gototopgototop
La Resurrección: El Fundamento (Parte I) PDF Imprimir Correo electrónico
Estudios Biblicos - Fundamentos Cristianos

La Resurrección: El Fundamento
Parte I
Por: Jorge L. Trujillo


"Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. Entonces los que durmieron [murieron] en Cristo perecieron. Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres"

I Corinitos 15:16-19


 

Introducción  

Los creyentes en Cristo vivimos con la esperanza de que si morimos, un día seremos resucitados de entre los muertos con un cuerpo transformado, incorruptible y glorificado. Nuestra esperanza de resurrección se basa en que Jesucristo murió y resucitó de entre los muertos. La Biblia habla de tal resurrección y es clara en cuanto a esta enseñanza. Esta es la garantía y de todos los que mueren creyendo en Jesús.

A través de los años se ha puesto en tela de juicio la veracidad sobre la muerte y resurrección de Cristo. El apóstol Pablo nos indica en I Corintios 15 que si Cristo no resucitó de entre los muertos somos los cristianos los más dignos de lástima de todos los hombres. De ser así, estamos perdiendo nuestro tiempo; los que murieron en Cristo perecieron y los que vivimos aún estamos en pecado.

Es importante para la fe cristiana la doctrina de la resurrección de Cristo. Mejor dicho, creo que no es solamente importante sino indispensable, es la piedra angular de nuestra fe. Si la resurrección de Cristo es mentira, entonces es mentira el cristianismo y somos los más tontos de todos los hombres. Como cristianos debemos de estar plenamente convencidos de que Cristo resucitó de entre los muertos en forma corporal, esto lo creemos por medio de la fe. Pero para que nuestra fe se afirme aún mas, este estudio tiene el propósito de ayudarle a usted, a mí y a otros que aún no conocen de la obra redentora de Jesucristo.

Dios es vida y autor de vida

Dios es un Dios que se goza en dar vida. Desde el principio en el huerto del Edén, Dios dio vida a todo el planeta Génesis 1:11-12; 20-31. Creo plantas, arboles, animales, aves, peces y también el hombre. A diferencia de todo lo creado, Dios sopló aliento de vida en el hombre. Génesis 2:7.

No solamente fue el hombre creado a la imagen de Dios y todo el planeta creado por Dios sino que de la forma en que fue creado, es un planeta que tiene subsistencia en todos sus aspectos. Aquella vida que existió desde el principio en las plantas, los animales, los peces, las aves y el hombre tuvo y aún tiene la capacidad de auto reproducirse pues Dios así lo mantiene. El apóstol Pablo dio testimonio de esto en Grecia cuando dijo: "El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas." Hechos 17:24-25

Cada día vemos la maravilla de esta realidad. Las plantas producen más plantas, los animales producen más animales y los seres humanos producen más seres humanos. Toda esta lleno de vida en el planeta, pues todo demuestra que ha salido de un Dios poderoso y lleno de vida.

Aunque Dios tiene poder sobre la vida y la muerte su principal labor es la de dar vida. Dios no desea que la muerte llegue a la humanidad, sin embargo por causa del pecado la muerte llega a los humanos. Santiago 1:14-15.

Todo lo que proviene de parte de Dios es vida, Dios no puede producir muerte. La muerte es producto directo del pecado. Es lo que Dios ha establecido en su ley. El apóstol Santiago nos dice "toda buena dadiva y todo don perfecto viene de Dios". Si toda buena dadiva y todo don perfecto viene de Dios, entonces entendemos que la vida proviene de Dios porque ni el hombre, ni el diablo pueden producir algo tan valioso y tan hermoso.

La Vida está en Jesús

Jesús tiene poder sobre la vida y la muerte. Su fin es dar vida y destruir la muerte. Cuando Jesús ando por él la tierra en su ministerio su propósito principal fue demostrar que venía a dar vida y que tenía poder para hacerlo.

