Sobre los Demonios

 

Preguntas relacionadas al papel y naturaleza de los demonios (espiritus malos o inmundos), su naturaleza, sus roles, sus poderes y sus limitaciones...


¿Porqué Causas se puede dar lugar al Diablo?

Por Jorge L. Trujillo


La Biblia nos declara que al diablo se le puede dar lugar en cuanto a no dar lugar al diablo:

Efesios 4:27 Ni deis lugar al diablo.

Si meditamos lo que dice Dios en todo el capitulo 4 de Efesios, el contexto nos declara cómo es que le podemos damos lugar al diablo:

Efesios 4:27:1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados,  2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,  3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; 19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. 20 Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. 22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

En realidad no tiene que ver con el diablo tener lugar "en o dentro" de nuestro cuerpo sino "con o por medio" de nuestra vida. El contexto nos declara que es principalmente por medio de las palabras corrompidas, la falta de unidad entre los hermanos en la congregación, conducta inapropiada e inconsecuente con el cristiano, la ira, la mentira, las falsas doctrinas, robos, etc.  Los cristianos están llamados a vivir vidas santas y piadosas llenas del fruto del espíritu. El no hacerlo "dará lugar al diablo" para levantar acusación en contra de la iglesia, la doctrina y nuestras vidas.

El apóstol Santiago también nos da un mensaje similar cuando nos dice 'resistid al diablo y el huirá de vosotros'

Santiago 4

1 ¿DE dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No son de vuestras concupiscencias, las cuales combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y guerreáis, y no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.4 Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

5 ¿Pensáis que la Escritura dice sin causa: Es espíritu que mora en nosotros codicia para envidia? 6 Mas él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste á los soberbios, y da gracia á los humildes. 7 Someteos pues á Dios; resistid al diablo, y de vosotros huirá. 8 Allegaos á Dios, y él se allegará á vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado ánimo, purificad los corazones. 9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10 Humillaos delante del Señor, y él os ensalzará. 11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano, y juzga á su hermano, este tal murmura de la ley, y juzga á la ley; pero si tú juzgas á la ley, no eres guardador de la ley, sino juez. 12 Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: ¿quién eres tú que juzgas á otro?

Pedro nos dice que el diablo anda como león rugiente buscando a quién devorar, pero devorará solamente aquellos que le dan lugar, que abren puertas en su vida y que no están preparados para la batalla. Por eso es que el apóstol nos insta a revestirnos del nuevo hombre y despojarnos del viejo hombre que está viciado conforme a deseos engañosos y a ser renovados en el espíritu de nuestra mente. (Efesios 4:22-23) Estos pasajes hablan de nuestra responsabilidad y deber Cristiano y hacemos bien en tomarlos en serio.

Nuestra lucha es contra el enemigo de la cruz de Cristo.  En Efesios se nos dice que "no le demos lugar" La BLA dice que no le demos "oportunidad".  Santiago insiste en que "resistamos al diablo".  Pablo repite la idea de no dejar que el Satanás tome ventaja:

2 Corintios 2:10 Y al que vosotros perdonáis, yo también; porque también yo lo que he perdonado, si algo he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

El dar lugar al diablo ocurre cuando no damos el lugar a Dios. Cuando nos dejamos llevar por la conducta carnal y pecaminosa y nos hacemos disponibles para hacer la obra del diablo y en torno dañamos la doctrina de Cristo y la iglesia.

Vea la lista que nos trae la Escritura acerca de las maneras en que se le puede dar lugar al diablo: codicia, envidia, pleitos, mundanalidad (amistad con el mundo), soberbia, ira pecaminosa y extendida, orgullo, autosuficiencia, falta de humildad, falta de perdón, murmuración, juicio indebido a otros, jactancia, falta de hacer lo bueno (robar, mentir, etc.)

¿Que significa Lucas 11:24-26 que el espíritu inmundo Regresa?

-por Jorge L. Trujillo


Lucas 11  

24 Cuando el espíritu inmundo saliere del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Me volveré á mi casa de donde salí. 25 Y viniendo, la halla barrida y adornada. 26 Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, habitan allí: y lo postrero del tal hombre es peor que lo primero. 


