-Por el profesor David J. Engelsma

Introducción

El pacto de Dios no es un aspecto relativamente menor y secundario de la verdad de Dios, y mucho menos una moda teológica pasajera. Más bien, es una de las doctrinas más prominentes e importantes de la Sagrada Escritura, si no esa gran realidad que es el corazón mismo de toda la revelación bíblica.

Así es como los teólogos reformados siempre han visto la verdad del pacto. El teólogo alemán del siglo XIX, Heinrich Heppe, quien resumió la tradición reformada desde Calvino hasta su día, escribió: "La doctrina del pacto de Dios con el hombre es, por lo tanto, el corazón y el alma más íntimos de toda la verdad revelada" ( Reformado Dogmatics , Londres, 1950, p. 281). Cita al teólogo reformado del siglo XVII, JH Heidegger: "... la médula y, por así decirlo, el centro de toda la Sagrada Escritura es el ... pacto de Dios, al que ... todo en la Escritura debe ser referido "(p.281).

Herman Bavinck estuvo de acuerdo:

La doctrina del pacto es de la mayor importancia tanto para la dogmática como para la práctica de la vida cristiana. La iglesia y la teología reformadas han entendido esto, más que las iglesias y teologías católicas y luteranas. Sobre la base de la Sagrada Escritura, los reformados han concebido la verdadera religión del Antiguo y Nuevo Testamento siempre como un pacto entre Dios y el hombre ( Gereformeerde Dogmatiek, Vol. III, Kampen, 1918, p. 220).

Y en su trabajo sobre el lugar de los niños en el pacto, Herman Hoeksema ha escrito:

Jachin y Booz en el templo de la verdad de Dios (la referencia es a los dos pilares en el templo de Salomón mencionados en I Reyes 7:21 (DJE) son la verdad de la gracia soberana de Dios y la verdad del pacto de Dios ... Esto La doctrina (del pacto DJE) está realmente más característicamente reformada que la doctrina de la elección (Creyentes y sus semillas , Grand Rapids, 1971, pp. 9, 11).

La escritura misma señala la centralidad del pacto. La historia de Israel en el Antiguo Testamento es una historia del pacto de Dios con Abraham y la simiente de Abraham. El objetivo de esa historia es Jesús el Cristo ( Lucas 1: 72,73 ). Jesús aparece como Mediador del nuevo pacto ( Heb. 8: 6; 12:24). La obra de Cristo, por lo tanto, es el establecimiento, la realización y la perfección del nuevo pacto ( Hebreos 13:20).

Por esta razón, la Biblia misma tiene los nombres que tiene: sus dos divisiones principales se llaman "Antiguo Testamento" y "Nuevo Testamento". Como "testamento" es realmente "pacto", con razón nos referimos a la Biblia como el libro sobre el antiguo y nuevo pacto.

Reconozco desde el principio que la doctrina del pacto que presento aquí es la desarrollada por las Iglesias reformadas protestantes y confesada por la RPC. Es importante que el lector sepa esto. En algunos círculos reformados hay ignorancia y confusión acerca de la verdad del pacto. Esta es una de las razones por las cuales los miembros pueden desertar a las iglesias bautistas (ya sea "calvinista" o libre albedrío no hace ninguna diferencia), que niegan el pacto en uno de sus elementos esenciales, a saber, la inclusión de niños en el pacto. En vista de la importancia de la doctrina del pacto tanto en la Escritura como en la tradición reformada, esto es intolerable. La RPC tiene una concepción definida del pacto. Sabemos lo que creemos sobre el pacto. Si alguien es ignorante o está confundido,le pedimos que nos escuche.

Además, hay una diferencia, incluso una gran diferencia, entre las iglesias reformadas con respecto a la comprensión de la enseñanza bíblica y de los creyentes sobre el pacto. En vista de la importancia del pacto, estas diferencias no son insignificantes. Debido a que la verdad del pacto se encuentra en el centro de todas las enseñanzas de la Escritura, el error en la doctrina del pacto ciertamente afectará también otras enseñanzas bíblicas, específicamente la doctrina de la gracia soberana, o "los cinco puntos del calvinismo". Si algunos tienen una opinión diferente a la presentada aquí, solo les pedimos que nos escuchen bien, tratando de aprender lo que cree la RPC y por qué, por supuesto, para comparar nuestra opinión no solo con la suya, sino también También con las Escrituras, la única regla de fe.

También debo dejar claro que mi énfasis recae en el lugar de los niños en el pacto y en la conversión de los niños del pacto. Esta es el área en la que aparecen algunas de las diferencias de desacuerdo más agudas. Esta no solo es el área en la que los reformados se unen con todos los bautistas, sino que también es el área de división dentro de la comunidad reformada.

Debido a que mi énfasis es el lugar de los niños en el pacto, seré muy breve al exponer cuál es el pacto en sí mismo, de acuerdo con la revelación del pacto en las Escrituras. Sin embargo, debe señalarse la naturaleza del pacto, tanto porque esto es básico para una consideración del lugar de los niños en el pacto como porque existe una ignorancia, confusión y error generalizados entre las personas reformadas sobre lo que es esencialmente el pacto.

El pacto de gracia de Dios

¿Cuál es el pacto de Dios?

¿Cuál es ese pacto que se estableció con Abraham y su descendencia? eso se ha cumplido en Jesucristo; que ahora se hace con creyentes y sus hijos; y eso se perfeccionará con la iglesia reunida de todas las naciones desde el principio hasta el fin del mundo en la venida de nuestro Señor?

El pacto es la relación de amistad entre el Dios trino y su pueblo elegido en Jesucristo.

Las siguientes enseñanzas bíblicas demuestran que el pacto debe ser concebido por nosotros como una relación, como un vínculo de comunión, entre Dios y su pueblo. Primero, cuando Dios establece su pacto con el padre Abraham en Génesis 17:7 , Dios mismo describe el pacto de esta manera: "ser un Dios para ti ..." El pacto es este: Jehová es el Dios de Abraham y Abraham el hombre de Jehová. Es la relación la relación especial, cercana y amorosa entre ellos. Esta descripción del pacto se repite, una y otra vez, en el Antiguo Testamento (Pacto) cuando el pacto se hace o confirma con Israel. Aparece en la importante profecía del nuevo pacto en Jeremías 31: 3lff .: "Haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá", dice Jehová; y luego agrega, en definición virtual del pacto, "y será su Dios y ellos serán mi pueblo".

