Sobre los Demonios

 

Preguntas relacionadas al papel y naturaleza de los demonios (espiritus malos o inmundos), su naturaleza, sus roles, sus poderes y sus limitaciones...


¿Es el Adulterio obra de un Demonio?

Jorge L. Trujillo

"Respuestas a Preguntas sobre el Adulterio con relación a los espíritus inmundos"

1. Pecar en adulterio; Pablo dice que es obra de la carne.

Así es, una persona que comete adulterio está obrando carnalmente.  No solamente lo dijo Pablo sino que también lo dijo Jesús ya que la referencia a “la carne” y “al corazón” apunta hacia la misma fuente.

La carne es a menudo usada en referencia a la “naturaleza pecaminosa” y de la misma manera, el corazón es de donde salen los malos deseos de esa naturaleza perversa:

Mateo 15:19 Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias.

Gálatas 5:18-21 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19 Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, 20 idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, sectarismos, 21 envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

2. ¿Cuándo es que se tiene un espíritu de adulterio?

Aparte de la mencion del pecado de infidelidad espiritual para irse tras los dioses falsos y la idolatria en Os. 4:12; 5:4 donde se menciona un 'espíritu' de fornicación, no encuentro en la Biblia algun lugar donde se diga directamente que hay algún “espíritu de adulterio” como tampoco lo hay ninguna mención a espíritus o demonios de otros tipos de pecados particulares.

Hay sin embargo situaciones en que es mencionado un espiritu ligado a alguna enfermedad como el "espíritu mudo" de Marcos 9:17 y el “espíritu de mentira” en el Antiguo Testamento. No obstante, en cada caso que se menciona este último trata de un espíritu enviado por Dios a ciertos falsos profetas a fin de engañar y juzgar a alguna persona que no quiere escuchar la voz de Dios. (1 Reyes 22:22-23).  En el Nuevo Testamento vemos que durante el tiempo del hombre de pecado (conocido por algunos como el Anticristo) hay también espíritus mentirosos en algunas personas los cuales son utilizados por Dios para llevar al engaño y la condenación aquellos quienes no creyeron a la verdad. (2 Tes. 2:11). Con relación a esto, vemos también que en el libro de Apocalipsis (Cap. 17), los demonios suben del abismo y van por el mundo engañando los que no se arrepintieron de sus pecados.  También encontramos un caso de una joven la cual tenía un “espíritu de adivinación”.  Pedro le reprendió el espíritu y fue libre de su atadura. Sin embargo, la joven no era creyente y estaba bajo el dominio de las tinieblas (Hechos 16:16).

Ahora bien, aunque no encuentro en la Biblia mención alguna de “espíritu de adulterio”, no podemos dejar de pensar que aunque es el producto de la carne pecaminosa o del corazón perverso, que la obra satánica no está envuelta.  Los PECADORES no arrepentidos (no cristianos) están influenciados por el reino de las tinieblas y por eso sus corazones están dispuestos a practicar no solamente el adulterio sino también toda clase de pecados..  A eso hace alusión Pablo cuando dice:

Efesios 2:1-3 Y El os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros en otro tiempo vivíamos en las pasiones de nuestra carne, satisfaciendo los deseos de la carne y de la mente, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 

Note que Pablo indica que son los no cristianos quienes están bajo el poder del diablo.  Además, no es que una persona tenga "un espíritu" particular para adulterar sino que el espíritu de satanás lleva a las personas no cristianas a cometer toda clase de pecados y esto lo hace por medio de la influencia que ejerce sobre su ya perversa naturaleza carnal o su corazón desviado.

3. En consecuencia ¿Es correcto echar fuera al espíritu de adulterio en una persona inclinado en ese pecado?

Siendo que la Biblia no menciona que haya tal “espíritu de adulterio” ni tampoco nos da indicación alguna a reprender o echar fuera tal demonio, pienso que lo mejor es mantenernos centrados en la Palabra de Dios.

La receta bíblica para los pecadores está en el poder del evangelio siendo el arrepentimiento de los pecados y la confesión ante Dios de nuestras maldades lo que hace falta para recibir liberación.  El poder está en la cruz de Cristo y su fiel proclamación y aceptación. (Romanos 1:16).

