y sus demonios, pero también dice que los seres humanos que siguen tras Satanás también tendrán su parte con él en esta condenación eterna. Jesucristo habló de que este lugar.

La Biblia describe el infierno como un lugar donde existe extrema calamidad: fuego ardiendo, oscuridad, dolor, sufrimiento y llanto. Lo que se nos quiere dar a entender es que no es un lugar donde nadie quiera estar.

¿Y si no existe el infierno?

Supongamos por un momento que en verdad el infierno con toda su condenación de sufrimiento eterno no existiera; entonces, los pecadores nada tendrían que temer. Pueden vivir sus vidas en pecados y suciedades, rechazando a Dios y al evangelio y después desaparecen sin consecuencias, pues no hay condenación alguna. Pero no solo eso, las palabras de Jesús hubieran sido falsas en cuanto a temer a la fuego que no se apaga y el gusano nunca muere, en cuanto a que el infierno es un lugar que se debe de temer, un lugar donde el cuerpo y alma es destruida. Entonces los creyentes fuimos libertados de la condenación que no existe y somos salvos de una ira falsa. Pues no hay ira, no hay condenación, no hay castigo, solo desaparición, y el ser que no existe no sufre, no siete, no padece.

La Realidad del Infierno Eterno

La realidad de la ‘eternidad’ del infierno puede mover al pecador convicto de su pecado a buscar la salvación que viene de Dios buscando ser salvo de la ira venidera. El sabe que necesita a Dios y que solo por el por medio de él puede ser salvo. La realidad bíblica del infierno le puede mover a escapar de esta generación incrédula e impía y una vez a recibido el amor de Dios le puede amar libremente.

Pero muchos dudan de que la Biblia quiera decir lo que dice. Es mejor para el pecador que desea continuar en su vida de pecados, el pensar que no existe el infierno o que solo será ‘aniquilado’ y desaparecido antes de sufrir la condenación eterna del infierno.

Lo triste es que muchos llamados líderes cristianos enseñen que el infierno no existe, que no hay ninguna condenación para los pecadores. Tal como le dijo la serpiente a Eva en el huerto;

Génesis 3

4 Pero la serpiente le dijo a la mujer: ¡No es cierto, no van a morir!

"No morirás!, No, no es cierto, no van a sufrir!; No, no es eterno el castigo! No habrá condenación; serás aniquilado y ya todo se acaba." Así le hacen eco al mismo Satanás quien es padre de mentiras.

¡La Realidad Bíblica del Infierno!

Mateo 5:22

Es más, cualquiera que insulte* a su hermano quedará sujeto al juicio del Consejo. Pero cualquiera que lo maldiga* quedará sujeto al juicio del infierno.*

Mateo 8:12

Mas los hijos del reino serán echados á las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 5:29-30

Por tanto, si tu ojo derecho te hace pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él sea arrojado al infierno.* Y si tu mano derecha te hace pecar, córtatela y arrójala. Más te vale perder una sola parte de tu cuerpo, y no que todo él vaya al infierno.

Mateo 10:28

No teman a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma.* Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.*

Mateo 13:42

Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 13:50

Y los echarán en el horno del fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 18:9

Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo y arrójalo. Más te vale entrar tuerto en la vida que con dos ojos ser arrojado al fuego del infierno.*

Mateo 22:13

Entonces el rey dijo á los que servían: Atado de pies y de manos tomadle, y echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 23:14-15

14 ¡Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque coméis las casas de las viudas, y por pretexto hacéis larga oración: por esto llevaréis más grave juicio.
15 ¡Ay de vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! porque rodeáis la mar y la tierra por hacer un prosélito; y cuando fuere hecho, le hacéis hijo del infierno doble más que vosotros

Mateo 23:33

"¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparán ustedes de la condenación del infierno?*

Mateo 24:51

Y le cortará por medio, y pondrá su parte con los hipócritas: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 25:30

Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.

Mateo 25:41

"Luego dirá a los que estén a su izquierda: Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

Mateo 25:46

46 "Aquéllos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Mark 3:29

Mas cualquiera que blasfemare contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, mas está expuesto á eterno juicio.

Mark 9:43

Si tu mano te hace pecar, córtatela. Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno,* donde el fuego nunca se apaga.*

Mark 9:44

“donde "'su gusano no muere, y el fuego no se apaga'.*

Mark 9:45

Y si tu pie te hace pecar, córtatelo. Más te vale entrar en la vida cojo, que ser arrojado con los dos pies al infierno

Marcos 9:46

Donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

Marcos 9:47

Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo. Más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser arrojado con los dos ojos al infierno,

Marcos 9:48

Donde "'su gusano no muere, y el fuego no se apaga'.*

Marcos 12:40

Se apoderan de los bienes de las viudas y a la vez hacen largas plegarias para impresionar a los demás. Éstos recibirán peor castigo.

Lucas 12:5

Les voy a enseñar más bien a quién deben temer: teman al que, después de dar muerte, tiene poder para echarlos al infierno.* Sí, les aseguro que a él deben temerle.

Lucas 13:28

Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando viereis á Abraham, y á Isaac, y á Jacob, y á todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros excluidos.

Lucas 16:23

En el infierno,* en medio de sus tormentos, el rico levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él.