 

Jesucristo estaba dando una enseñanza acerca de lo que Dios da y del pedirle a El.  El dice que Dios da el Espíritu Santo al que lo pidiere. Sabemos que el Espíritu Santo es dado a los creyentes en Jesús pues ese es el mensaje del Evangelio. Venir a Jesús en fe, es pedir el Espíritu Santo que venga a la persona. Cuando Pedro, Pablo y los apóstoles predicaban el evangelio lo hacían señalando que se recibiría el don del Espíritu Santo (el E.S. es el don). De esta manera la persona es inhabitada por Dios mismo. La Biblia nos dice que Jesucristo es el Señor, pero también nos dice: "Porque el Señor es el Espíritu; y donde hay el Espíritu del Señor, allí hay libertad" (2 Corintios 3:17). 

No es coincidencia que al estar hablando estas palabras el echara fuera un espíritu inmundo de una persona. De esta manera Jesús hacia una demostración de lo que estaba diciendo. Las personas siempre han querido ser libres de lo que los ata y esclaviza. El hombre quiere ser libre del alcohol, las drogas, la enfermedad, los problemas, etc. pero todo esto lo quiere sin tener que ver nada con Cristo. Cuando Jesús echó fuera el demonio, los que estaban allí se maravillaron (v14). Eso le gusta al mundo, los milagros y la libertad de lo que estorba el buen funcionamiento de su vida pero sin tener un compromiso con Dios. He visto personas que van a la iglesia cuando tienen alguna enfermedad o algún problema pero cuando todo se mejora entonces no se les ve más; como dice el dicho "se acuerdan de Dios cuando truena".

Hubo los que decían que Jesús echaba fuera los demonios por Belcebú, principie de los demonios (v.15). Jesús conociendo lo que le decían les explicó en que manera funciona un Reino, ¡Un Reino no puede estar dividido contra si mismo porque fracasa! Pero también les demostró que había una diferencia entre el Reino de Dios y el Reino de Satanás. El Reino de Dios es el que produce la libertad y el Reino de Satanás es el que produce la esclavitud. Lo que Cristo dice es que si los demonios saben que han sido echados fuera de un lugar volverán con más fuerza porque su fin no es estar fuera de la persona sino dentro, no es perder sino ganar.

Un pasaje paralelo a este es el de Mateo12:43-45:

43 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla.44 Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada.45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

En este pasaje podemos ver mejor de que se trata.  Aquellos que recibiran siete demonios mas que los que habian antes eran "esta mala generacion" a la que Jesus les estaba hablando. En otras palabras, a los judios incrédulos que aunque Cristo habia venido a ellos con el mensaje del reino lo habian rechazado.  Cristo habia limpiado muchos judíos de enfermedades causadas por demonios y por posesiones demoniacas en muchos de sus habitantes. El reino de las tinieblas se habia apartado y la luz del reino habia llegado. Sin embargo, aquella generacion malvada (los incrédulos), no creian y por eso pagarían las consecuencias de su incredulidad al verse apoderados por los demonios siete veces mas de los que estaban antes.  El número siete es un numero de perfección. En este caso es una perfecta atadura demoníaca la que vendría a ser objeto aquella generación hasta el punto que se asegura que habrían de ser condenados por su dureza y rechazo al evangelio.

Enseñanza:

Una casa (persona, ciudad o grupo) que ha sido librada del poder de Satanás debe de ser habitada por el Espíritu Santo (v.13); y esto ocurre ahora por medio de la obra completa de la salvación de la cruz de Cristo. No es simplemente echar fuera lo malo (el demonio) sino que entre lo bueno (el Espíritu Santo) y tome posesión total por medio de la fe tal como Pedro predicaba. "Arrepentíos y Convertíos y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).

Cuando se echa fuera lo malo (los demonios, espíritus inmundos), la persona queda como una casa "barrida y adornada" porque el demonio no está, este sin embargo querrá volver a ese lugar y lo hará con más fuerza que antes pues no querrá volver a ser echado fuera, por eso el estado posterior es peor al anterior. Pero si cuando se echa fuera lo malo por medio del evangelio, entonces entra el espíritu de Dios, ni uno, ni siete, ni mil demonios ni el mismo diablo podrán entrar en aquella casa porque su poder ha sido destruido por Jesucristo quien habita en la persona. Si aquel mudo que fue librado del poder del Reino de Satanás no es llenado del Poder del Reino de Dios, pronto el diablo volverá y será su estado peor que el de antes.

