gototopgototop
Conociendo al Verdadero Satanás PDF Imprimir Correo electrónico
Articulos y Ensayos - Temas de Interés

Todo lo que un Recien Convertido debe Saber (Parte II)

Por Rev. Ramón Herrera

El diablo, tal como nos lo han presentado hasta ahora, nos lleva sin ninguna otra alternativa, a declarar que no es más que, una contradicción, un engaño y porque no, hasta un mito. Llegamos a esta sorprendente conclusión, después de un estudio de muchos años, no sólo leyendo muchos libros, pero sobre todo, estudiando con oración y revelación las Sagradas Escrituras, sé a lo que me expongo con ésta tesis que no es enteramente mía, sino más bien es el resultado de investigaciones y consultas con algunos cristianos, que como yo, no están satisfecho con las tradicionales enseñanzas que, sobre el diablo nos han presentado los maestros y teólogos del cristianismo. 

La mente de los seres humanos, basados en el fundamento de la realidad y la verdad, han creado infinidad de objetos para la adoración, de igual manera se han creado un objeto, con el deliberado propósito de culpar por su conducta, especialmente en lo que refiere a sus vicios, pasiones desordenadas, errores y crímenes. Como consecuencia de lo anterior han desfigurado a Jesús llegando al punto de su mistificación en algunos casos a tratarle como a un Buda, Mahoma, a un profeta, maestro, y hasta revolucionario, y por el mismo patrón a Satanás, a quien culpar de todo aquello a lo cual somos responsables, no sólo delante de Dios sino delante de nuestros semejantes 

No hay dudas que en ambos casos hay una distancia enorme entre el mito religioso que ha desfigurado a Satanás y la realidad. El Satanás del mundo, (sea cristiano o no), es un terrible monstruo de maldad, el culpable de cada crimen, de cada mal paso, de todo lo malo, lo inmoral y negativo que sucede en el mundo. El colmo es lo que hemos escuchado miles de veces; que cuando viene un viento recio, por ejemplo, y se rompe una carpa donde se está celebrando una campaña de predicación, enseguida, sin saber lo que se dice, el predicador y la congregación entera culpan a Satanás del desastre; o lo que es lo mismo; para ellos Satanás tiene el poder de crear vientos fuertes capaz de arruinar una campaña. Me gustaría preguntar ¿Si Satanás tuviera ese poder; qué le hizo no haber roto la carpa desde el primer día? ¿Tiene poder Satanás para impedir que se construya un templo? Si esto fuera así ¿no pensarían ustedes que, no habría ni un sólo templo en el mundo? O de lo contrario tenemos que concluir que Satanás es verdaderamente muy estúpido. ¿O No? 

Mientras así nos enseñan, el Satanás que nos presenta la Biblia es la terrible criatura que se atrevió a ofrecer a nuestro Señor Jesucristo la vía del menor esfuerzo para apartarlo de la cruz. Por otro lado el Señor Jesús se ocupa de enseñarnos dónde está el manantial de donde proceden, tanto la inmoralidad como los crímenes. 

“Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias. Las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas éstas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre" (Mr.21:20-23). 

"Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni El tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. (Sgto. 1:13-15).

Sería muy conveniente en este punto dejar aclarado que si utilizamos la palabra inmoral, en el sentido estrecho de la gente, nos quedaríamos sin base alguna para seguir sosteniendo que Satanás provoca a las personas a cometer actos inmorales. Un estudio detallado de todos los ataques de Satanás en contra de Cristo, nos quedaría muy poco para afirmar que él haya tratado de hacer algo que al criterio de los humanos pudieran reprochar o condenar.

Bien pudiera usted preguntarse ahora sobre el caso de Ananías y Safira, miremos al mismo detenidamente y veamos que lección podemos sacar. Este hecho está registrado en Hechos 5:1-11. Como muchas historias y enseñanzas de la Biblia ésta se ha interpretado equivocadamente y por tanto, la enseñanza se pierde. Ananías sin lugar a dudas, no era una mala persona, solamente que se entusiasmó y llevado por las emociones del alma, (así actúan millares de cristianos hoy día), y para seguir la corriente del momento, vendió su propiedad con el fin de dedicar el producto de la misma para la causa de la Iglesia. Es en éste punto donde se le presentó la sugerencia de poner aparte una porción para su uso personal, por su parte, su esposa Safira, que estaba en el asunto mintió para esconderlo, Ananías no habló mentira, sino que actuó tal y como la gente está acostumbrada ha hacer.