Segundo, las analogías terrenales fundamentales o los símbolos del pacto son las relaciones, relaciones de las amistades más íntimas conocidas por los humanos. Si una persona tuviera alguna duda de si el pacto es una relación, estas analogías bíblicas deberían resolver el asunto. La Biblia nos exige que pensemos en el pacto como un matrimonio y como una relación padre-hijo. En Ezequiel 16 , el profeta describe el pacto del Señor con Jerusalén como un matrimonio: "Ahora, cuando pasé junto a ti y te miré, he aquí, tu tiempo fue el tiempo del amor; y extendí mi falda sobre ti y cubrí tu desnudez: sí, te juré, y concerté un pacto contigo, dice Jehová Dios, y te hiciste mío "(v.8). Judá es la esposa de Jehová en el pacto.

Al comienzo de la historia de Israel como nación, Dios dejó en claro que el pacto entre Él e Israel, por el cual los redimiría de la esclavitud de Egipto, no era otra cosa que una relación padre-hijo. Porque Moisés debe decirle a Faraón: "Así dice Jehová: Israel es mi hijo, mi primogénito" ( Ex. 4:22 ).

El matrimonio y la conexión padre-hijo son relaciones de amor y comunión. Son simplemente formas especiales de amistad. Y el pacto es el verdadero matrimonio y la verdadera relación padre-hijo.

Tercero, está la explicación figurativa del pacto como el tabernáculo de Dios con su pueblo. En Apocalipsis 21 la visión del nuevo mundo y de la iglesia perfecta se explica de inmediato por una gran voz que dice: "He aquí, el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él morará con ellos ..." (v. 3a). La referencia es a ese edificio en el centro de Israel en el Antiguo Testamento (Pacto): el tabernáculo. Ese edificio sagrado era el lugar donde Dios vivía con Israel e Israel vivía con Dios en dulce comunión. El cielo será el verdadero y gigantesco tabernáculo en la medida en que la dicha del cielo será la vida del pacto: habitar con Dios. Juan aplica inmediatamente a esta vida de tabernáculo en el mundo venidero las palabras que hemos visto que describen la naturaleza del pacto: "... y serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos, y será su Dios "(v. 3b).

Bajo esta luz, la iglesia debe ver la maravilla más grande y central de la salvación, a saber, la encarnación del eterno Hijo de Dios. El significado de esto, Juan da en Juan 1:14 : "Y el Verbo se hizo carne, y tabernáculo (tal es la traducción literal; la KJV ha 'morado') entre nosotros ..." En Jesús, el Dios trino viene cerca de nosotros por amistad, tan cerca que Él se convierte en uno de nosotros. Cuando el Espíritu del Hijo de Dios crucificado y resucitado nos une a Jesucristo por fe, nos acercamos a Dios, tan cerca que somos la novia y los hijos de Dios.

El pacto no es un contrato que consiste en la obligación mutua de Dios y el creyente. Aunque el matrimonio terrenal incluye los deberes mutuos del esposo y la esposa, estos deberes no definen el matrimonio. El matrimonio no son los deberes, sino la unión de una sola carne. El pacto no es un tratado (mucho menos un tratado inspirado en los tratados cananeos profanos), como tampoco lo es la relación entre un padre creyente y sus hijos. El pacto tampoco es una promesa, aunque Dios establece el pacto con su pueblo por promesa. Ezequiel 16:8 distingue claramente entre la promesa por la cual se hace y se sella el pacto y el pacto en el que Dios entra por medio de la promesa: "sí, te juré, y entré en un pacto contigo, dice el Señor Dios, y te convertiste Mía." Aunque el novio toma a su novia por medio de un voto, un juramento y promesa solemnes, este voto no es el matrimonio. El matrimonio es la vida juntos de los dos.

Esta comprensión del pacto deja en claro lo que los miembros del verdadero pacto deben esperar de Dios y lo que debemos dar a Dios. Esperamos, y deberíamos disfrutar, el maravilloso amor de Dios, la encantadora amistad de Dios y la seguridad reconfortante de Dios: "Yo soy tu Dios y ustedes son mis queridos amigos". Con esto, por supuesto, esperamos su cuidado y bendición con respecto a esta vida y la vida venidera: ¡salvación! Piense en la alimentación y el aprecio del esposo por su esposa y en la crianza y protección de los padres por parte de sus hijos.

En el pacto, Dios nos llama a darle nuestro amor, nuestra amistad y nuestro servicio exclusivo y sincero: ¡agradecimiento! Piense en la ayuda devota que el esposo desea de su esposa y en el honor que los padres buscan de sus hijos.

Dado que la amistad de Dios se disfruta solo a través de Su Palabra, la gente del pacto estará marcada por la reverencia por las Escrituras, por la predicación del evangelio y por la sana enseñanza. Como expresamos nuestra amistad en oración y en obediencia a la ley, el pueblo del pacto se caracterizará por la oración y la obediencia.

En su corazón, la experiencia cristiana y la vida cristiana son amistad con Dios en Jesucristo. "De ahora en adelante no los llamo sirvientes ... pero los he llamado amigos ..." (Juan 15:15 ). Esta es la respuesta reformada a la visión de la vida cristiana como una "relación personal con Dios". Esto protege al cristiano reformado contra el terrible error de concebir la vida del cristiano como una observación fría, formal y externa de las reglas prescritas y las costumbres aceptadas. Y esto determina la vida de los cristianos reformados entre sí: el matrimonio es amistad; la vida familiar es amistad; La vida en la congregación es amistad.

Deben notarse dos verdades vitales sobre el pacto antes de pasar al tema del lugar de los niños en el pacto. Primero, el pacto es de Dios. Deliberadamente, enmarcamos nuestro tema como lo hacemos: "El Pacto de Dios ... " El pacto es de Dios porque lo concibe, lo promete, lo establece, lo mantiene y lo perfecciona. Él solo hace todo esto. Lo hace sin la ayuda de Abraham, de Israel o de la iglesia. Una y otra vez, Dios dice: "Estableceré mi pacto". Cuando Jerusalén ha roto el pacto con sus abominables idolatrías para que no se pueda esperar otro juicio que el de que Dios declare solemnemente nulo el pacto, Dios sorprendentemente dice: "Sin embargo, recordaré mi pacto contigo.y te estableceré un pacto eterno "(Ezek 16:60 ). Dios nunca dice: "Permitidnos que tú y yo hagamos nuestro pacto". Las Escrituras nunca enseñan que el pacto depende para su cumplimiento del hombre pecador.