En Cristo ahora tenemos la seguridad de que el nunca nos dejará solos. En el verso 23 Jesús dijo: "23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama." Los cristianos sabemos quien está con nosotros:

Romanos 8:31 ¿Pues qué diremos á esto? Si Dios por nosotros, ¿quién contra nosotros?  (ver 2 Corintios 3:17) 

1 Juan 4:4 Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque el que en vosotros está, es mayor que el que está en el mundo. 

Es necesario que el creyente sepa esto para no ser engañado por aquellos farsantes que le quieren hacer dudar de la obra que Dios ha hecho y está haciendo en su vida. ¡Amen! Si un demonio puede llegar a un creyente y apoderarse de él, entonces somos los más miserables de todos los hombres porque estamos predicando una mentira y un Cristo que no tiene poder, pues sería el diablo más fuerte que Dios, pero GRACIAS A DIOS QUE NO ES ASI!

Amén.

¿Fue Pedro Poseído por Satanás? 

-por Jorge L. Trujillo


 

 

En esta cita tenemos un suceso bastante interesante el cual algunos usan para decir que Pedro fue sujeto a una posesión Satánica ó demoníaca y que por lo tanto los cristianos pueden también llegar a estar posesionados por Satanás o los demonios. Lo cierto es que si esto fuera lo que Dios nos quisiera decir, así lo haría pues claramente nos dice de que "Satanás entró en Judas"(Lucas 22:3), pero no dice esto de Pedro.


Mateo 16:22 Y Pedro, tomándolo aparte, comenzó á reprenderle, diciendo: Señor, ten compasión de ti: en ninguna manera esto te acontezca. 23 Entonces él, volviéndose, dijo á Pedro: Quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres.


Primeramente debemos de entender que la palabra Satanás, normalmente utilizado para referirse al diablo (Satán) significa: 1) adversario (uno que se opone a otro en propósito o hecho). De cierto sabemos que Pedro no era el diablo pero algo había en el que causó que Jesús le llamara Satanás. El mundo se "opone" a la obra de Dios porque el mundo está influenciado por Satanás (Adversario) el cual la Biblia llama "el príncipe de este mundo". Como el gobernador del mundo son sus maneras de pensar las que reinan en el mundo. Y se "OPONEN" a la obra de Dios.  

Pedro, todavía no había sido "bautizado" y "controlado" por medio del bautismo y la llenura del Espíritu Santo, esto ocurrió el día de Pentecostés y ocurre en todos los que con fe verdadera vienen a Cristo y día a día buscan ser llenos del poder de del Espíritu de Dios. Por esta razón Pedro todavía no entendía todas las cosas de Dios, tal como Jesús le dijo. Por lo tal Pedro era susceptible a la forma de pensar del mundo. El pueblo de Israel estaba soñando con un Mesías que vendría a librarlos del poder de los Romanos y que reinaría con gran poder y gloria "en la tierra". Ellos no esperaban un rey que viniera a morir en una cruz y a establecer un reino espiritual. Con razón el les dijo: "mi reino no es de este mundo", pero ellos no entendían esto. Satanás se opuso al ministerio de Jesús desde el principio, cuando estaba en el desierto le propuso regalarle el mundo a Jesús si el le adoraba. Como vemos, la agenda de Satanás era "evitar/oponerse" a que Cristo fuera a la cruz. Allí Cristo le derrotaría totalmente y le quitaría lo que el había robado. (Hebreos 2:14) 

Cuando Pedro dijo a Jesús estas palabras "Señor, ten compasión de ti: en ninguna manera esto te acontezca", estaba vociferando el sentir humano y no la voluntad divina (o como dijo Jesús: "lo que es de los hombres").  Posiblemente esa era el sentir de los demás discípulos por igual. Un pueblo que estaba "preso" en la cárcel, no física pero espiritual del mismo Diablo. Este encarcelamiento espiritual no les permitía ver la realidad del reino que Cristo vino a establecer, estaban ciegos espiritualmente. Cuando Pedro dice al Señor que no vaya a la cruz estaba repitiendo un mensaje contrario al plan de Dios.