Hoy día, Ananías sería un prominente miembro y hasta oficial de algunas de nuestras más prósperas Iglesias; y digo más, en un tiempo de tanto egoísmo y vanidad como el presente, muy pocos de podrían comparar con El, gracias a su desprendimiento. El asunto clave en ésta historia ha escapado a muchos, pues la enseñanza no está dirigida a poner de relieve la maldad de las personas, sino mas bien, la severidad de Dios; así como las sutilezas de las tentaciones de Satanás, que no le tentó para que cometiera un acto vicioso e inmoral, sino solamente ha hacer exactamente lo que él apóstol Pedro le dijo que él tenía todo el derecho de hacer. Ananías no mintió a los hombres sino a Dios, y por esa razón un juicio repentino cayó sobre ellos.

Si Dios estuviera tratando con las personas en estos días de la misma manera, estoy seguro que las funerarias y los cementerios no darían abasto y el asunto sería tema de noticias diarias en todos los medios de comunicación. Si ha pensado en el caso de Judas Iscariote, es oportuno decir que es del todo diferente pues Judas era hijo de perdición y estaba destinado desde antes de la fundación del mundo para tal caso. (Sal. 41:9; Jn.17:17; Mt. 26:24; Mr.14:21; Lu. 22:22; 13:18). Si usted tiene una concordancia, le invito a buscar en el N.T. todos aquellos pasajes en los cuales se menciona a Satanás o al diablo, se llenará de asombro al descubrir cuan pocos hay para dar apoyo a la superstición popular acerca de este tema. Solamente puede hallar tres pasajes que parezcan sugerir que Satanás intente a actos inmorales. (1 Jn. 3:8-10; 1Co.7:5; 1 Ti. 5:15).

En primera de Juan 3:8-10 encontramos algo muy interesante, allí solamente habla el apóstol de que el que practica el pecado es del diablo, esto sugiere la siguiente pregunta ¿Son todos los pecados que la personas cometen, pecados relacionados totalmente con lo inmoral? Naturalmente, la respuesta es NO; pues la escritura registra ésta gran verdad: " que peca todo aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace". La relación es solamente ésta, de que el diablo peca desde el principio. Esto sugiere otra pregunta. ¿De qué principio?, naturalmente que no se refiere a cuando fue creado, pues, Dios no lo creó de esa manera, sino desde el mismo momento que decidió oponerse a Dios. Esta realidad es de vital importancia pues, de ella depende que podamos entender todo lo relacionado con el diablo.

Un estudio cuidadoso de la tentación a que fue sometido nuestro Señor Jesucristo y que se encuentra registrada en Mateo 4:1-11 y Lucas 4:1-13, no encontramos ninguna indicación de que la cuestión moral estuvo en juego, la razón entre otras, es, que nuestro Señor fue concebido sin pecado por obra y gracia del Espíritu Santo y, naturalmente tanto su cuerpo como su alma eran sin pecado.

Naturalmente el intento del diablo fue sólo uno, apartarle del camino de la cruz como hemos expuesto anteriormente de este estudio. En íntima relación podemos ver, y sin temor a equivocarnos, que ésta razón y no otra fue lo que llevo al Señor Jesucristo a tratar tan duramente al apóstol Pedro cuando llamó a su confesión, más que a su persona, Satanás, cuando expresó en Mateo 16:23 " Pero él volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! me eres tropiezo porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres"

Añadiendo a esta poderosa verdad es oportuno considerar el caso de Job, quien al igual que en el caso de Pedro el diablo intentaba destruir su fe, ello se desprende de la palabra de Lucas 22:31-32: "Dijo también el Señor: Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que TU FE NO FALTE; y una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. A su vez Pedro nos escribe en su primera epístola capítulo 5:8-9 "Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda al rededor buscando a quien devorar; al cual resistid FIRME EN LA FE, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo".