La Biblia da testimonio de esta realidad en muchas maneras. Jesucristo no solamente habló de sí mismo como poseedor de la vida sino que el Espíritu Santo también nos da testimonio de tal verdad. Los siguientes versículos son solo algunos de muchos que nos hablan de Jesucristo con relación a la vida.

  • "En el estaba la vida y la vida era la luz de los hombres" Juan 1:4
  • "también el Hijo a los que quiere da vida" Juan 5:21
  • "Como el Padre tiene vida en sí mismo, así el Hijo tiene vida en sí mismo" Juan 5:26
  • "Yo soy el pan de Vida" Juan 6:35
  • "El que me sigue tendrá la luz de vida" Juan 8:12
  • "he venido para que tengamos vida y vida en abundancia" Juan 10:10
  • "Yo soy la resurrección y la vida." Juan 11:15
  • "Autor de la vida" Hechos 3:15

Nuestra fe verdadera en Cristo nos garantiza "Vida Eterna". Todo el que cree en él pasa de muerte a vida. Jesucristo no solo es vida y posee vida sino que tiene poder para quitar y dar vida, incluyendo la suya. Todos los que ponen su fe en Cristo tienen la seguridad de que nunca morirán. Cuando hablamos de nunca morir nos estamos refiriendo a la muerte espiritual y eterna. Dios ha establecido que los que mueren (físicamente) creyendo en Jesús serán RESUCITADOS cuando el venga. (I Corintios 15:23)

(I Corintios 15:23) 

Los tipos de vida que Dios nos da

Vida natural: Vida natural: Esta es la vida que Dios le permite a todos aquellos que nacen sobre la faz de la tierra. Aunque esta vida se extiende desde un minuto hasta más de 100 años, ocurre solo porque Dios la da.

Vida Eterna: Vida Eterna: Cuando venimos a Cristo recibimos una vida nueva. "Todas las cosas viejas pasaron he aquí todas son hecha nuevas". Dios nos da esta vida nueva que es eterna por nuestra asociación con El por medio del Espíritu Santo (Juan 7:37).

Esta vida eterna se hará completamente manifiesta después de nuestra resurrección o transformación (vivificación). Se refiere a la vida después de la glorificación que Dios hará en nosotros.

El cristianismo y la necesidad de que Cristo muriera

El cristianismo como religión se impone frente a todas las demás religiones. Ningún otro grupo religioso puede reclamar y probar irrefutablemente que su líder murió y resucitó de entre los muertos. El mensaje principal se centraliza en este evento en particular. El cristianismo ofrece perdón de pecado y la vida eterna para todos los que creen en Jesús como único y suficiente salvador. Todos han pecado y están destinados a condenación eterna pero Cristo da vida y vida eterna. Ese el mensaje. Desafortunadamente hoy se predican muchos mensajes con relación al cristianismo pero el mensaje principal del cristianismo sigue siendo el mismo y no cambia.

El perdón de pecados y la vida eterna para todo aquel que cree es suficiente mensaje para la humanidad. Aunque el evangelio trae consigo muchos otros beneficios como lo son la sanidad, la paz, las bendiciones materiales, etc., estos son de carácter secundario cuando lo comparamos la "justificación" o perdón de pecados y la vida eterna.

Las bases para declarar al hombre justo (perdonado de sus pecados) y otorgarle la vida eterna parten de la completa obra redentora de Cristo. Del sacrificio en la cruz del calvario y de su resurrección de entre los muertos. Todas las demás religiones del mundo procuran alcanzar la vida eterna y el perdón de sus pecados por medio de las buenas obras. Sin embargo, la doctrina cristiana bíblica enseña que el perdón y la vida eterna se alcanzan solamente por medio de la fe, las buenas obras son simplemente producto o fruto de la fe verdadera.

