Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christ's - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

     

 

“El Camino hacia la Cruz”

Parte I: 
“Con Rumbo a Jerusalén”

-por Jorge L. Trujillo

Hace unos meses atrás, cerca de la época navideña, hablamos del nacimiento de Cristo y celebramos con alegría el nacimiento del redentor.  Los anuncios de los ángeles y los acontecimientos alrededor del nacimiento de Cristo nos indicaban con claridad el propósito de su venida:

“Y llamarás Su nombre es Jesús porque el salvará su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21)

“Os ha nacido hoy en la ciudad de David un salvador que es Cristo el Señor” (Lucas 2:11)

3.      El profeta Simeón dijo Porque han visto mis ojos tu salvación” (Lucas 2:30)

De cierto modo, el camino de Jesús hacia la cruz comenzó en el cielo cuando fue enviado por Dios el Padre.  Jesucristo estaba seguro y consciente de esta realidad por lo cual decía “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.” (Juan 6:38).

Jesucristo comenzó su ministerio público alrededor de los 30 años de edad y estuvo predicando por las distintas regiones y ciudades de Israel por espacio de tres años y medio.  Su vida fue distinguida por las enseñanzas y por los milagros y sanidades que hacía al mismo tiempo que anunciaba arrepentimiento y fe porque “el reino de los cielos se ha acercado”.  Jesús hizo nueve viajes misioneros a través de Israel y algunas ciudades circunvecinas.  En su noveno y último viaje se dispuso ir a Jerusalén donde después de llegar, emprendió su marcha directa hacia la cruz del calvario donde fue crucificado. Después de predicar por todo Israel y haberse alejado a propósito de la capital, Jerusalén, hubo un punto donde Jesús sabía que el momento de su muerte había llegado y dice la Biblia lo siguiente:

Mateo 16:21 Desde aquel tiempo comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

Dentro de unas semanas estaremos recordando aquel momento cuando Jesús fue llevado a la cruz del calvario y crucificado.  Es lo que conocemos como la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor.  Por medio de esta nueva serie de estudios vamos a escudriñar la Biblia para ver los acontecimientos en orden cronológicos de la vida de Jesús desde el momento que se propone volver a Jerusalén.

Primer Estudio: “Con Rumbo a Jerusalén”

Algunos acontecimientos de Jesús mientras iba a Jerusalén:

1.      Enseña Sobre la oración: (Lucas 18:1-14)

2.      Enseña Sobre el Divorcio: (Mateo 19:1-12; Marcos 10:1-12)

3.      Enseña Sobre los niños y el reino: (Mateo 19:13-15; Marcos 10:13-16; Lucas 18:15-17)

4.      Enseña Las Riquezas y el Reino: (Mateo 19:16-30; Marcos 10:17-31; Lucas 18:18-30)

5.      Enseña Los obreros y la viña: (Mateo 20:1-16)

6.      Predice Su resurrección: (Mateo 20:17-19; marcos 10:32-34; Lucas 18:31-34)

Mateo 20:17-19 Y subiendo Jesús a Jerusalén, tomó a sus doce discípulos aparte en el camino, y les dijo: 18 He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los príncipes de los sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; 19 y le entregarán a los gentiles para ser escarnecido, azotado, y crucificado, mas al tercer día resucitará.

7.      Advertencia contra el orgullo ambicioso: (Mateo 20:20-28; Marcos 10:35-45)

8.      Sanidad del ciego Bartimeo: (Mateo 20:29-30; Marcos 10:46-52; Lucas 18:35-43)

9.      Salvación de Zaqueo: (Lucas 19:1-10)

10.  Enseña la Parábola sobre la responsabilidad mientras el reino tarda: (Lucas 19:11-28)

¡A enfrentar la cruz!

No sé cuántos de nosotros estaríamos dispuestos a ir a un lugar donde sabemos que vamos morir.  Es muy probable que el rumbo que tomemos sea totalmente contrario y nos iríamos lo más lejos posible.   Con Jesús no fue así.   Jesucristo sabiendo cual sería su fin, pero entendiendo que este era el plan de Dios para su vida y que para eso mismo había venido al mundo, se propuso volver a Jerusalén para

Lucas 9:51 Y aconteció, que cumpliéndose el tiempo en que había de ser recibido arriba, Él afirmó su rostro para ir a Jerusalén.

Jesucristo sabía que había de morir y en varias ocasiones les había anunciado a sus discípulos lo que le acontecería en Jerusalén, pero ellos no entendían las palabras porque estaban veladas a su entendimiento:

Lucas 9:43-45  Y todos estaban admirados de la grandeza de Dios. Mientras todos se maravillaban de todas las cosas que hacía, Jesús dijo a sus discípulos: 44  Haced que estas palabras penetren en vuestros oídos, porque el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres. 45  Pero ellos no entendían estas palabras, y les estaban veladas para que no las comprendieran; y temían preguntarle acerca de ellas.