Luego de recibir la salvación y el perdón de pecados por medio de la fe, la Biblia nunca nos ofrece una liberación ‘milagrosa’ de ciertos pecados; al contrario, el hombre o mujer cristiana está llamado a despojarse de la ropa antigua de pecado y a vestirse del nuevo hombre en Cristo.  Esto es “un proceso” continuo en la vida de todo creyente.  Todos debemos ir despojándonos día tras día, mes tras mes y año tras año de nuestra pecaminosidad y nuestras malas costumbres y traerlas bajo el señorío de Cristo. 

Este proceso de despojarnos del pecado tiene que ver con “haced morir la carne” lo cual incluye los deseos pecaminosos del adulterio, la fornicación, la pornografía, etc.

Romanos 8:12-13 Así que, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir conforme a la carne, 13 porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. 

Estamos también llamados a no dejarnos tentar por el diablo.  La tentación viene puede venir a los cristianos como producto de la carne o de Satanás.  Pero la obra del diablo en los cristianos es distinta a la obra en los no creyentes.  El diablo tienta a los cristianos (1 Corintios 7:5; Efesios 4:27; Santiago 1:14) externamente como lo hizo con Jesús (Mat. 4:3), pero los impíos están bajo su dominio (1 Juan 5:19).

 

4.  ¿o es menester que aquel hombre se arrepienta por voluntad propia, previo convencimiento de su pecado? para así ser libre, Jesús dijo y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres. En conclusión ¿para que el hombre sea libre de su pecado sea adulterio lujuria, mentira etc. es prescindible su arrepentimiento y también sea ministrado en liberación echando fuera al espíritu de adulterio o es incorrecto?

Hay dos aspectos que notar:  El mandamiento a los “No Cristianos” y el mandamiento a los “Cristianos”.  Aunque considero que es bíblicamente indefensible, no lo veo como algo extremadamente dañino en el caso de los incrédulos, pero pienso que es innecesario ya que el poder del evangelio es suficiente para la liberación de cualquier pecado.  Cristo vino a “deshacer las obras del diablo” y eso incluye la influencia que tiene sobre las personas hacia el pecado.

Ahora bien, echar demonios fuera a los cristianos presupone que un cristiano puede estar endemoniado lo cual la un estudio serio de la Biblia no lo respalda. (ver aquí)

A los no cristianos: La enseñanza de la Biblia es precisamente que se “arrepienta de sus pecados”. Ahora bien, el arrepentimiento mismo, aunque es un requisito para el perdón y la liberación del pecado, es en sí un don de Dios.  Si Dios no da arrepentimiento al hombre, este no puede arrepentirse de sus pecados.

A los cristianos: Como ya mencionamos, la enseñanza de la Biblia es que “se despoje del viejo hombre.”  Que “viva bajo el espíritu y haga morir las obras de la carne”.

5. ¿Es verdad que existen espíritus de adulterio, lujuria etc o es invención incorrecta  en la interpretación de las escrituras? obvio Jesús decía en ocasiones, espíritu mudo y sordo sal fuera..... Mi pregunta busca encontrar equilibrio, frente a una predicación que escuche y estoy confundido. Donde decía que es incorrecto echar fuera al espíritu del adulterio, por es OBRA DE LA CARNE Y LA SOLUCION ES Q SE ARREPIENTA DE SU PECADO.

Pienso que el predicador está en lo correcto en lo que dice. La persona que está pecado, sea cual sea ese pecado, debe arrepentirse y pedir perdón.  Para los no cristianos a sangre de Cristo nos limpia de todo pecado y el poder de Dios puede romper todas las ataduras satánicas y demoníacas del enemigo.

Si la persona que está cometiendo adulterio es creyente, debe hacer eso también, arrepentirse ante Dios y confesar su pecado.  Debe someter su vida al Espíritu Santo y “hacer morir las obras de la carne”.  Debe volver a verse a si mismo como Dios lo ve, perdonado y redimido y crecer espiritualmente en el temor del Señor.

La solución para el adulterio y todo tipo de pecado (como lo indica el contexto) está en obedecer a Jesucristo.  El dijo a los que ya habían creído en el que debían permanecer en su Palabra para ser “verdaderamente libres”:

Juan 8:30 Al hablar estas cosas, muchos creyeron en El. 31 Entonces Jesús decía a los judíos que habían creído en El: Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Eso nos indica que el “despojarse del viejo hombre”, el “hacer morir las obras de la carne” y el ser “verdaderamente libres” del pecado ves posible solamente por el poder que tiene la Palabra de Cristo llegando a nuestras vidas por medio del Espíritu Santo.

 

25  de Noviembre de 2012.


¿Si Dios da vida eterna y los ángeles tienen vida eterna, cómo es que se hayan convertidos en ángeles caídos y hayan perdido la vida eterna que tenían?