La muerte de Cristo. La muerte de Cristo. El sacrificio de Cristo fue completo en todos sus aspectos. Cristo murió para que todos los que creen en el fueran perdonados. El ofreció su vida como "rescate" por la humanidad. Por medio del derramamiento de su sangre podemos recibir perdón para nuestros pecados. La Biblia dice en "La sangre de Jesucristo nos limpia de todo pecado" (I Juan 1: 7). Esta forma de pensamiento y doctrina es única del cristianismo. Nunca jamás, antes ni después se ha oído cosa semejante. Por la muerte de un hombre justo somos todos justificados por simplemente creer en él. (Romanos 5:12-21)

Parece algo presuntuoso el que prediquemos que con solo recibir por medio de la fe este sacrificio, podamos recibir perdón y vida eterna. Esto, por supuesto ha sido causa de burla de las demás religiones y de muchos grupos dentro del cristianismo quienes añaden obras a la salvación y han buscado por todos los medios el desacreditar la verdad acerca de Jesús y de este evangelio. Aunque muchos han tratado de hacer de Jesús un mito de la historia o producto de la mente humana, jamás han podido borrar de las páginas de la historia y de la Biblia la realidad de que Cristo existió y que fue crucificado.

La resurrección de Cristo: Si la muerte de Cristo en si encierra un poderoso misterio de perdón para todos los que creen, en la resurrección de Cristo se completa el centro de la enseñanza cristiana. Si Cristo verdaderamente resucitó de entre los muertos, entonces no queda más opción para todo hombre que decir que toda religión es mentirosa y que solo el cristianismo da esperanza verdadera a todos sus seguidores.

En la resurrección de Cristo contamos con la más bella y segura esperanza de que un día las palabras de Jesús se harán realidad en sus seguidores. Es este evento la base fundamental de nuestra fe y tal como dice el apóstol Pablo, si esto no sucedió, oh, qué mal estamos. (I Corintios 15:19). Como Cristo sí resucitó de entre los muertos nuestra fe es verdadera y nuestra esperanza es completa. En la cruz Cristo derramó su sangre por nuestros pecados pero en la resurrección nos aseguró la "Vida Eterna" (I Corintios 15:121). Siendo así el mismo Jesucristo en la resurrección se convirtió en la primicia de quienes han de ser resucitados. (I Corintios 15:20).

Satanás conociendo esta realidad, ha tratado por todos los medios y desde el mismo comienzo de poner una sombra de duda sobre la realidad de la muerte y resurrección de Cristo.

Objeciones o Teorías acerca de la resurrección de Cristo

Muchos grupos y personas se han levantado en contra del cristianismo y han intentado desacreditar su doctrina principal, la muerte y resurrección de Cristo. Algunas de las teorías que se han presentado incluyen las siguientes:

  1. El cuerpo de Jesús fue robado por sus discípulos.  

Esta fue la primera excusa presentada por los fariseos que se oponían al misterio de Jesús y que fueron los que lo sentenciaron a muerte. Ellos pensaban que se había deshecho de Jesús al crucificarlo y ahora se encuentran frente a una situación peor aún a la anterior. Los discípulos predicaban que Jesús había resucitado.

Esta teoría se derrumba al considerar los cuidados tomados por los mismos líderes judíos respecto al cuerpo de Jesús. Ellos mismos habían asegurado que una guardia fuese puesta en la tumba donde Jesús había sido sepultado para que su cuerpo no fuese robado por sus discípulos. Mateo 27:62-66. Además de esto los discípulos de Jesús estaban deprimidos, y acobardados por lo que habían hecho a su líder. Quizás pensarían que ellos correrían la misma suerte. Por lo menos Pedro no vaciló en negar a Jesús vehementemente tres veces en una misma noche. La misma Biblia dice que ellos al verlo se espantaron y se atemorizaron pensaban que veían un espíritu Lucas 24:36.

  1. La tumba equivocada

Esta teoría propuesta por un tal Kirsopp Lake asume que las mujeres quienes reportaron que le cuerpo de Jesús no estaba en la tumba, erróneamente fueron a la tumba equivocada. De ser así, los discípulos que fueron a verificar lo dicho por las mujeres, también fueron a la tumba equivocada. Además las mujeres estuvieron allí cuando Jesús fue puesto en la tumba y las autoridades judías que pidieron la guardia para prevenir que el cuerpo fuera robado, no estarían errados acerca de la tumba.