Si estudiamos la parábola del trigo y la cizaña, es el diablo el que la siembra, Mateo 13:36-43; y en la parábola del Sembrador, Mateo 13:1-10, observamos que el trabajo del diablo es quitar la semilla de la Palabra de Dios en los corazones de aquellos que la oyen "para que no crean y se salven" Por otro lado si Elimas, el hechicero fue llamado hijo del diablo fue debido a que trató de apartar de la fe al pro-cónsul: Hechos 13:8-10. La diferencia básica está en la verdad bíblica escondida para muchos de que comenzando con Caín y Abel, y que, corre por toda la Biblia, que hay dos simientes (Gé. 3:15). La simiente de Dios y la simiente de Satanás. La simiente del diablo no tiene fe pues, es un don de Dios; y es lógico que solamente los predestinados para salvación desde antes de la fundación del mundo sea personas de fe. (Ef. 1:4-10; Ro.4:16).

Echando una mirada a otro aspecto, encontramos dos pasajes que indican su imperio de la muerte. Hebreos 2:14: "Así, que por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, El también participó de los mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo" (Judas 9) "Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición sobre él, sino que dijo el Señor te reprenda", en este último pasaje nos habla de su demanda de derecho sobre el cuerpo de Moisés, además, sería bueno examinar dos pasajes que nos indican su poder para infligir enfermedades y dolor, Lucas 13:16 " Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

Hechos 10:38, " Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él".

En Apocalipsis 12:9 recibe el nombre del engañador, el cuál engaña al mundo entero. Además en Apocalipsis 20:10 se le presenta como el promotor de la gran lucha del futuro, lucha entre la fe de Dios y la negación de Dios; como éstos pasajes hay muchos en las Sagradas Escrituras que nos muestran el odio de Satanás contra Dios y su pueblo (la Iglesia), sin embargo, surge la pregunta que nos impulsa a escribir este pequeño libro ¿Si el diablo fuera el obsceno monstruo pintado por la tradición cristiana ¿ cómo es posible que la Biblia guarda silencio acerca de este tema?

Afirmamos que en su lucha y engaños frente a las personas, el Satanás descrito por las Sagradas Escrituras es el enemigo no tanto de la moral sino de la fe. Con estos argumentos sólidos basados en la enseñanza de Biblia y no en teorías y suposiciones con el propósito de complacer a la tradición y a los lectores, podemos ahora muy bien ir al estudio de 1 Timoteo 5:15 y leeremos el mismo a la luz del versículo 12, significando que el apartarse en pos de Satanás significa haber quebrantado su primera fe, la cual no es más que la fidelidad de la mujer de la a su difunto marido, lo contrario a esto chocaría con la enseñanza de Pablo en el versículo 14 del mismo capítulo, por tanto este pasaje del 11 al 13 nos da sus razones para la orden que dio a la Iglesia de Corinto en su primera carta en el capítulo 7 y el versículo 5; este pasaje tiene que explicarse de acuerdo o en relación con la norma bíblica de la vida espiritual y la enseñanza bíblica sobre las tentaciones satánicas, lo cual, indica que cualquier alejamiento de nuestra intima relación con Cristo pueden dar ocasiones al diablo para sus ataques tratando de debilitar o corromper la fe del cristiano.

Es apropiado ahora comentar el pasaje de Juan 8:44, una traducción literal del original leería así: hablar una mentira, siendo ésta una traducción incorrecta en nuestro idioma pues, la forma correcta sería decir una mentira. Esto nos indica que las palabras se refieren o a una mentira determinada o en un sentido abstracto a todo lo que es falso. Este pasaje no es abstracto en su forma, lo que está a la vista es un caso concreto, despejándose todo asunto gramatical quedando bien claro la relación entre Satanás el mentiroso y Satanás el homicida, él no es el instigador de todos los asesinatos sino del asesinato de Cristo, el no es el padre de las mentiras, sino el padre de la mentira, de la cual el asesinato es la consecuencia natural.

