Las Confesiones Helvéticas son dos documentos que expresan la creencia común de las iglesias reformadas de Suiza.

La Primera Confesión Helvética (en latín: Confessio Helvetica anterior), conocida también como la Segunda Confesión de Basilea, fue redactada en Basilea en 1536 por Heinrich Bullinger y Leo Jud de Zúrich, Kaspar Megander [de] de Berna, Oswald Myconius y Simon Grynaeus de Basilea, Martin Bucer y Wolfgang Capito de Estrasburgo, con otros representantes de Schaffhausen, St Gall, Mülhausen y Biel. El primer borrador se escribió en latín y los delegados de Zúrich se opusieron a su fraseología luterana. Sin embargo, la traducción al alemán de Leo Jud fue aceptada por todos, y después de que Myconius y Grynaeus modificaron la forma latina, ambas versiones fueron acordadas y adoptadas el 26 de febrero de 1536.

La Segunda Confesión Helvética (en latín: Confessio Helvetica posterior) fue escrita por Bullinger en 1562 y revisada en 1564 como un ejercicio privado. Llegó a la atención de Elector Palatine Frederick III, quien lo tradujo al alemán y lo publicó. Fue atractivo para algunos líderes reformados como correctivo de lo que vieron como las declaraciones demasiado luteranas del Consenso de Estrasburgo. A principios de 1566 se intentó que todas las iglesias de Suiza firmaran la Segunda Confesión Helvética como una declaración de fe común. [1] Obtuvo un dominio favorable sobre las iglesias suizas, que consideraron que la Primera Confesión era demasiado breve y demasiado luterana. Sin embargo, "el clero de Basilea se negó a firmar la confesión, afirmando que aunque no encontraron ninguna culpa al respecto, prefirieron defender su propia Confesión de Basilea de 1534". [2]

Fue adoptada por la Iglesia Reformada no solo en Suiza sino en Escocia (1566), Hungría (1567), Francia (1571), Polonia (1578), y después de la Confesión de Fe de Westminster, la Confesión de Escocia y el Catecismo de Heidelberg. Confesión más generalmente reconocida de la Iglesia Reformada. La Segunda Confesión Helvética también se incluyó en la Iglesia Presbiteriana Unida en el Libro de Confesiones de los Estados Unidos, en 1967, y permanece en el Libro de Confesiones adoptado por la Iglesia Presbiteriana (Estados Unidos).
(Wikipedia).

 

Al hacer click sobre los siguientes títulos abajo será llevado al sitio de Iglesia Reformada (iglesiareformada.com) para el texto de cada sección


Prólogo y Artículos 1-10

Prólogo

 

Artículo 1

La sagrada escritura es la verdadera Palabra de Dios

 

Articulo 2

 

La interpretación de las  Sagradas Escrituras,

Los padres de la iglesia, los concilios y las tradiciones

 

Artículo 3

 

Dios en su unidad y Trinidad

 

Artículo 4

 

Imágenes de Dios, de Cristo y de los santos

 

Articulo 5

 

Adoración, veneración e invocación de Dios por el único mediador jesuCristo

 

Artículo 6

 

La providencia divina

 

Artículo 7

 

La creación de todas las cosas, los angeles, el diablo y el hombre

 

Artículo 8

 

La caída y el pecado del hombre y la causa del pecado

 

Artículo 9

 

La libre voluntad y otras  facultades del hombre

 

Artículo 10

 


La predestinación divina y la elección de los santos

Artículos 11-18

 

Artículo 11

 

JesuCristo, Dios y hombre verdadero y único salvador del mundo

 

Artículo 12

   

La ley de Dios

 

Artículo 13

 

El evangelio de JesuCristo, las promesas, el espíritu y la letra

 

Artículo 14

 

El arrepentimiento y la conversión del hombre

 

Artículo 15

 

La verdadera justificación de los creyentes

 

Artículo 16

 

La fe, las buenas obras y su  recompensa y los «méritos» del hombre

 

Artículo 17

 

La santa, cristiana y  universal iglesia de Dios y la única cabeza de la iglesia


Artículos 19-30

 

Artículo 18

 

Los ministros de la iglesia; como son impuestos en su cargo

Y cuales son sus deberes

 

Artículo 19

 

Los sacramentos de la iglesia de Cristo

 

Artículo 20

 

El santo bautismo

 

Artículo 21

 

La santa cena del señor

 

Artículo 22

 

El culto en la iglesia y la  asistencia al mismo

 

Artículo 23

 

Oraciones, cánticos y los siete tiempos de oración

(las horas canónicas)

 

Artículo 24

 

Los días festivos, el ayuno y la elección de los  alimentos

 

Artículo 25

 

Sobre la enseñanza de la juventud

Y los cuidados epirituales a los enfermos

 

Artículo 26

 

El sepelio de los creyentes.

Sobre el destino de los difuntos.

El purgatorio.

Sobre la aparición de los  espíritus

 

Artículo 27

 

Los usos, las ceremonias y la cosas intermedias

 

Artículo 28

 

Los bienes de la iglesia

 

Artículo 29

 

El celibato, el matrimonio y el hogar

 

Artículo 30

 

El estado