El pacto es un pacto de gracia. Nunca es esto más evidente que en la encarnación del Hijo de Dios. En pura misericordia y asombroso poder, Dios hizo lo imposible: estableció el nuevo pacto. No teníamos nada que ver con eso, excepto que nuestra terrible culpa, depravación total y absoluta impotencia y miseria hicieron que la encarnación y la muerte del Hijo de Dios fueran necesarias para el establecimiento del pacto.

Errar aquí no es un asunto menor, porque toda la salvación fluye del pacto. Si el pacto depende del hombre, también la salvación depende del hombre. Una doctrina del pacto que niega la gracia del pacto necesariamente socava también los "cinco puntos del calvinismo".

Pero el pacto es de Dios en un sentido aún más profundo. Es la revelación para nosotros y el compartir con nosotros la vida trinitaria, interna y propia de Dios. La propia vida de Dios es la amistad. La vida de Dios es la amistad familiar . El Padre ama al Hijo a quien ha engendrado y el Hijo ama al Padre cuya imagen es; y son amigos en el Espíritu Santo que procede de ambos y de quienes se abrazan.

¿Un misterio? De acuerdo, si quiere decir que hay profundidades aquí que superan nuestra comprensión. Sin embargo, esto se revela. La vida de Dios es vida de pacto, vida de la naturaleza del Padre-Hijo. Y en esta vida, Dios "nos deja entrar" en Cristo, para que la relación entre nosotros y Dios sea Padre-hijo o Padre-hija. ¿Cómo debemos rezar? "¡Nuestro Padre!"

Esto lleva a la segunda verdad sobre el pacto que es vital. El pacto de Dios con nosotros lo abarca todo y lo domina todo: la vida entera del creyente - cuerpo y alma, física y espiritual, temporal y eterna, guardada por Dios y guardada por el hombre - se incorpora a este convenio. y es controlado, arreglado y estructurado por el pacto. Como creyente, toda mi vida es la vida del pacto. Dios es mi Dios, no solo en sábado, sino también durante la semana; no solo en mi adoración, sino también en mi trabajo; no solo en mis devociones, sino también en mi matrimonio y familia; no solo en lo que respecta a la vida de mi iglesia, sino también en lo que respecta a mi comportamiento con el Estado, con mi empleador y con mi vecino. La amistad de Dios reclama todo, lo controla todo y se muestra en todas partes. Hace una diferencia radical en la experiencia y el comportamiento del creyente.Por un lado, ahora posee alegría, satisfacción y esperanza. Por otro lado, camina en santidad.

Este carácter global del pacto está implícito en las figuras bíblicas del matrimonio y de la relación padre-hijo. Toda la vida de la joven se ve afectada por el matrimonio y es reclamada por su esposo. La relación en la que mi hija de tres años está con su madre y conmigo controla toda su vida. Se comporta como lo hace, habla como lo hace, piensa como lo hace, es quien es, porque es nuestra hija. La relación con sus padres la moldea (un pensamiento que hace temblar a los padres temerosos de Dios, y debería hacerlo).

Un aspecto importante de las vidas que el pacto abraza es la familia de los creyentes. Para los hijos de los creyentes están incluidos en el pacto.

La inclusión de los hijos de los creyentes en el pacto

Los hijos de los creyentes están incluidos en el pacto como niños, es decir, ya en la concepción y el nacimiento. Reciben el perdón de los pecados a través de la sangre de Jesús, el Espíritu Santo de la santificación y la membresía de la iglesia, como niños. Están llamados a amar, temer y obedecer a Dios, como niños. Porque tienen a Dios como su Dios, y son su pueblo, como niños. Por lo tanto, tienen pleno derecho al bautismo. Los padres deben presentarlos para el bautismo. Y la iglesia que mantendría la administración pura de los sacramentos instituidos por Cristo debe velar por ello.

Esta es una característica importante de la doctrina central del pacto. Es importante para los niños. ¿Son hijos de Dios o del diablo? Es importante para los padres. Amamos a nuestros hijos y consideramos que criar a nuestros hijos es una de las tareas más importantes de nuestras vidas. ¿Podemos considerarlos como hijos de Dios? ¿O estamos obligados a considerarlos como las "pequeñas víboras" de Satanás, al igual que todos aquellos que niegan que los niños estén incluidos en el pacto y como lo hicieron ciertos teólogos calvinistas, por ejemplo, Jonathan Edwards? La inclusión de los niños en el pacto es importante para la iglesia. La iglesia pregunta: "¿Son miembros de la iglesia o están afuera?" ¿Tiene la iglesia un llamado a ellos también, para alimentarlos y protegerlos como corderos del rebaño de Cristo, o no son más que paganos,pequeños, pero paganos al fin, como todas las demás personas impías, ¿a quién la iglesia debería, cuanto más, evangelizarlos?.

Pero, sobre todo, el lugar de los niños en el pacto es importante para Dios. Él dijo al comienzo de la historia del pacto con Abraham: "Estableceré mi pacto entre mí y ti y tu simiente después de ti en sus generaciones ... para ser un Dios para ti y tu simiente después de ti" ( Génesis 17:7 ). Él inspiró al apóstol, el mismo día en que el pacto se hizo nuevo, para proclamar como evangelio, "la promesa es para ti y para tus hijos ... incluso tantos como el Señor nuestro Dios llamare" ( Hechos 2:39 ) Reprendiendo a su esposa infiel, Judá, en Ezequiel 16:20 , 21, Dios exclama, como un esposo y padre agraviado: "¿Es esto de tus fornicaciones un asunto pequeño, que has matado a mis hijos...?" En Malaquías 2:15, Dios condena el divorcio que prevalecía en Judá, porque el divorcio pone en peligro la "simiente piadosa". (Y aún hoy, el Dios inmutable odia el divorcio en la comunidad del pacto porque es destructivo para los niños ya que los hijos del pacto, son Sus hijos).