Otro pasaje que queremos estudiar aunque sea brevemente, es Romanos 1:25 "Ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira honrando y dando culto a las criaturas antes que el creador, el cual es bendito por los siglos. Amén". Nuevamente aquí encontramos ambas palabras verdad y mentira, no tengo dudas de que el artículo usado en las dos palabras ésta en un sentido abstracto, mientras tanto en Apocalipsis 21:27 y 22:15, la palabra mentira está escrita sin el artículo, pero en 2 Tesalonicenses 2:11 es otra vez la mentira la mentira de Juan 8:44. Este inicuo que se ha de manifestar es visto como

“cuya venida es mediante la operación de Satanás con todo poder y milagros mentirosos"

Es absolutamente normal que Dios no incite a las personas a decir mentiras, así como a creer mentiras, sin embargo aquellos que están destinados a la perdición eterna la Escritura dice que Dios les envía un poder engañoso para que crean en la mentira. Debido a su posición de reprobados, llenos de ceguera espiritual les está impedido aceptar al Cristo de Dios, pero aceptarán al Cristo de la humanidad, que no es otro que Satanás hecho carne Romanos 9:21-24 "¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?. Y que si Dios queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que El preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado no sólo de los judíos sino también de los gentiles".

Toca el turno ahora, echar una mirada al Antiguo Testamento. ¿Si la creencia popular de que Satanás incita a las personas a actos inmorales, cómo es posible que no se halle ni una sola palabra sobre este asunto en toda esa porción Bíblica?. A lo largo de los 39 libros del Antiguo Testamento, se menciona a Satanás en tres pasajes, el primero en Génesis, que describe la caída de la raza, y es la única intención del tentador, separar a las personas de Dios. En el engaño a nuestros padres Adán y Eva, tomó una posición de gran benefactor, sembrando la semilla de la desconfianza. En el siguiente pasaje de describe su atentado contra Job. Aquí también la intención de Satanás, era llevar al Patriarca a dudar de la bondad de Dios.

El tercer pasaje que nos ocupa está registrado en Zacarías 3:1.2 y se relaciona con el misterioso incidente en que él intentaba estorbar al Sumo Sacerdote Josué en el cumplimiento de su sagrado oficio, no encuentro en ninguno de los tres pasajes ninguna invitación a cometer actos inmorales, sino en el asunto prioritario en que Satanás está enfocado en atacar la fe de los hijos de Dios. Debo enfatizar en esta exposición la arraigada crecía de los creyentes de que todos y cada uno de los hechos malvados, especialmente los más graves o que generan graves consecuencias, se deben a la influencia de Satanás.

Si meditamos profundamente con una mente desprovista de prejuicios y renunciamos a la hábil programación religiosa a que hemos sido sometidos desde la niñez estoy seguro de que encontraremos una gran dificultad para seguir sosteniendo esa descabellada tesis. Muchos creyentes se han quedado perplejos y angustiados cuando advierten la gran multitud de personas que pecan de ese modo y no son solamente aquellos que carecen de principios cristianos o los que viven en los más empobrecidos barrios bajos de nuestras grandes ciudades, sino en las naciones llenas de riquezas y cultura, entre los más usados por Dios, los más conocidos y connotados ministros y líderes religiosos; personas llenas de ricas experiencias espirituales, pero que son arrastradas a prácticas que nos dejan casi sin poder pensar, ni que hacer.

Estos casos no son del dominio de Satanás en ningún sentido especial, al contrario de lo que supone la mayoría, si el vicio y el crimen son señales de su poder y presencia, hay muchos países que tendrían que reclamar mayor presencia de Satanás que otros. Cuando investigamos y analizamos las noticias que nos llegan de áreas donde el paganismo campea por sus respetos, la tremenda relación de vicios, de crueldades, de injusticias, son una evidencia de que allí el diablo tiene que estar muy ocupado con los cristianos; aquí surge un gran asunto que hay que resolver; si la mayoría de los millones y millones de seres humanos de nuestro planeta se hallan bajo la influencia del diablo en forma personal, esto nos lleva a aceptar que tiene que estar familiarizado con la vida, las costumbres y las circunstancias que rodea a cada persona. Si esto es así, tenemos que concluir de que en la práctica, Satanás no solo es Omnipotente, sino Omnisciente. ¿Podemos pues, atribuirle o adjudicarle a él, estos atributos que pertenecen solamente a Dios?