Es interesante que aún después que Cristo fue resucitado de los muertos, todavía Pedro no entendía la naturaleza espiritual del Reino de Dios y de Cristo sobre la tierra. Diez días antes del día de Pentecostés todavía Pedro estaba procurando un reinado terrenal donde el reino fuera establecido por Cristo, pero después de haber sido lleno del Espíritu Santo este mismo Pedro declara con toda autoridad y a toda voz que Cristo había establecido su reino en la tierra pero este es un reino espiritual en donde nuestro Rey está sentado a la diestra del Dios Padre con toda autoridad y poder. Ahora Pedro entendía las palabras de Cristo cuando dijo "toda potestad me es dada" (Mateo 28). Claramente dijo Jesús a Nicodemos "De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3). Ahora vemos que Pedro "veía" el Reino de Dios., el cual se puede ver solamente con la vista espiritual: "Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente" (I Corintios 2:14).

Hoy en día todavía el diablo se levanta y se opone contra el Reino de Dios, cuando nos encontramos a "llamados" cristianos que están tan influenciados por la mentalidad mundana que dicen y repiten lo mismo que el mundo dice, no son cristianos que son poseídos, son solo personas que no han permitido que la luz de Dios alumbre su entendimiento para ver la realidad espiritual del Reino de Cristo. Cuando nos encontramos con gente así podemos decirle igual que Jesús le dijo a Pedro "Quítate de delante de mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres." Por esta razón la Biblia nos manda a que no nos conformemos a este siglo (Romanos 12:1-2) sino que nos renovemos en el espíritu de nuestra mente dejando el viejo hombre que esta viciado conforme a los deseos engañosos del mundo. (Efesios 4:22-24), y a ser llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18) y no de vino y corrupción de la mentalidad mundana que esta bajo el dominio de Satanás.


¿Puede un cristiano nacido de nuevo ser poseído por demonios?

Por Jorge L. Trujillo 


Antes de contestar su pregunta creo que es necesario que entendamos lo que se entiende por posesión demoníaca. Por lo general se refiere al hecho cuando una persona está habitada por algún espíritu inmundo procedente del reino de Satanás. Este espíritu o 'demonio' al estar poseído de la persona por medio de "habitar" dentro de ella, entonces tiene control sobre la persona pues la "posee".  La palabra griega es ‘daimonizomai’ traducida ‘endemoniado’ y significa uno que está siendo molestado por demonios.  La palabra indica que el demonio está dentro de la persona y que ha tomado posesión de sus sentidos o su cuerpo.  Por eso se usa la palabra ‘poseído’.


Una persona endemoniada puede en ciertos momentos obrar de manera contraria a lo que es considerado normal de un ser humano.  En la Biblia vemos el caso del endemoniado de Gadara quien tenía un comportamiento sumamente errático, desatinado y destructivo (Mateo 8:28; Lucas 8:27).  Pero no necesariamente los demonios tenían 'siempre' dominio de las acciones de un endemoniado sino que puede haber momentos de lucidez y claridad mental en el cuál se actúa normalmente aun estando poseído por demonios.


Los Inconversos están bajo el poder del diablo

La Biblia nos dice que los que nos son Cristianos están bajo el poder del diablo.  Satanás opera a mayor o menor grado en la vida de 'todos' aquellos que no son creyentes.  Pablo lo dice de esta manera:

Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Los "hijos de desobediencia" es una referencia a los "no creyentes" en los cuales opera el príncipe de la potestad del aire.  Eso es una referencia al diablo.  El apóstol Juan también nos dice lo mismo:

1 Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no práctica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. 19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.

Los creyentes han sido rescatados del Poder del diablo

Con relación a los demonios y los Cristianos, existen algunas personas que tratan de establecer una diferencia entre ser "poseído" por demonios y estar "demonizado" o "endemoniado”. Se dice que los creyentes no pueden ser "poseídos" pero si pueden ser "endemoniados", sin embargo no existe fundamento bíblico para establecer tal diferencia. Muchos le dan crédito a los demonios por todo o mucho de lo que los Cristianos hacen inadecuadamente pero en realidad es interesante ver que en los cuatro evangelios y catorce epístolas del apóstol Pablo y los demás escritos no se dijo ni siquiera una vez que los Cristianos nacidos de nuevo tenían demonios o estaban poseídos por ellos.  Lo que Jesús, Pablo y los demás apóstoles dijeron fue que tales cosas eran producto de "la carne" (Romanos 7, 8:7; Gálatas 5:16; Efesios 4:22; Colosenses 2:11) y sus obras o "del corazón" y del "viejo hombre". Con toda la información bíblica, es muy difícil para mí creer que sea posible que un cristiano verdadero esté poseído por demonios.