Cuán importante es la inclusión de nuestros hijos en el pacto para Dios se muestra en el Nuevo Testamento (Pacto) por el mandato de Cristo, "Permitir que los niños (infantes) vengan a Mí ... porque de tales (infantes de creyentes) es el reino de Dios (está compuesto)". ( Lucas 18: 15ff .). También se muestra por la cuidadosa provisión que Dios hace para los niños, como miembros de la congregación, en Efesios 6:1 y siguientes: "Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor ... y, padres, no provoquen a sus hijos a ira: pero críalos en la crianza y amonestación del Señor ".

Aquí la fe reformada, el calvinismo, se separa de todos los bautistas. Todo bautista se equivoca seriamente con respecto a una verdad vital de la doctrina central del pacto en las Escrituras. Todos los bautistas sostienen que los hijos de los creyentes son paganos perdidos fuera de la iglesia, no es diferente de los hijos de los no creyentes. El anuncio que una iglesia bautista local colocó en el periódico acerca de la santidad superior de los niños en su congregación: su obediencia a la autoridad y su libertad de la embriaguez y la fornicación, etc. fue una publicidad engañosa. No hay niños en esa iglesia. Toda iglesia bautista niega la membresía a todos los niños. Solo las ovejas pertenecen al redil bautista, no los corderos. La entrada a la iglesia está restringida a aquellos que son adultos y pueden confesar su fe.Lo que sea que los jóvenes se unan a la iglesia bautista, no lo hagan como hijos de creyentes sino como individuos maduros. La iglesia bautista no sufrirá que los niños pequeños vengan a Cristo, sino que los prohíbe.

Entre otras implicaciones de esta sombría enseñanza y práctica es que no hay fundamento para ninguna esperanza de la elección y salvación de los hijos de creyentes que mueren en la infancia o en la primera infancia. De hecho, hay muchas razones para creer que perecen. Están, según los mismos bautistas, fuera de la iglesia y del pacto de Dios; y fuera de la iglesia y el pacto de Dios no hay salvación.

A la luz de nuestra confesión de la inclusión de los hijos de los creyentes en el pacto (sobre el hecho de que no hay disputa entre las personas o iglesias reformadas), ahora debemos responder a la pregunta, ¿qué significan exactamente las Escrituras y las confesiones reformadas cuando dicen que nuestros hijos están incluidos en el pacto.

Los credos reformados son claros y enfáticos sobre la inclusión de los niños en el pacto de Dios. El Catecismo de Heidelberg enseña que los bebés deben ser bautizados "ya que ellos, así como los adultos, están incluidos en el pacto y la iglesia de Dios; y desde la redención del pecado por la sangre de Cristo, y el Espíritu Santo, el autor de la fe, es prometido a ellos no menos que al adulto ... "(P. 74).

El "Formulario reformado para la administración del bautismo" asegura a los padres creyentes y a la congregación que "nuestros niños pequeños ... nuevamente son recibidos para gracia en Cristo ..." Insiste, con un llamamiento poderoso y decisivo a la unidad del pacto en las dispensaciones antiguas y nuevas, que "los bebés deben ser bautizados como herederos del reino de Dios y de su pacto ". Y en la oración de acción de gracias pone en los labios reformados las palabras de alabanza, alegría y consuelo: "Nos perdonaste a nosotros y a nuestros hijos todos nuestros pecados a través de la sangre de tu amado Hijo Jesucristo, y nos recibiste a través de tus El Espíritu Santo como miembros de Tu unigénito ... "En el voto en el bautismo, los padres confiesan que creen eso", aunque nuestros hijos son concebidos y nacen en pecado, y por lo tanto están sujetos a todas las miserias, sí, la condena misma. ;sin embargo, que están santificados en Cristo y, por lo tanto, como miembros de su iglesia, deben ser bautizados ".

Nuestra pregunta, qué significa esto, es ocasionada por el hecho incontestable de que no todos los hijos de creyentes son salvos. Tanto los padres como la iglesia experimentan el hecho duro y doloroso de que algunos de nuestros hijos crecen impíos, incrédulos, desobedientes y perecen. Dios no es su Dios; y ellos no son su pueblo. Las Escrituras nos preparan para este más amargo de todos los dolores parentales y eclesiásticos. Abraham tenía un nieto, Esaú, que era un reprobado profano (véase Génesis 25: 19-34 ; Hebreos 12:16,17 ; Romanos 9:6-13 ). Deuteronomio 21:18ff . prescribió el procedimiento por el cual los padres israelitas de hijos glotones, borrachos, rebeldes y tercos debían llevar a estos niños a los ancianos para ser excomulgados y apedreados. Hebreos 10:29 habla del hijo bautizado de creyentes en el tiempo del nuevo pacto que pisa al Hijo de Dios, cuenta la sangre del pacto, con el cual fue santificado, algo impío, e insulta al Espíritu de gracia. .

No podemos presumir que todos nuestros hijos son regenerados y elegidos. Presumir que esto es contrario a las Escrituras y la experiencia. Tampoco podemos los padres estar amargados por esto. Porque es pura misericordia que alguno de nuestros hijos sea salvo.

Pero, ¿qué quiere decir la fe reformada con la inclusión de los hijos de los creyentes en el pacto de Dios?

Hay tres posibles explicaciones de la inclusión de niños en el pacto. Todos son propuestos por varias iglesias reformadas.

La primera explicación es que, debido a su posición privilegiada en un hogar cristiano y en el entorno de la iglesia, es más probable que estos niños se conviertan que los hijos de los no creyentes. De hecho, los niños no son salvos y deben considerarse como no salvos hasta el momento en que den evidencia de fe, pero están en una mejor posición para ser salvados que otros niños. Esta era la opinión de algunos puritanos y de Jonathan Edwards. Es la opinión de ciertas iglesias reformadas hoy, incluida la Iglesia Reformada Libre de América del Norte y las Congregaciones Reformadas de los Países Bajos de los Estados Unidos y Canadá.