Todo lo relacionado al mundo espiritual, toda creencia relacionada con el mismo, tiene que estar basada y cimentada en la revelación que Dios nos ha dado de lo contario es meramente una superstición; esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la enseñanza de la Biblia sobre éste asunto? No hay dudas de que uno de los pasajes de la Biblia más apropiados para ello es el que encontramos en Romanos 1:25-28. Un estudios cuidadoso y minucioso de éste pasaje nos lleva a la conclusión, de que si Satanás fuera el responsable de las inmoralidades más bajas de las personas, ¿Cómo es que un pasaje de esta naturaleza no contenga ninguna alusión a tal hecho? Al contrario, las palabras de Pablo son claras y precisas "Dios los entregó", la naturaleza corrompida alienación con Dios da cuenta de su propia depravación, y a manera de aclaración, no es solo la depravación de los réprobos la que aquí es expone, pues si no se necesita un diablo para dar cuenta o razón de las depravaciones del mundo, entonces se nos ocurre preguntar ¿Por qué apelar al mundo de lo sobrenatural (el diablo) para poder explicar los vicios e injusticias de los cristianos. Tomar este atajo tan fácil es no solo es antifilosófico sino anti escritural. Después de un enfoque como el anterior surge una pregunta y hay que contestarla: ¿Qué razón tendría Satanás para tentar al hombre de esta manera?

Esa forma de actuar sería lógica si su poder sobre las personas dependiera de que los mismos vivieran viciosamente, pero no hay dudas que la Biblia no respalda ésta sugerencia. Algunos de los que están bajo su dominio son esclavos del vicio, pero otros son fanáticos religiosos de carácter y vidas intachables, dirigentes dentro del cristianismo, tal como lo fueron en el tiempo de Cristo, y a quienes etiquetó como "hijos del diablo" o como dice en Mateo 21:31 " De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante en el reino de Dios". No es que la inmoralidad sea un pasaporte para ir al cielo, así como que los tales sean objeto exclusivo del amor de Dios, todo la contrario la inmoralidad y la vida viciosa es el camino más corto a la destrucción espiritual, pero al mismo tiempo aunque parezca paradójico es ésta condición la que trae a la personas la esperanza de salvación, pues allí precisamente es donde el Salvador busca a los perdidos, ya que el " Vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. Lo cual confirma Pablo con su declaración: " Donde abundó el pecado sobreabundó la gracia". El santo," el intachable", es el que da gracias a Dios por no ser como las demás personas, éste se halla por entero al lado del diablo, al tiempo que sí se viera tentado al pecado abierto, a los vicios, las acciones más terribles, muy bien pudiera recibir el llamado de Dios para salvación siempre y cuando hubiera sido escogido para ello.

Por otra parte que sencillo sería todo si la moralidad fuera una marca distintiva de los regenerados y la inmoralidad una marca distintiva del resto de la humanidad; pero como todos sabemos no es el vicio en ninguna manera el sello inequívoco de la obra del diablo, la Biblia por el contrario nos enseña según 2 Timoteo 3:3 que: " apariencia de piedad es una de sus estraguemos". La historia y la experiencia nos enseña que entre los enemigos más terribles de Cristo y aquellos, más peligrosos, no sólo de El sino de su iglesia, ha habido y hay personas que viven vidas rectas y justas, que predican santidad, lo cual no nos debe asombrar pues Pablo nos lo dice en 2 Corintios 11:14,15. "Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que. No es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras"

Tengo que insistir afirmando que no es en el dominio de la moral donde podemos ver la influencia de Adán sino todo lo contrario, del Adán pecador cuyo pecado nos ha sido imputado, dando como resultado una raza caída, y es precisamente Satanás el que la hundió, en vista de lo cual, es natural de que él sea capaz de influenciar en la corrientes principales del pensamiento y las acciones de las personas en relación con las cosas espirituales. Por tanto, no es nada para asombrase que pueda, y de hecho lo hace, controlar la religión humanista.

Todo lo expuesto anteriormente, puede provocar dudas y rechazos de la mayoría de los creyentes, pero me gustaría entonces, emplazarlos a que nos muestren Escrituras que prueben lo contrario; no estamos negando, sería absurdo, que el diablo actúa sobre las personas en todas las áreas, pero las Escrituras, nos indican que éstas cosas son excepcionales. La advertencia a los apóstoles de que Satanás los había pedido, aunque estaba dirigida a Pedro, no hay dudas que los incluía a todos, y como es natural estamos seguros que, el intentó hacer caer a todos aquellos que despuntaban como líderes del cristianismo, por lo cual, el más humilde de los discípulos no puede sentirse inmune frente a los ataques de Satanás, bien dijo Pedro en su primera epístola Capítulo 5:8. “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. Es lógico que un león que anda al asecho no se detendrá frente a la más débil presa, y esto explica los conflictos que ponen a prueba la fe, incluso de los más humildes cristiano, pues todos estamos cubiertos del mismo material, la carne, un cuerpo caído y pecador que por no estar redimido conspira y batalla con el nombre de diablo en todo momento, tiempo y hora, contra el espíritu resucitado, la nueva creación que es el nacido de nuevo, el hijo de Dios.