 

“Enseñanzas Importantes”

1.     Debemos tener clara cuál es nuestra misión y nuestro propósito:

a.      Mateo 16:21  Desde aquel tiempo comenzó Jesús á declarar á sus discípulos que le convenía ir á Jerusalén, y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

b.      Mateo 20:28 como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

c.      Lucas 13:32  Y El les dijo: Id y decidle a ese zorro: "Yo expulso demonios, y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día cumplo mi propósito."

d.      Juan 16:7  Pero yo os digo la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré.

2.     Debemos tener compromiso (firmeza) con nuestra misión

a.      Isaías 26:3  Al de firme propósito guardarás en perfecta paz, porque en ti confía.

b.      Isaías 50:7  Porque el Señor Jehová me ayudará; por tanto no me avergoncé: por eso puse mi rostro como un pedernal, y sé que no seré avergonzado

c.      Lucas 9:51 Y aconteció, que cumpliéndose el tiempo en que había de ser recibido arriba, Él afirmó su rostro para ir a Jerusalén.

3.     Debemos entender “el tiempo” de nuestro llamado

Jesús sabía, no solamente ‘el tiempo’ cuando comenzó su ministerio, sino que también sabía el tiempo cuando este terminaba.  Hay tiempo para todo, tiempo de empezar a trabajar, tiempo de trabajar, y tiempo de terminar de trabajar. (Eclesiastés 7). Nosotros también debemos saber cuáles son nuestros tiempos.

a.      Juan 7:8  Vosotros subid á esta fiesta; yo no subo aún á esta fiesta, porque mi tiempo aun no es cumplido.

b.      Juan 7:30 Entonces procuraban prenderle; mas ninguno puso mano sobre Él, porque aún no había llegado su hora.

c.      Juan 8:20 Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el templo; y nadie le prendió; porque aún no había llegado su hora.

d.      Lucas 9:51  Y aconteció que, como se cumplió el tiempo en que había de ser recibido arriba, él afirmó su rostro para ir á Jerusalén.

e.      Juan 12:23 Entonces Jesús les respondió, diciendo: Ha llegado la hora en que el Hijo del Hombre ha de ser glorificado.

f.       Juan 13:1 Y antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

4.     No podemos permitir ser distraídos ni acobardados de nuestra misión

a.     Lucas 9:53  Mas no le recibieron, porque era su traza de ir á Jerusalén

b.      Mateo 16:21  Desde entonces Jesucristo comenzó a declarar a sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas de parte de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día. 22  Y tomándole aparte, Pedro comenzó a reprenderle, diciendo: ¡No lo permita Dios, Señor! Eso nunca te acontecerá. 23  Pero volviéndose El, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás! Me eres piedra de tropiezo; porque no estás pensando en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

 

c.      Hechos 21: 10-15 Pablo no se intimidó en ir a Jerusalén aun cuando sabía que sería encarcelado por los judíos.

d.      Marcos 10:32  Y estaban en el camino subiendo á Jerusalén; y Jesús iba delante de ellos, y se espantaban, y le seguían con miedo: entonces volviendo á tomar á los doce aparte, les comenzó á decir las cosas que le habían de acontecer:

5.     Debemos confiar que Dios cumple sus promesas

a.     Marcos 10:33  He aquí subimos á Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado á los príncipes de los sacerdotes, y á los escribas, y le condenarán á muerte, y le entregarán á los Gentiles: 34  Y le escarnecerán, y le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará.

b.     Job 19:25  Yo sé que mi Redentor vive, y al final se levantará sobre el polvo. 26  Y después de deshecha mi piel, aun en mi carne veré a Dios

c.      Salmo 23:6  Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida: Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

Conclusión

Nosotros como creyentes y seguidores de Jesús tenemos mucho que aprender de el, particularmente su forma de proceder.  Jesús tenía muy claro en su mente cual era su misión y propósito.  A veces es fácil perder el sentido de dirección y propósito de Dios en nuestra vida.  Nosotros debemos ser gente con propósito, sabiendo que es lo que queremos en la vida, de dónde venimos, que hacemos y a donde vamos.  A veces algunos querrán sacarnos del camino, desviar nuestro propósito, pero tal como Jesús, debemos mantenernos firmes entendiendo “el tiempo” de nuestro llamado y cumplir la voluntad de Dios en nuestro tiempo.

Salmo 138:8  El SEÑOR cumplirá su propósito en mí; eterna, oh SEÑOR, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos.


 


 Copyright/Derechos ©1999-2009 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna, Inc.

http://www.vidaeterna.org

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

Escrito y Predicado: Marzo 22, 2009.

Hit Counter