Este punto de vista debe ser rechazado. Primero, no hace justicia al lenguaje de la Biblia o de los credos reformados. Dios no solo coloca a los hijos de creyentes en una posición más ventajosa, para que sea más probable que sean salvos; pero establece su pacto con ellos, para ser su Dios. Dios les da a los niños la promesa del Espíritu Santo de Jesucristo. Por consiguiente, la iglesia no los considera y no puede considerarlos como paganos con una ventaja sobre otros paganos. Más bien, la iglesia reformada los considera, y debe considerarlos como aquellos "santificados en Cristo". En segundo lugar, no es cierto que nuestros hijos, considerados ahora estrictamente desde el punto de vista de su condición natural, estén en una mejor posición que los paganos del mundo. Nuestros hijos están por naturaleza muertos en pecado.Una persona muerta en un hogar cristiano y en la esfera de la iglesia no tiene ventaja sobre una persona muerta fuera de un hogar cristiano y la iglesia.

La segunda explicación posible del lugar de los niños en el pacto se puede argumentar de manera más persuasiva. Todos los hijos de creyentes sin excepción están en el pacto en este sentido, que Dios les promete toda salvación y les extiende toda su gracia de pacto en Cristo. Sin embargo, el cumplimiento real de la promesa, la recepción real de la gracia del pacto y la realización real del pacto con ellos personalmente dependen de su creencia en Cristo y, por lo tanto, de aferrarse al pacto cuando crezcan. El pacto consiste en promesa y demanda, demanda que es una condición que los niños deben cumplir. La promesa de Dios es para todos sin excepción. Pero si el niño no cumple con la demanda que él cree, pierde la promesa. Esta es la opinión de las Iglesias Reformadas en los Países Bajos ("Liberados"),de las iglesias reformadas canadienses y de las iglesias reformadas americanas.

El atractivo de este punto de vista es que pone a todos nuestros hijos sin excepción en el pacto. Esto es naturalmente agradable para los padres (aunque la implicación de este punto de vista es que no solo algunos sino también todos los niños pueden caer del pacto, lo que no es tan agradable). Además, parece hacer justicia al lenguaje de las Escrituras y de los credos. Dios le dijo a Abraham: "... ya tu simiente", no "... ya algunos de tu simiente". El Catecismo de Heidelberg dice que los infantes están incluidos en el pacto, no algunos de los infantes. En la forma para el bautismo, confesamos que nuestros hijos están santificados en Cristo, no algunos de ellos.

¿No son todos los hijos de creyentes bautizados? ¿No se requiere que todos los niños sean bautizados?

Sin embargo, este punto de vista entra en conflicto con las doctrinas cardinales de la Palabra de Dios, doctrinas que son preciosas para cada hombre y mujer reformados. Por un lado, la promesa y la gracia del pacto de Dios ahora dependen del trabajo y la voluntad del niño pecador. El pacto y su salvación son condicionales, dependen de la fe del niño. Pero esto se opone diametralmente a la enseñanza de la Escritura, con referencia específica a este asunto de la salvación de los hijos de los creyentes: "Entonces no es del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que muestra misericordia "( Rom. 9:16 ). Además, la fe reformada ha rechazado de manera escalonada la noción de que la fe es una condición para la salvación: en 1 / 9,10 los Cánones de Dordtniegue que la fe sea un "prerrequisito, causa o condición" de la que dependen la elección y la salvación, afirmando más bien que "los hombres son elegidos para la fe" (cf. también I / Rechazo de errores, 3; III, IV / 14; III, IV / Rechazo de errores, 6).

Por otro lado, esta explicación de la inclusión de los niños en el pacto definitivamente implica que la muerte de Cristo por algunas personas no logra asegurar su redención. En el bautismo, Dios promete a todos los niños que les dará su pacto y sus bendiciones sobre la base de que Cristo los lavó a todos en su sangre. Pero el hecho es que algunos de estos niños perecen. Así se niega la doctrina de la expiación limitada y eficaz, al menos dentro de la esfera del pacto. En cuanto a los hijos de los creyentes, hay una expiación universal.

Otro elemento objetable en este punto de vista es su enseñanza de que la promesa de Dios falla en muchos casos. Dios promete la salvación a cada hijo bautizado de padres creyentes, pero muchos de ellos no reciben la salvación. La palabra y la promesa de Dios han fallado en todos estos casos. Han fallado porque los niños se han negado a cumplir la condición de fe; pero el hecho es que han fallado.

La objeción básica a este punto de vista del pacto, y es una objeción seria y mortal, es que entra en conflicto con el evangelio reformado de salvación por gracia soberana.

La tercera explicación, creemos que es la de la Escritura misma. Aunque todos nuestros hijos están en la esfera del pacto y, por lo tanto, reciben la señal del pacto y son criados como miembros del pacto, el pacto de Dios, la relación de amistad en Jesucristo, se establece solo con los niños elegidos. La promesa del pacto es solo para los hijos elegidos. La promesa no depende de la fe del niño, pero la promesa en sí obra la fe por la cual el niño recibe la gracia del pacto en cada niño a quien Dios hace la promesa. Son los hijos elegidos entre nuestra descendencia física los que constituyen nuestros verdaderos hijos, aun cuando la simiente de Abraham no fue todos sus descendientes físicos, sino solo Cristo y aquellos que son de Cristo según la elección (cf. Gálatas 3: 7,16, 29)

Nuestros fundamentos para esta explicación de la inclusión de niños en el pacto son los siguientes. Primero, solo este punto de vista armoniza con la regla de fe en las Escrituras. La salvación de Dios, la misericordia del pacto es particular, es decir, solo para los elegidos ( Rom. 9:15 ) . La predestinación distingue no solo entre la iglesia visible y el mundo, sino también dentro de la iglesia visible en sí ( Rom. 9:1ff; 10:1-3 ). La salvación de Dios nunca depende de la voluntad o acción del pecador (Rom. 9:16). La muerte de Cristo es eficaz (Rom. 5: 6-11). La promesa de Dios es segura para toda la simiente (Rom. 4:16).