La antigua clasificación de "el mundo, la carne y el diablo", es verdadera. Y nuestra lucha no es contra carne ni sangre. En la esfera de la carne, nuestra seguridad reside en la huida. Pero es imposible huir de Satanás. Pablo nos aconseja: "Huye de los deseos juveniles" pero en cambio Santiago nos dice: "Resistid al diablo, y huirá de vosotros". Esta es la distinción claramente marcada en las Escrituras. Las más bajas " concupiscencias de la carne", se hallan enteramente bajo el control de las personas, a no ser que de cierto esté enervado por una indulgencia viciosa. Pero para las más fuertes y santas personas "toda la armadura de Dios" es la única defensa contra los ataques de Satanás.

Sin lugar a dudas ésta es la distinción que está claramente marcada en las Escrituras: La concupiscencia de la carne se halla totalmente bajo el control de las personas, si ésta reconoce su posición en Cristo y la autoridad espiritual que está en El, basada en el hecho de que estamos en Cristo y Cristo está en nosotros a través del Espíritu, y tenemos y somos lo que Dios dice que tenemos y somos. Hemos discutido sobre los métodos e intenciones del diablo, pero es oportuno aclarar que ninguna persona puede ser enfática en cuanto al hecho de que él puede utilizar los medios más abyectos para atacar a un ministro del Señor, hay demasiados casos en la historia, y así ensuciar su testimonio, y de esa manera inutilizar su vida y obra para Dios delante de las personas. Pero ello no da pie para afirmar enfáticamente que su trabajo es el de tentar con todo tipo de pecados que nos muestra hasta la saciedad cuan débiles somos, sino todo lo contario, que nos apega a una moralidad religiosa con la que se dispone a atacar nuestra dependencia en Dios, ya que el pecado humilla al cristiano, pero tanto la religión como el legalismo fortalecen su propia estimación y como bien dice Pablo en 1 Timoteo 3: 6,7: "La soberbia es el lazo del diablo y no la humildad" (Paráfrasis).

Las "doctrinas de demonios" contra las cuales se nos advierte en "los postreros días", no son incitaciones al vicio, sino todo lo contario a una moralidad más exigente y a una forma exterior de piedad y santidad. Sabemos que hay espíritus inmundos y ciertas demostraciones anormales de depravación, que no hay dudas en cuanto a que pueden ser posiciones demoníacas; pero esto es algo totalmente distinto a las tentaciones de Satanás

Un vistazo es necesario en este punto, a la abiertas inmoralidades de algunos de los convertidos y miembros de la Iglesia en Corinto, que por cierto, no suscitaron en Pablo ninguna sospecha de que fueron el resultado de una influencia de Satanás, más bien, sí leemos los versículos del uno al cinco del capítulo cinco de la primera carta a los corintios, y aunque nos moleste, el Apóstol lo menciona como un medio de restauración de aquellos que habían pecado. Advirtiéndole en la segunda carta, en el capítulo dos versículo once, de esta manera: " para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones"; con el propósito de que entendieran de que el celo de ellos, se mostrase limpios les traicionó, con el resentimiento que tenían en contra de los que habían pecado; y su advertencia adicional que encontramos en los versículos tres y cuatro del capítulo once; lo presenta como la llegada de falsos maestros que predicaban a otro Jesús: " Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis".