Por Jorge L. Trujillo


La Biblia no nos dice mucho con respecto a los ángeles y su historia y destino, sin embargo no nos deja en total oscuridad.  Los ángeles son seres creados (Salmos 148: 2-5) y su función principal es la de ‘servir’ a Dios de distintas maneras:En la celebración de la creación del mundo visible (Job 38:7)

La Biblia nos habla de que el infierno fue preparado para “el diablo y sus ángeles” lo cual nos indica que fue establecido con ese propósito especial.  Pero de los ángeles, nada nos dice directamente la Biblia en cuanto a que fueron hechos como seres ‘eternos’ o con ‘vida eterna’ desde su creación.

La Biblia sí nos habla de “ángeles escogidos” (1 Tim. 5:21), lo cual nos indica que hay ángeles “no escogidos” o ‘reprobados’.  Esta declaración parece indicarnos que los ángeles, tal como Adán (y el resto de la humanidad),  también fueron puestos a prueba, algunos fracasaron pecando contra Dios (2 Pet. 2: 4,6) y fueron condenados al infierno eterno al cual serán lanzados después del juicio final sin ninguna oportunidad de redención y salvación mientras que otros (los escogidos) no fallaron y permanecen en estado de santidad eternamente viniendo a ser así la representación de la forma en que seremos los humanos después de la resurrección (Mateo 22:30) en la que seremos hechos semejantes de Cristo.

 




Por Jorge L. Trujillo

¿Es posible que un demonio se materialice, tomando aspecto de un ser humano?


 

  

NO encuentro ninguna referencia bíblica en cuanto a que un demonio tome forma de ser humano.  Los demonios son espíritus al igual que Satanás y actúan en el ámbito espiritual (invisible al ojo natural). Siempre que vemos situaciones donde se habla de demonios en la Biblia se presentan como actuando dentro de aquellos cuerpos los cuales poseyeron (personas, cerdos).  Si los demonios pudiesen tomar forma de humanos o algún otro tipo de forma física, ¿porque entonces buscan posesionar personas o animales para funcionar en ellos? Lo que si la Biblia habla es de hombres verdaderos (no demonios en forma humana) que tienen la agenda de Satanás en su mente, son ministros de Satanás y se presentan como verdaderos ministros del Evangelio para engañar y seducir a los creyentes...

2 Corintios 11:13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, trasfigurándose en apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se transfigura en ángel de luz. 15 Así que, no es mucho si también sus ministros se transfiguran como ministros de justicia; cuyo fin será conforme á sus obras. 

Así que no son demonios en forma de personas sino personas endemoniadas que es muy distinto. 

 

¿Puede Haber Transferencia Demoníaca por Contacto Físico? 

Por Jorge L. Trujillo

  


¿Puede Haber Transferencia de Demonios por Imposición de Manos o por Contacto Sexual? La Biblia dice que los casados son una sola carne; ¿Es posible que en la relación de pareja la esposa o esposo se encuentren a la merced de un demonio, si la pareja está poseída?


La contestación a sus preguntas es NO. Los demonios no pueden ir y venir como quieren. ¿Recuerda la historia del endemoniado Gadareno?  Los demonios quería entrar a los cerdos pero primero tuvieron que pedir permiso a Jesús para poder hacerlo.  Cuando el diablo quiso molestar a Job, tuvo que obtener el permiso divino primero.  Dios cuida sus hijos y no deja que sean atacados por el diablo sino bajo su permiso y control.  Pedro fue ‘zarandeado como trigo’ por el diablo la noche cuando Cristo fue entregado.  Eso solo ocurrió después que le fue dado “permiso” a Satanás para hacerlo.  Por esa razón, por el simple hecho de poner las manos (tocar) a alguien que está endemoniado no puede causar que los demonios se traspasen (o se enganchen, como dice algunos) a otras personas

En cuanto a la relación sexual dentro del matrimonio, hay por lo menos dos razones por las cuales no puede haber una transferencia de demonios.  Primeramente, es necesario entender que cuando una persona viene a Cristo, tal persona es regenerada y habitada por Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo).  Espíritu, Alma y Cuerpo son guardados por Dios para el día de la Redención.  Este "guardar" es activo y permanente y es activado por medio de la FE la cual a su vez es don de Dios a los creyentes.  El creyente es guardado por el poder de Dios por medio de la fe y por lo tanto no puede recibir una transferencia de demonios de parte de su cónyuge inconverso.