En contraste a la condición de los "hijos de desobediencia" (Efesios 2:2) y del "mundo entero" (1 Juan 5:19), se encuentra la descripción dada acerca de los "creyentes" (hijos de obediencia).  La Biblia dice que "todos nosotros vivimos en otro tiempo"  en la misma condición que ellos, "muertos en delitos y pecados" pero que ya no es así.  Juan dice que nosotros hemos sido "nacidos de Dios".  Este nacimiento es una referencia a la 'regeneración' o la nueva vida en Cristo la cuál obra el Espíritu Santo en los creyentes.  Por consiguiente Juan nos dice que en nuestra nueva condición de vivos (nacidos de Dios) "el maligno no [nos] toca" (1 Juan 5:18).  Esto nos confirma que Satanás no tiene potestad alguna sobre la vida de los que han nacido de Dios.

Colosenses 1:11 fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; 12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

Vemos claramente que el cristiano ha sido "LIBRADO" de la potestad del diablo (tinieblas) y ahora está a salvo y seguro en el reino de Dios en Cristo.  Si un Cristiano nacido de nuevo puede tener demonios, tal cosa significaría que los demonios pueden violar la posesión divina y anular la obra de liberación que hace Dios en la salvación de un alma pero gracias a Dios que eso no es posible (Juan 10).

La Biblia nos enseña que el cristiano tiene al Padre, Hijo y Espíritu Santo morando dentro de él o ella. Dios no comparte su casa con el diablo. Para Dios poder entrar a vivir dentro del creyente, el echa fuera el diablo y luego entra. Un ejemplo de esto lo vemos en Mateo 12 donde Jesús liberó un endemoniado y dijo a sus discípulos que él no podía entrar a tomar posesión de la casa de Satanás si primero no le ataba, aquí la palabra atar no es de forma literal sino espiritual. Dios quita todo poder a Satanás sobre la persona y entonces puede conquistar su casa.

Mateo 12:22 Entonces fue traído á él un endemoniado, ciego y mudo, y le sanó; de tal manera, que el ciego y mudo hablaba y veía. 23 Y todas las gentes estaban atónitas, y decían: ¿Será éste aquel Hijo de David? 24 Mas los Fariseos, oyéndolo, decían: Este no echa fuera los demonios, sino por Belcebú, príncipe de los demonios. 25 Y Jesús, como sabía los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es desolado; y toda ciudad ó casa dividida contra sí misma, no permanecerá. 26 Y si Satanás echa fuera á Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? 27 Y si yo por Belcebú echo fuera los demonios, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. 28 Y si por espíritu de Dios yo echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado á vosotros el reino de Dios. 29 Porque, ¿cómo puede alguno entrar en la casa del valiente, y saquear sus alhajas, si primero no "ATA" al hombre fuerte? y entonces saqueará su casa.  

Cuando el Cristo llega, su reino llega y cuando su reino llega, el reino de Satanás ¡tiene que salir! Un cristiano que da lugar al diablo con su vida, puede llegar a actuar de manera inconsecuente con la de un verdadero creyente pero nunca será poseído porque para eso Dios debe de salir de esa persona y Cristo dijo que él nunca nos dejaría sino que lo castigaría como se castiga al hijo desobediente (Hebreos 12).  El diablo tendría que atar al hombre fuerte (el cual ahora es Cristo) y saquear la vida del Creyente pero eso es ¡Inconcebible!

Hebreos 13:5 Sean las costumbres vuestras sin avaricia; contentos de lo presente; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.

Unos dicen que Dios solo posee el "espíritu" de la persona pero que la "carne" puede estar poseída por Satanás mientras que otros aseguran que aun el espíritu puede llegar a estar contaminado con espíritus demoníacos. La verdad es que tales enseñanzas van en contra de lo que la Biblia dice. Dios guarda no solo el espíritu o el alma sino también el cuerpo.

1 Tesalonicenses 5:23 Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

Otros dicen que la mención del "pan de los hijos" en Mateo 15 es una prueba de que un hijo de Dios (cristiano) puede estar poseído por demonios, pero eso no es lo que dice la Biblia...