Consideremos ahora un pasaje que para algunos pudiera ser utilizado como refutación a todo lo enseñado anteriormente. " Y El os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de a potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijo de ira, lo mismo que los demás" (Ef.2:1-3). Si usted estudia este pasaje, con el lente religioso tradicional del mito que se ha tejido acerca de Satanás, le diré, ha pedido completamente la verdadera enseñanza que nos da éste hermoso pasaje. En primer lugar, la vida de toda persona regenerada o no, así esté marcada por el vicio más indecente o la más elevada moral no hay ninguna duda que es como dice Apóstol Pablo "conforme al espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia" y el mismo Pablo nos lo confirma con su propia vida y testimonio; cuando era un perseguidor de los creyentes, su vida era pura, religiosa, intachable, una vez convertido en el gran Apóstol de los gentiles también su vida sigue siendo, pura, recta, e intachable, y con todo y eso él se incluye en la lista; " todos hemos andado conforme al príncipe de la potestad del aire, conforme a las corrientes de ;este mundo" , porque Satanás es "el príncipe de éste mundo" (Jn. 14:30; 16:11; 2 Co. 4:4).

Lejos de implicar que nuestros delitos y pecados se debían a una incitación sobrenatural, declara que son totalmente naturales y humanos. Los gentiles a quien escribía el Apóstol, no hacían otra cosa que: "hacer la voluntad de la carne" y el judío fanático y religioso: "la voluntad de los pensamientos". Estos términos tienen que ser entendidos, la inmoralidad y el pecado no se pueden intercambiar, pues mientras el primero se refiere a una norma arbitraria humana de lo recto, el segundo es una norma total y absolutamente divina, pues la esencia del pecado es la transgresión de la ley de Dios. Los resultados del pecado de Adán han situado a las personas en oposición a la voluntad de Dios y el resultado bien lo expresa el Apóstol Pablo: " Por cuanto los designios de LA CARNE son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden"(Ro. 8:7).

Nuestra naturaleza caída ha quedado sujeta a su propia ley de gravedad, y así, como una persona no puede ascender a las nubes por su propio esfuerzo, un pecador no regenerado no puede volverse a Dios; veamos la manera en que Pablo lo expresa: " Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aún estando nosotros en pecado, nos dio vida juntamente con Cristo, (por gracias sois salvos) (Ef. 2:4-5).

A manera de conclusión, señalaremos que el cristiano que estudie las profecías con una mente libre de las enseñanzas erróneas que han recibido acerca de Satanás, estoy seguro que encontrará nuevos significados en las profecía que tienen que ver con esto "postreros días". En la tentación a Cristo todo lo que Satanás pretendió fue, que Cristo se desprendiera de su autoridad, lo que podemos notar por las palabras que utilizó: " Y le dijo el diablo: a ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy" (Lc. 4:6). Sin embargo el creyente ha sido enseñado a dar gloria y el poder solamente a Dios, es por ello que en un último y gran esfuerzo Satanás pretendiera ser divino, según lo presenta Pablo: " el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios, como Dios haciéndose pasar por Dios" (2 Ts.2:4).

Mientras tanto la mentira será acreditada con "todo poder, señales y milagros mentirosos". Por lo cual lo que se ha llamado milenio no es otra cosa que la falsificación del hombre de pecado, marcado por el hecho de que el diablo le cederá su trono y autoridad según 2 Tesalonicenses 2:9 y Revelación 13. Esto ha conducido a pensar que su gobierno estará marcado por orgías licenciosas, vicios, violencia y concupiscencias, pero nos preguntamos en este punto ¿Cómo es que el mundo le reconocerá como el Mesías? y que si esto fuera posible engañaría aún a los escogidos, (Mt. 24:24). Si leemos estas palabras con el verdadero conocimiento de quién es y como obra Satanás entonces estas palabras del Señor, contienen advertencias de máximo cuidado aún para el día de hoy, pero leídas y enseñadas a la luz falsa del Satanás de la religión resultan un enigma muy difícil de comprender.

Finalmente compartiremos un pasaje que no podía faltar y que reservamos para el cierre de este folleto. "Porque es necesario que todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según haya hecho mientras estaba en el CUERPO, sea bueno o sea malo" (2 Co. 5:10), me gustaría que estudies con calma desde el versículo uno de este capítulo y te será fácil entender el versículo 10, que es el resumen de lo enseñado por el Apóstol Pablo sobre el tema del cuerpo.


(Las citas bíblicas son tomadas de la Biblia de Las Américas)

Escrito: Septiembre 1986

Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus, Sola Scriptura, Soli Deo Gloria

Ministerio
"En Línea con la Palabra"
Rev. Ramón Herrera
Pastor-Maestro

Miami, Florida USA   E-Mail:
Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 
Joomla School Templates by Joomlashack