1 Pedro 1:1 PEDRO, apóstol de Jesucristo, á los extranjeros esparcidos en Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asia, y en Bithinia, 2 Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sea multiplicada. 3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos ha regenerado en esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 Para una herencia incorruptible, y que no puede contaminarse, ni marchitarse, reservada en los cielos 5 Para nosotros que somos guardados en la virtud de Dios por fe, para alcanzar la salud que está aparejada para ser manifestada en el postrimero tiempo.

Judas 1:1 JUDAS, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, á los llamados, santificados en Dios Padre, y conservados en Jesucristo: 

1 Tesalonicenses 5:22 Apartaos de toda especie de mal. 23 Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 24 Fiel es el que os ha llamado; el cual también lo hará.

La relación sexual del creyente con su pareja debe de continuar aun cuando el cónyuge no sea creyente, porque es un mandamiento de Dios y el no hacerlo es desobediencia. En la relación matrimonial el cuerpo no le pertenece a si mismo sino que le pertenece a la pareja.

1 Corintios 7:1 CUANTO á las cosas de que me escribisteis, bien es al hombre no tocar mujer. 2 Mas á causa de las fornicaciones, cada uno tenga su mujer, y cada una tenga su marido. 3 El marido pague á la mujer la debida benevolencia; y asimismo la mujer al marido. 4 La mujer no tiene potestad de su propio cuerpo, sino el marido: é igualmente tampoco el marido tiene potestad de su propio cuerpo, sino la mujer. 5 No os defraudéis el uno al otro, á no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos en la oración: y volved á juntaros en uno, porque no os tiente Satanás á causa de vuestra incontinencia.

En segundo lugar, la relación del creyente con Dios trae al cónyuge inconverso a una relación "de pacto" con la familia de Dios "los santificados".

1 Corintios 7:10 Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; Mas á los que están juntos en matrimonio, denuncio, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se aparte del marido; 11 Y si se apartare, que se quede sin casar, ó reconcíliese con su marido; y que el marido no despida á su mujer. 12 Y á los demás yo digo, no el Señor: si algún hermano tiene mujer infiel, y ella consiente en habitar con él, no la despida. 13 Y la mujer que tiene marido infiel, y él consiente en habitar con ella, no lo deje. 14 Porque el marido infiel es santificado en la mujer, y la mujer infiel en el marido: pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos; empero ahora son santos.

Dios desea que exista esta relación sexual en el matrimonio y en el caso que uno de los cónyuges sea inconverso, Dios "santifica" a tal persona por causa del creyente y para beneficio tanto del creyente así como los hijos de este matrimonio. Esto no significa que tal persona sea salva, decir tal cosa es una herejía ya que nadie puede salvar a otro vicariamente, solo Cristo. Lo que significa es que la persona entra a una relación de santificación ante Dios y por lo tanto los hijos de la pareja producidos antes o después también vienen a formar parte de la familia de Dios externamente. Entran a una relación especial con Dios. Si la persona incrédula, se arrepiente de sus pecados y cree en Cristo, entonces se convierte en una persona salva, pero si no lo hace, tendrá su parte en la condenación eterna aún cuando su esposa es salva.


¿Cómo se Puede Cerrar una Puerta Espiritual?

-Por Jorge L. Trujillo


El creyente debe de vivir siempre confiado en que Dios esta con el o ella y que nada ni nadie puede mas que Dios. Pero también debe de entender que como creyente esta en lucha contra principados y potestades de los aires. La principal manera de cerrar puertas espirituales es llevando una conducta de acuerdo con la naturaleza del creyentes. Haciendo todo lo contrario a lo mencionado en la pregunta anterior, vestido con "toda" la armadura de Dios con las cuales podremos resistir y estar firmes (Efesios 6:13). Y además siendo lleno del Espíritu Santo (Efesios 5:18-22) Cantando, unidos, orando, alabando a Dios en el corazón, y sometiéndonos los unos a las otros.

Efesios 4:29 Ninguna palabra torpe salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación, para que dé gracia á los oyentes.30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual estáis sellados para el día de la redención.31 Toda amargura, y enojó, é ira, y voces, y maledicencia sea quitada de vosotros, y toda malicia: 32 Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo.

Satanás es un enemigo derrotado pero como nos dice la Biblia no ignoramos sus maquinaciones. Cuando vivimos una vida limpia delante de Dios y apartados del mal y del pecado no tenemos porque temer al diablo. ¡En Cristo somos más que vencedores!