Segundo, la Escritura misma da exactamente esta explicación del asunto preciso en discusión. Hace esto en Romanos 9: 1 y sig.. La preocupación de Pablo es que tantos hijos físicos de Abraham perecen a la luz de la promesa de Dios a Abraham de establecer su pacto con la simiente de Abraham (vss. 1-5). La principal dificultad del apóstol no es que los queridos parientes perezcan (aunque él podría desear ser maldecido por estos hermanos, v.3), sino que parezca que "la palabra de Dios no ha tenido efecto", es decir, que el La promesa de Dios no ha logrado establecer el pacto con muchos a quienes se les dio la promesa (v.6). Pero no es el caso de que la promesa haya demostrado ser un fracaso impotente en una sola instancia. Por qué no? Porque la simiente de Abraham, a quien se le dio la promesa, nunca fueron todos los hijos físicos de Abraham. "Porque no son todos Israel, que son de Israel: tampoco, porque son la simiente de Abraham, son todos hijos: pero,"En Isaac se llamará tu simiente. Es decir, los que son los hijos de la carne, estos no son los hijos de Dios: pero los hijos de la promesa son contados por la simiente" (vss. 6b-8). Hay una distinción entre dos tipos de hijos del creyente Abraham: hijos de la carne e hijos de la promesa. Y esta distinción está determinada por la elección y la reprobación, ilustrada claramente por la historia de Jacob y Esaú (vss. 9-23).ilustrado claramente por la historia de Jacob y Esaú (vss. 9-23).ilustrado claramente por la historia de Jacob y Esaú (vss. 9-23).

La dificultad de Pablo es exactamente nuestro problema. Por promesa, Dios incluye a nuestros hijos en su pacto de salvación; pero no todos nuestros hijos son salvos.

La solución de las Escrituras a la dificultad del apóstol también resuelve nuestro problema. Los hijos de creyentes a quienes Dios les promete gentilmente ser miembros del pacto no son todos los descendientes físicos de los creyentes. Son más bien los "hijos de Dios" entre nuestra descendencia. Y los hijos de Dios son los elegidos en Cristo. Estos son los que Dios cuenta para la simiente cuando dice: "Seré el Dios de tu simiente". Estos, y estos solo, son "los hijos de la promesa". Para ellos, y solo para ellos, se les da la promesa. En cada uno de ellos es la promesa efectiva para trabajar la fe en Jesucristo.

Tercero, esta comprensión del lugar de los niños en el pacto se encuentra en la tradición reformada. Destilando la esencia de la tradición reformada de los destacados teólogos reformados, Heppe cita a JH Heidegger como expresando la visión reformada:

En cuanto a los adultos, el bautismo externo no sella la gracia interna para todos ellos, sino solo para aquellos que llevan en sus corazones una fe, lo contrario de lo fingido y lo confiesan con palabras. Ni siquiera para los hijos de padres creyentes todos, sino solo para los elegidos es el bautismo el signo de la regeneración y la gracia espiritual universal. Aunque es correcto y piadoso en el caso de los niños individuales del tipo tener buenas esperanzas del juicio en el amor, en el caso de todos ellos no es así (Reformed Dogmatics, Londres, 1950, pp. 622, 623).

Este ha sido un punto de vista destacado en la teología reformada holandesa desde la Afscheiding (Secesión) de 1834. En su libro, Prediking en uitverkiezing (Predicación y elección, Kampen, 1959), el profesor C. Veenhof, él mismo, defiende la posición de todos los niños. de los creyentes están en el pacto por promesa condicional, reconoce que la posición que refirió la frase en la forma del bautismo, "nuestros hijos ... están santificados en Cristo", para los hijos elegidos fue quizás la posición dominante en las iglesias de la Secesión . Esta fue la doctrina de Simon Van Velzen, el destacado teólogo en las iglesias de la Secesión (cf. Veenhof, Prediking , pp. 66ff.).

Cuarto, solo esta visión del pacto está en armonía con las confesiones reformadas. La Confesión de Westminster mantiene la promesa del pacto de gracia de ser particular e incondicional: "... prometiendo dar a todos los que están ordenados a la vida Su Espíritu Santo, para hacerlos dispuestos y capaces de creer" (7.3). En el capítulo sobre el bautismo, este credo presbiteriano enseña que la gracia prometida en el bautismo está estrictamente controlada por la predestinación eterna de Dios:

... la gracia prometida no solo se ofrece, sino que el Espíritu Santo la exhibe y le confiere realmente (a personas mayores de edad o infantes) que esa gracia pertenece, según el consejo de la propia voluntad de Dios, en el tiempo señalado ( 28,6)

Los Cánones de Dordt restringen la promesa del evangelio y los sacramentos a los creyentes (III, IV / 8). Dado que la fe es el regalo de Dios para los elegidos (III, IV, 14; 1/9), la promesa es para los elegidos. Por lo tanto, no puede fallar (V / 8).

En ninguna otra lectura puede la enseñanza del Catecismo de Heidelberg en Q. 74 o las declaraciones en forma de bautismo, que nuestros hijos son "herederos del reino de Dios y de su pacto" y que están "santificados en Cristo". ser cierto. Si la referencia es a cada uno de los hijos de los creyentes, no a los elegidos entre ellos, simplemente no es cierto que "la redención del pecado por la sangre de Cristo, y el Espíritu Santo, el autor de la fe, se les promete "( Heid. Cat .) O que están" santificados en Cristo "(forma de bautismo).

Dios se da cuenta de su pacto en la línea de las generaciones. Él reúne a su iglesia de edad en edad de los hijos de los creyentes. Como a los puritanos les gustaba decir: "Dios lanza la línea de elección en los lomos de los padres piadosos". Por el bien de los niños elegidos, todos son bautizados.

Es la elección del pacto de Dios lo que determina el punto de vista que los padres creyentes y la iglesia toman hacia los niños y que gobierna el enfoque en la crianza de ellos. No los vemos como paganos no salvos ("pequeñas víboras"), aunque bien puede haber víboras entre ellos, como tampoco vemos a la congregación como una reunión de incrédulos debido a la presencia de incrédulos entre los santos. Pero los vemos como hijos de Dios.

Este asunto de la visión de los padres y la iglesia sobre los niños es de gran importancia en la práctica. La visión de Jonathan Edwards de los niños como "pequeñas víboras", junto con una tendencia a basar la seguridad de ser hijos de Dios en experiencias subjetivas y dudosas, bien pudo haber sido una de las principales causas de la desaparición del pacto en Nueva Inglaterra, incluyendo la propia iglesia de Edwards. Los niños aprendieron bien la lección del gran maestro: las pequeñas víboras se convirtieron en grandes víboras. Hubo un juicio de Dios en esto. Está prohibido llamar a lo común que Dios ha limpiado ( Hechos 11: 9 ). Aunque, como sus padres creyentes, conservan una naturaleza viperina, los hijos del pacto no son víboras, es decir, hijos del diablo, sino hijos de Jehová ( Ezequiel 16: 20,21).) No son carne pecaminosa, espiritualmente como el diablo; pero son santos (I Cor. 7:14). A diferencia de los hijos de la desobediencia, que son gobernados por el príncipe del poder del aire para que tengan su conversación en los deseos de su carne ( Ef. 2: 1-3 ), los hijos bautizados de los creyentes están en el Señor. Jesús para que honren a sus padres (Ef. 6 : lff.).