Mateo 15:21 Y saliendo Jesús de allí, se fue á las partes de Tiro y de Sidón. 22 Y he aquí una mujer Cananea, que había salido de aquellos términos, clamaba, diciéndole: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí; mi hija es malamente atormentada del demonio. 23 Mas él no le respondió palabra. Entonces llegándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despáchala, pues da voces tras nosotros. 24 Y él respondiendo, dijo: No soy enviado sino á las ovejas perdidas de la casa de Israel. 25 Entonces ella vino, y le adoró, diciendo: Señor socórreme. 26 Y respondiendo él, dijo: No es bien tomar el pan de los hijos, y echarlo á los perrillos. 27 Y ella dijo: Sí, Señor; mas los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus señores. 28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; sea hecho contigo como quieres. Y fue sana su hija desde aquella hora.

Es cierto que Cristo vino a librar "a sus hijos" de los poderes del diablo y sus demonios y aquí la referencia "el pan de los hijos" es una referencia a esa obra la cual vino Jesús a hacer. Pero tenemos que notar algo en este pasaje, en el verso 24 Jesús dijo que había sido enviado: " sino á las ovejas perdidas de la casa de Israel". Las ovejas perdidas son todos aquellos escogidos que están en el mundo sin Dios y sin esperanza. Dios vino sino a buscar lo que se había perdido, una "oveja perdida" pudo haber tenido uno o más demonios, pero una vez Cristo la encontró e hizo su morada en el corazón de esa oveja y la libró del poder de Satanás, ya nadie le puede robar de su mano.

Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen; 28 Y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29 Mi Padre que me las dió, mayor que todos es y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

Cuando Cristo salva a una persona le hace "¡completamente y verdaderamente libre!", no deja huecos o puertas abiertas para que la persona vuelva a caer en manos de Satanás a quien vino a destruir. Tal enseñanza es una pura contradicción a la enseñanza bíblica.

Juan 8:36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Podemos tener la seguridad de que Dios es mucho más poderoso que todos y ningún demonio podrá jamás adueñarse de una de sus ovejas y posesionarse de ella.

Finalmente quiero agregar que esto no significa que no haya personas 'endemoniadas' en las iglesias y las congregaciones.  Ciertamente puede darse tales casos pero debemos entender que de ser así, tales personas no han sido 'nacidos de Dios' ni han sido librados de la potestad del aire y necesitan dar un paso de fe y arrepentimiento para convertirse en verdaderos hijos de Dios.

Amén.


Por Jorge L. Trujillo 


En realidad la Biblia no dice que hay un “don de echar fuera demonios”. La Biblia dice que “en mi nombre echarán fuera demonios” (Marcos 16:17).  Lo más cercano a esta acción de echar fuera demonios es “liberar” y por eso algunos lo han denominado “ministerios de liberación” pero la Biblia habla de “libertar” no necesariamente con la acción de echar demonios fuera de alguna persona sino que lo aplica también a la liberación que se obtiene por medio de la predicación del evangelio.  Por lo tanto, el evangelismo en sí es un ministerio de liberación.  Cuando las personas son evangelizadas lo que ocurre es la ‘liberación’.  La Biblia dice que todos los creyentes verdaderos en Cristo “han sido liberados”.

Colosenses 1:13 Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, 14  en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.

Cuando las personas son verdaderamente salvadas son liberadas:

1         Del poder de las tinieblas (Diablo y sus demonios)

2         Del poder del pecado

3         De la condenación eterna

La Biblia enseña que la manera principal de limpiar las personas de la influencia de los demonios y del poder del pecado es por medio de la predicación de la Palabra de Dios y la obra del Espíritu Santo en las vidas:

Juan 15:3 Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado.

2 Timoteo 2: 24  Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, 25  corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, 26  y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.  

Los Cristianos ya no son (no están bajo el poder) del diablo ni de los demonios los cuales no tienen poder sobre ellos ni sobre sus vidas, pues la Biblia dice que "los que han nacido de Dios no pueden ser tocados por el maligno."

Después de convertidos participan de la ‘santificación’ igualmente por medio de la ministración de la Palabra y el poder el Espíritu Santo.   De esta manera los creyentes logran poder sobre la carne y llegan a dominar los malos hábitos carnales en su vida de manera que pueden crecer espiritualmente.  (07-12-07)