Lucas 16:24

Así que alzó la voz y lo llamó: 'Padre Abraham, ten compasión de mí y manda a Lázaro que moje la punta del dedo en agua y me refresque la lengua, porque estoy sufriendo mucho en este fuego.

Lucas 16:25

Pero Abraham le contestó: 'Hijo, recuerda que durante tu vida te fue muy bien, mientras que a Lázaro le fue muy mal; pero ahora a él le toca recibir consuelo aquí, y a ti, sufrir terriblemente

Lucas 16:28

Para que advierta a mis cinco hermanos y no vengan ellos también a este lugar de tormento.'

Lucas 20:47

Devoran los bienes de las viudas y a la vez hacen largas plegarias para impresionar a los demás. Éstos recibirán peor castigo.

Juan 5:29

Y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitarán para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitarán para ser juzgados.

Rev. 14:11

Y el humo del tormento de ellos sube para siempre jamás. Y los que adoran á la bestia y á su imagen, no tienen reposo día ni noche, ni cualquiera que tomare la señal de su nombre.

LA JUSTICIA DE DIOS

Cuando los pecadores niegan la realidad del sufrimiento eterno del infierno el cual la Biblia dice que ‘es la muerte segunda’, ponen en cuestionamiento no solo la veracidad de las Escrituras sino también la Justicia de Dios revelada en ellas.

Dios es ‘todo amor’ pero también es ‘todo Justicia’. Ni su amor puede ser dudado ni su Justicia puede ser comprometida. Cuando las personas deciden no buscar a Dios, la justicia de Dios demostrada en su ira se hace manifiesta.

Romanos 1:18

Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo contra toda impiedad é injusticia de los hombres, que detienen la verdad con injusticia:

Romanos 3:5

Y si nuestra iniquidad encarece la justicia de Dios, ¿qué diremos? ¿Será injusto Dios que da castigo? (hablo como hombre.)

Dios actúa con Justicia en todas sus leyes. Sus leyes son eternas y El ha establecido que el pecado merece castigo de muerte eterna y todo el que peca ha de pagar este castigo. ¡Es decir castigo eterno por infracción a la ley eterna! Usted se preguntará, entonces como Dios perdona el pecador. La única manera por la que Dios puede perdonar nuestro pecado es si este pecado ha sido ‘perdonado en Cristo’. Por eso la Biblia declara que en ningún otro hay salvación, solamente en Jesús. Pues fue él quien ‘llevo nuestros pecados’

Isaías 53

6 Todos andábamos perdidos, como ovejas; cada uno seguía su propio *camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros.

11 Después de su sufrimiento, verá la luz [3] y quedará satisfecho; por su *conocimiento mi siervo justo justificará a muchos, y cargará con las iniquidades de ellos.12 Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes, y repartirá el botín con los fuertes, porque derramó su vida hasta la muerte, y fue contado entre los transgresores. Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores.

Cristo en la cruz, sufrió el castigo de la muerte segunda en lugar nuestro y de esta manera nos ha librado de la muerte eterna (la segunda muerte). La justicia de Dios se cumplió cuando el Padre derramó su ira sobre el Hijo (Jesús) y de esta manera nosotros los que creemos en Cristo y confiamos en este sacrificio recibimos el perdón. No porque Dios simplemente lo borró, sino que Cristo pagó la deuda que nosotros debíamos…

2 Corintios 5:21

Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

2 Pedro 1:1

SIMON Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, á los que habéis alcanzado fe igualmente preciosa con nosotros en la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo:

Cuando las personas promueven teorías tales como ‘la aniquilación del alma’ están diciendo que no hay condenación para el pecador, sin embargo Dios dice que ‘No hay condenación para los que están en Cristo Jesús...”, decir lo contrario es contradecir la Biblia.

Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, estos son los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. No hay temor en el creyente nacido de nuevo que ha experimentado la primera resurrección en Cristo y que por lo tanto ama a Dios. Le ama de tal manera que nada ni nadie le puede separar de su amor. Y como dijo el poeta, el mismo dice:


No me mueve mi Dios para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte

Muéveme tu, Señor, Muéveme el verte
Clavado en una cruz y encarnecido,
Muéveme al ver tu cuerpo tan herido,
Muéveme al ver tus heridas y tu muerte

Muéveme tu Señor de tal manera
Que si no hubiera cielo yo te amara
Y si no hubiera infierno Te temiera

La realidad bíblica del inferno es tan cierta como la del cielo. Aunque quizás muchos no puedan aceptarlo, debemos creerlo porque está así escrito en las páginas de la Santa Palabra de Dios. ¡El infierno es real! Huya hoy mismo de la ira venidera y pida perdón a Dios arrepentido por sus pecados. AMEN.


Apocalipsis 20:15; 21:8

Aquel cuyo nombre no estaba escrito en el libro de la vida era arrojado al lago de fuego. Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican artes mágicas, los idólatras y todos los mentirosos recibirán como herencia el lago de fuego y azufre. Ésta es la segunda muerte."


Copyright/Derechos ©1998-2008 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna

{http://www.vidaeterna.org | http://www.vidaeterna.net | http://www.vidaeterna.es }

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

 
Joomla School Templates by Joomlashack