El mismo resultado del error de ver a los hijos de creyentes como paganos no salvos aparece en las iglesias que mantienen este punto de vista hoy. Como regla general, estas iglesias están llenas de jóvenes que no pueden estar seguros de que son creyentes genuinos y que son hijos de Dios salvos. De hecho, envejecen y mueren sin disfrutar nunca del consuelo del pacto con Dios o sin poder sentarse con su Amigo del pacto en la comida del pacto, aunque, por extraño que parezca, se les permite hacer una confesión pública de fe y ser miembros de la alianza. congregación (cf. C. Steenblock, Rondom Verbond, Roeping en Doop, Gouda, Países Bajos, 1979, pp. 44, 45; también, C. Hegeman, Explicación de la Doctrina Reformada, Stickney, SD, 1965, p.70). Y los pocos que llegan a la seguridad de la salvación derivan esta seguridad, no de la promesa del pacto y el bautismo, sino de alguna experiencia mística.

Al ver a sus hijos como hijos del pacto de Dios, los creyentes deben acercarse a ellos como hijos elegidos en su enseñanza y disciplina, a pesar de que puede haber entre ellos hijos reprobados y no regenerados. La elección determina el enfoque. Todos los niños deben recibir la instrucción que los regenerados deben tener y se beneficiarán. Por medio de esta crianza en la crianza y amonestación del Señor, la promesa del pacto producirá el fruto de la conversión en los hijos elegidos.

El llamado a los hijos de los creyentes para que se conviertan

Enfrentamos, finalmente, la pregunta, ¿qué lugar tiene la conversión en la vida del niño del pacto? ¿La conversión tiene un lugar o ahora es innecesario para él? Si la conversión tiene un lugar en la vida del hijo del pacto, ¿es este lugar un lugar importante, incluso un lugar necesario, o el lugar de conversión está algo minimizado?

Estas son preguntas importantes para el padre creyente y para la iglesia reformada. ¿Cuál es su actitud hacia la conversión de sus hijos? Después de todo, si la conversión es necesaria, deben ser los instrumentos en la mano de Dios para tal conversión. ¿Deben orar fervientemente por la conversión de sus hijos? ¿Deberían llamar urgentemente a los niños a la conversión?

La pregunta sobre la conversión es vital para el niño del pacto. ¿Debería ella buscar esta realidad y experiencia en su propia vida? Si es así, ¿cómo debe esperar experimentarlo? ¿Puede considerarse una candidata adecuada para la confesión pública de fe y una digna participante de la Cena del Señor sin conversión? ¿Puede ella tener la certeza de la salvación aparte de la conversión, simplemente porque es hija de padres creyentes y ha sido bautizada?

Admitamos que existe el peligro de que el lugar importante de conversión en la vida del niño del pacto sea descuidado tanto por los padres reformados como por la iglesia reformada y, por lo tanto, también por el niño. Es posible que esta negligencia se deba a un malentendido, como si la mención de la conversión del niño del pacto amenazara la verdad de que la salvación del niño es el fruto del pacto o la verdad de que en el pacto es solo Dios quien salva el niño. En parte, la vacilación de los cristianos reformados para hablar, mucho menos para enfatizar, la conversión de los hijos del pacto se debe a su reacción contra el pecado contra el pacto de Dios que se hace cada vez más popular hoy en día en los círculos reformados, a saber, que los jóvenes pactados, bautizados y reformados son objeto de un "evangelismo" que los trata como pecadores no salvos que deben salvarse al aceptar a Cristo. Si esto es lo que significa la conversión del niño, los padres y la iglesia reformada lo rechazan en el nombre del pacto de Dios sellado a sus hijos en la infancia.

Pero estos malentendidos y errores pueden no ser decisivos para la respuesta a la pregunta sobre la conversión de los hijos del pacto. La Escritura sola es decisiva.

Primero, la conversión es siempre la obra del Espíritu Santo en gracia libre y soberana. Esto es cierto en el campo misionero, pero también es cierto en el pacto. La conversión nunca es una obra del pecador, ganar u obtener la gracia de Dios. Nuestra conversión a nosotros mismos no es un requisito previo para entrar en el reino de los cielos. Aunque creemos que estamos activos en la conversión, nos arrepentimos y nos volvemos a Dios: nuestra actividad es causada por el Espíritu Santo.

Segundo, la conversión tiene un lugar en la vida de los niños del pacto; Y este lugar es que la conversión es necesaria. La palabra de Cristo en Mateo 18:3 se aplica a los hijos de los creyentes: "Excepto que seáis convertidos ... no entraréis en el reino de los cielos". Los niños del pacto deben recibir el don del arrepentimiento. Deben tener fe conferida, respirada e infundida en ellos. Deben volverse a Dios en cuanto a su Padre celestial en cuyo deleite se deleitarán.

Tercero, la conversión es en sí misma el fruto del pacto: es el efecto y el beneficio de la promesa del pacto. La promesa de Dios a los hijos elegidos, señalados (marcados) y sellados en el bautismo, hace la conversión en ellos. La amistad de Dios, experimentada por ellos en el Espíritu Santo, hace que se aparten del pecado y se dirijan a Dios. Debido a que Dios los incluye en el pacto, por promesa de gracia, su conversión es segura.

Cuarto, los padres y la iglesia no solo pueden, sino que Dios les exige solemnemente que llamen a sus hijos a la conversión. Deben hacer esto con respecto a pecados específicos, así como con respecto a la vida entera de los niños. Hacen esto, no solo diciendo: "¡Cree!" "¡Arrepentirse!" pero también mediante una instrucción minuciosa y cuidadosa en todo el evangelio de la Escritura; por disciplina; y por ejemplo piadoso. Dios obra la conversión por su Palabra. Por lo tanto, la iglesia y los padres enseñan a los niños la Biblia. Lo trabaja también en respuesta a las oraciones. Por lo tanto, la iglesia y los padres deben rezar por la conversión de los niños.