De haber sido cierto que las mujeres y los discípulos se equivocaron de tumba, las autoridades podrían haber producido el cuerpo de Jesús y mostrar que estaban en la tumba equivocada.

  1. Alucinaciones

Otro intento para explicar los reclamos de apariciones de Jesús después de su resurrección es que esto no eran más que "ilusiones" o "alucinaciones". Esta teoría no es respaldada por los principios psicológicos que gobiernan las apariencias de alucinaciones. Aunque es cierto que las alucinaciones de algún modo suceden como producto de la mente humana, es imposible o improbable que más de 500 personas tengan alucinación y vean toda la misma cosa.

  1. Jesús quedó inconsciente

Otra teoría, popularizada por Venturini unos cuantos siglos atrás, es a menudo repetida hoy. Esta teoría la cual dice que Jesús no murió sino que meramente sufrió un desmayo o quedó inconsciente por causa de la fatiga y la pérdida de sangre. Todos pensaron que él había muerto y cuando volvió en sí, los discípulos pensaron que él había resucitado.

De acuerdo a como se describe la muerte de Jesús, si este se hubiera simplemente recuperado de un desmayo, necesitaría cuidados médicos, vendajes, medicinas y hasta una transfusión de sangre pues su sangre había sido derramada, una lanza había atravesado su costado. Además ¿como hubiera salido de la tumba un hombre tan débil? Cuando la piedra fue removida, allí estaban las mujeres y los guardias romanos presentes y ya Jesús no estaba dentro de la tumba. (Mateo 28:1-6)

Muchas personas piensan que todo sobre la resurrección de Cristo fue una farsa. Que todo fue creado por los discípulos de Jesús pero que en realidad, Jesús nunca resucitó de entre los muertos.

El escritor y famoso orador del ministerio 'Campus Crusade for Christ', Josh McDowell, en sus años de juventud en la universidad no creía que Jesús hubiera resucitado de entre los muertos.  Se dispuso a probar a sus compañeros de estudios cristianos que todo esto era una mentira y una fabula mitológica de los cristianos. En su búsqueda Josh McDowell no solo descubrió la verdad sino que también encontró la salvación. Descubrió que era imposible no creer que Cristo verdaderamente había resucitado. De ahí escribió un libro titulado "Evidencia que requiere un Veredicto".

Recientemente se publicó un artículo titulado "Si yo hubiese falsificado la resurrección de Jesús". El comienza diciendo yo hubiera hecho un sinnúmero de cosas de manera distinta:

  1. Hubiera esperado un periodo de tiempo prudente antes de publicar mi historia.

Pocos historiadores disputan el hecho de que los discípulos comenzaron a predicar las noticias de que la resurrección ocurrió poco tiempo después que el evento tomo lugar. Credos como el de I Corintios 15:3-8, son sorprendentemente de temprano origen, posiblemente dos años después del evento.

  1. Hubiera publicado mi historia lejos del lugar de los hechos.

El Dr. William Lane Craig escribe. "uno de los hechos más fascinantes acerca de los primeros cristianos sobre la creencia de que Cristo resucitó se originaron en la misma ciudad donde él fue crucificado. La fe cristiana no comenzó a existir en una ciudad distante, lejos de los testigos quienes conocieron acerca de la muerte y entierro de Jesús. No, todo sucedió en la misma ciudad donde fue públicamente crucificado, bajo los mismos ojos de sus enemigos"

  1. Seleccionaría mis testigos con más cuidado.

Evitaría lo más posible el usar nombres en mi historia, especialmente evitaría los nombres de personas prominentes como testigos. Por lo menos 16 individuos fueron mencionados como testigos en cada historia, y la mención de José de Arimatea como el hombre que enterró a Jesús seria terriblemente peligrosa si es que las historias en los evangelios eran falsas o inventadas. Como miembro del Sanedrín, la "Suprema corte" Judía, el sería muy bien conocido. J.P. Moreland escribe, "Nadie podía haber inventado tal nombre si este no había existido y después decir que era miembro del Sanedrín si este en realidad no fuera el caso."