Quinto, se les debe enseñar a los niños a experimentar la conversión, a encontrar la conversión en sus vidas. Esto es particularmente cierto, aunque no exclusivamente, en el momento de la confesión pública de fe y la celebración de la Cena del Señor. Ninguna persona inconversa puede venir a la mesa del Señor. Nadie que dude de su conversión puede venir. Sin embargo, esta experiencia de conversión no es un sentimiento misterioso, indescriptible e inexplicable. Más bien, es un dolor sincero por el pecado, la verdadera fe en Jesucristo y una determinación sincera de amar a Dios y al prójimo.

Tampoco es la conversión de los hijos del pacto, por regla general, un cambio repentino y dramático en la adolescencia, o incluso en la edad adulta. La historia de la conversión del ladrón penitente y de Saúl no es la norma para elegir niños nacidos y criados en el pacto. Por lo general, se convierten desde la primera infancia. Esta es la implicación del quinto mandamiento de la ley. Desde los primeros años, los niños se convierten a Dios para que puedan honrar a sus padres por el motivo del temor de Jehová Dios, que los ha redimido del pecado y la muerte a través de la sangre de Jesucristo. Esto también se expresa en el Salmo 71. Dios es la confianza del niño del pacto, como regla, desde su juventud (v.5), porque Dios le ha enseñado desde la juventud (v. 17). La relación de pacto se remonta, de hecho, a la concepción y al nacimiento (v.6). Aunque hay momentos de lucha, duda y alejamiento de Dios, hay un desarrollo gradual en la conversión diaria y continua de un dolor más profundo; fe más firme; Amor más ardiente.

La negativa a convertirse es la manifestación del bastardo, el hijo físico de los creyentes que no es un hijo o hija genuino y espiritual ( Heb. 10:29 ). Él también está llamado a convertirse. La conversión es su deber. La negativa lo expone al castigo más severo. Será más tolerable en el día del juicio para Sodoma que para él. Cuando se manifiesta como no espiritual e incrédulo al negarse a hacer una confesión de fe, al descuidar los medios de gracia, por la fornicación por la embriaguez y el uso de drogas, y por la impenitencia con respecto a este curso de vida perverso, debe ser excomulgado de la iglesia por disciplina. . Como Deuteronomio 21:18ff. requiere, los padres mismos deben cooperar en este trabajo de la iglesia, poniendo el honor del Nombre de Cristo y el bienestar de la congregación por encima de su amor natural por su hijo.

Una de las objeciones más fuertes de los bautistas contra el bautismo infantil es que llena la iglesia con jóvenes y finalmente con adultos, que son manifiestamente no espirituales, mundanos e inmorales. Tampoco se puede negar que algunas iglesias reformadas exponen la verdad del pacto a este cargo por su tolerancia a la impiedad de los jóvenes y por su negativa a disciplinar incluso a los transgresores más flagrantes entre ellos. Se presume que todos se regeneran y se guardan. El resultado de esta presunción es la muerte de la iglesia, ya que la semilla carnal y profana llega a dominar la iglesia, finalmente expulsando a los niños espirituales. Estas iglesias no toman las elecciones en serio. No todos los niños están incluidos en el pacto y la iglesia de Dios, sino solo los elegidos. Los elegidos se manifiestan por la santidad de la vida. Los que no son santos deben ser disciplinados tanto por la predicación aguda como por la censura de la iglesia.

Este es un gran dolor tanto para los padres como para la iglesia. Es toda la responsabilidad del ingrato que crucifica para sí mismo al Hijo de Dios nuevamente y lo avergüenza abiertamente. Pero no es evidencia del fracaso de la Palabra de Dios. Porque la gran verdad en la esfera del pacto es esta: "Tendré misericordia de quien tendré misericordia ..." ( Rom. 9:15 ). Como en Israel bajo el antiguo pacto, así en la iglesia bajo el nuevo pacto, "la elección lo obtuvo, y el resto quedó cegado" ( Rom. 11:7 ).

Esta es una doctrina del pacto que es completamente bíblica. Está totalmente de acuerdo con las confesiones reformadas. Tiene un lugar honorable en la tradición reformada. Defiende y ensalza la gracia soberana de Dios en la salvación. Da consuelo a padres e hijos por igual. Para mencionar solo un aspecto de su rico consuelo, solo esta doctrina del pacto permite a los padres creyentes llevar el cuerpo de su hijo a la tumba sin dudar de la elección y salvación del niño: "Desde ... los hijos de los creyentes son santos ... en virtud del pacto de la gracia, en el cual ellos, junto con los padres, son comprendidos, los padres piadosos no tienen ninguna razón para dudar de la elección y salvación de sus hijos, a quienes le agrada a Dios llamar a esto. la vida en su infancia " (Canons of Dordt,1/17).

Y es práctico. Para referirnos solo al llamado de los padres creyentes, esta doctrina proporciona la base para tener hijos; indica el enfoque positivo a tomar en su crianza; establece el contenido de la cría; y da ánimo en tiempos de lucha y decepción.

Por lo tanto, testifico audazmente esta doctrina del pacto de Dios. Lo hago aún más fervientemente porque yo mismo he experimentado la verdad: hijo de padres creyentes; bautizado en la infancia; convertido en el regazo de mi madre; guiado en el buen camino del Señor por el Espíritu de Cristo desde la primera infancia; conociendo a Dios como mi amigo, sin terror ante Él, bajo el evangelio de la gracia incondicional; y, aunque imperfectamente, amándolo desde la infancia, quien, habiéndome visto en mi infancia en gracia, me incorporó como un bebé por su Espíritu en su Hijo, Jesús, enterrándome en la muerte de Jesús y resucitándome con él en una nueva vida. .

Yo y las multitudes de niños del pacto como yo no podemos sino dar testimonio del pacto de Dios. Nuestro testimonio es testigo de una alegría incontenible:

Cuando el Señor cuente las naciones,

Los hijos y las hijas verá
nacerán para la vida eterna en Sion,
y su alegre canción será:


"Bendita Sion, todas nuestras fuentes están en ti,
Bendita Sion, todas nuestras fuentes están en ti".