Sobre todo, yo hubiera evitado testigos dudosos, los cuales harían significante las historias de las primeras apariciones de Jesús--a mujeres--ya que en aquel tiempo y cultura, las mujeres eran considerados testigos inválidos en las cortes de leyes. Si las historias fueran fabricadas, las mujeres nunca serian incluidas en la historia, o por lo menos no como primeras testigos.

  1. Hubiera rodeado el evento con impresionantes despliegues sobrenaturales.

El experto Judío Pinchas Lapide escribe "No leemos en los primeros testimonios [de la resurrección] de ningún espectáculo apocalíptico, sensaciones exorbitantes, o el transformante impacto de un evento cósmico… ¡De acuerdo al los reportes del NT, ningún ojo humano vio la resurrección, no había ni un ser humano presente…Cuan fácil hubiera sido el haber injertado este vacío con invenciones fantásticas! Pero precisamente porque ninguno de los evangelistas se atrevió a mejorar la historia de la resurrección que no fue vista, la imagen total de los evangelios gana aún más credibilidad"

  1. Cuidadosamente hubiera correlacionado mi historia con otros que yo conocía, inventando la leyenda solo donde yo pudiera estar confiado de no ser contradicho.

Muchos críticos han señalado las diferencias y aparentes contradicciones en las historias sobre la resurrección. Pero estas son actualmente evidencias de su autenticidad; estas muestran una ingeniosa falta de colaboración, estando de acuerdo y (aparentemente) defiriendo en mucho tal como cualquier evento contado por testigos oculares.

  1. Trataría de sofocar cualquier tipo de investigación

Yo pronunciaría una maldición sobre cualquiera que atentara sustanciar mis reclamos y trataría de infame a cualquiera que se atreviera a requerir evidencia. Sin embargo note la forma en que los discípulos de Jesús fácilmente apelan a que se confirme o se desacredite la evidencia como invitando a una investigación (Hechos 2:32; 3:15; 13:31; 1Corintios 15:3-6).

  1. No predicaría un mensaje arrepentimiento en torno a la resurrección.

Ninguna persona en una mente clara hubiera escogido crear un mensaje ficticio que invitara a la oposición y la persecución de ambas autoridades religiosas o civiles de aquellos días. Hubiera sido mucho más fácil e inteligente haber predicado un mensaje menos controversial- concentrándome en las enseñanzas de amor de Jesús, quizás así librándome a mí mismo y a los miembros de mi nueva religión de muchos problemas.

  1. Evitaría el morir por mi mentira

Lee Strobel ha escrito "Las gente muere por sus creencias religiosas si creen sinceramente que estas son verdad, pero la gente no muere por su creencias religiosas si sus creencias son falsas.

Muchos fueron testigos visuales del Cristo resucitado. Comenzando desde María Magdalena y María la madre de Jacobo (Mateo 28:9), los dos que iban de camino (Marcos 16:12), a Pedro (Lucas 24:34; I Corintios 15:5) y después a los once discípulos (Marcos 16:14l; I Corintios 15:5) y después a más de quinientos hermanos a la misma vez, después a Jacobo, después a los demás apóstoles y después a Pablo (I Corinitios15:6). Jesús también se le apareció en visión al apóstol Juan y dio testimonio de que él era el que estaba muerto y ahora vive:

"Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amen." (Apocalipsis 1:17-18)

Para cerrar este estudio quiero decirles que tenemos la plena certeza de que Jesucristo si resucitó de los muertos y si podemos esperar en El. Su resurrección fue real. La Biblia misma nos da testimonio acerca de los muchos que vieron a Jesús. Nuestro Señor vive, Aleluya.


Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados… y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.

I Corintios 15:3-4


La Resurrección Parte II: Nuestra Esperanza

 
Joomla School Templates by Joomlashack