Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christ's - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

     

 

Y Se Llamará Su Nombre Admirable

-por Jorge L. Trujillo


Isaías 9

 6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.


I.                   La Identidad del Mesías

En la profecía dada por Isaías cerca de 700 años antes del nacimiento de Cristo se hace una referencia la cual ha sido claramente entendida como dirigida a Jesús.  Esta identificación de Jesús con títulos tales como el que consideramos en este pasaje: “Admirable” arrojan luz que nos confirma que Jesús no es otro sino el mismo Dios encarnado.  Estas cosas como es de entenderse son difíciles para el  entendimiento de algunas personas pero muy posibles para Dios y muy creíbles para los que en él confían.  De hecho aunque las religiones paganas tienen entre ellas ciertas declaraciones de dioses que habitaron entre los hombres pero en los casos de tales la idea está mas relacionadas a hombres que llegaron a endiosarse o convertirse en dioses como aquel que escala una montaña hasta llegar a la cúpula y obtener un lugar de renombre. La historia de Cristo no es así.  En Cristo vemos no un hombre convertido en dios sino el Dios verdadero (1 Juan 5:17) convertido en hombre.  No vemos a uno que escala el tope de la gloria sino uno que se despoja de Su gloria y cohabita entre los hombres.  (Juan 17:5; Fil. 2).   Y no solo habita entre los hombres sino que se relaciona con lo más vil y despreciado de ellos hasta convertirse en un varón “despreciado y desechado entre los hombres... menospreciado”.   

Idea ajena al pensamiento humano

La idea de Dios condescendiendo con lo mas bajo de los hombres es ajena al pensamiento humano especialmente del ser “no-regenerado” el cual desea y procura para sí mismo “glorias” y lugares prominentes y de reconocimiento más no así Cristo. Por eso dijo Pablo “grande es el misterio de la piedad, Dios manifestado en carne” (1 Tim. 3:16).  El titulo adscrito a Jesús en Hebreo es peh'-leh (pele) y es utilizado para referirse a las cosas “maravillosas” o “supernaturales” tales como los portentos obrados por Dios en el Antiguo Testamento.  Por medio de esos portentos y “maravillas” Dios se hacía visible y manifiesto al mundo. 

Éxodo 15:11

¿Quién como tú, oh Jehová, entre los dioses? ¿Quién como tú, magnífico en santidad, Terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios?

Salmos 77:14

Tú eres el Dios que hace maravillas;  Hiciste notorio en los pueblos tu poder.

II.                ¿Cómo Es Jesús Admirable?

Cristo mismo es por lo tanto identificado como aquella “maravilla” (admirable) porque podríamos decir que Cristo es “la maravilla de Dios en persona” – “el hombre maravilla”.  No solamente es Cristo la más grande “maravilla de Dios” sino que es Él mismo quien ha hecho y haría “maravillas” en el pueblo.  No podemos dejar de recordar el pasaje tan interesante cuando Manoa el padre de Sansón recibió una visita de un ser angelical al preguntarle el hombre la contestación que le fue dada fue una respuesta ¿Porque me preguntas mi nombre no ves que es “admirable”?

Jueces 13

15 Entonces Manoa dijo al ángel de Jehová: Te ruego nos permitas detenerte, y te prepararemos un cabrito. 16 Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: Aunque me detengas, no comeré de tu pan; mas si quieres hacer holocausto, ofrécelo a Jehová. Y no sabía Manoa que aquél fuese ángel de Jehová. 17 Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? 18 Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable? 19 Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer. 20 Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra. 21 Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová.  22 Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto.

Cristo es identificado como “Admirable” lo mismo que le dijo el Ángel de Jehová a Manoa que el era.  Es que solo Dios es admirable y no hay otro fuera de El.  Las maravillas del Cristo encarnado tienen como enfoque mayor la obra de la salvación por medio de la predicación del Evangelio:

Isaías 29

14 por tanto, he aquí que nuevamente excitaré yo la admiración de este pueblo con un prodigio grande y espantoso; porque perecerá la sabiduría de sus sabios, y se desvanecerá la inteligencia de sus entendidos.

Este pasaje nos habla del juicio que Dios traería sobre el pueblo de Israel a consecuencia de sus maldades y pecados, aun aquellos que según ellos “sabiamente” escondían: !!Ay de los que se esconden de Jehová, encubriendo el consejo, y sus obras están en tinieblas, y dicen: ¿Quién nos ve, y quién nos conoce?!”(Is. 26:15).  Interesantemente ese verso es aplicado por el Apóstol Pablo a la obra de Salvación que Cristo hace en el Evangelio:

1 Corintios 1

18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?

Tenemos entonces algo interesante, que Jesús el Cristo es “maravilloso” para con unos en salvación y “maravilloso” para con otros en juicio.  La Escritura contiene una declaración de esta gran verdad que fue escrita por el Apóstol Pedro:

1 Pedro 2

6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.  7 Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; 8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.  9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.

III.             Admirable Consejero

Ya que los otros tres títulos adscritos a Jesús el Mesías son compuestos por dos palabras (Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz), algunos entienden que posiblemente la palabra “admirable” vaya junta con la palabra “consejero” es decir “Maravilloso Consejero”.  Esta idea es muy probable ya que Cristo es un consejero como ningún otro.  Verdaderamente no hay otro consejero como Dios mismo.  El salmista dice:

Salmos 16:7

Bendeciré a Jehová que me aconseja; aun en las noches me enseña mi conciencia.

Consejero es alguien que guía a otros por medio de la palabra ya sea de amonestación, o de exhortación.  Cristo dijo de si mismo: “mis palabras son Espíritu y son Vida”  (  ).  Y también dijo “el que oye mis palabras y las guarda le compararé a un hombre sabio que fundó su casa sobre la roca” (Mateo 7). Así que porque no pensar en Cristo como ese “Maravilloso Consejero” que tal cual lo declaró el Apóstol Pedro dijo “solamente tu tienes  palabras de vida eterna”.  

La Biblia nos relata como el pueblo estaba “admirado” con las enseñanzas de Cristo de manera que los que querían hacerle daño no lo hacían:

 Marcos 11:8

Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina

En el mismo libro de Isaías, en él capitulo 11 encontramos las descripciones del Mesías en donde dice:

Isaías 11

Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. 2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

El hombre Jesús tenía la llenura total del Espíritu Santo en su persona, es más, Pablo nos dice  que “en el habita toda la plenitud de la deidad”.  En la persona de Cristo Dios se ha revelado a los hombres.  “El Espíritu de Jehová reposó sobre el” de manera que en el existe la máxima “sabiduría e inteligencia” para guiar, exhortar y aconsejar. De forma impresionante Pablo nos asegura que en Cristo están “escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento”.  (Col. 2:3). ¡Gloria a Dios!  Meditemos sobre eso, el que se pierde a Cristo se pierde la mayor fuente de sabiduría y conocimiento.  Gracias a Dios por los que hemos podido hallar en Cristo un “Admirable Consejero”.

IV.              ¿A Quién Admiras? ¿Quién Te Aconseja?

Muchas personas tienen admiración por algunos hombres en la tierra.  Algunos siguen admirándose frente a los líderes políticos mientras otros sienten admiración por líderes religiosos como el papa.  Otros se desesperan por seguir evangelistas, apóstoles y profetas.     Algunos siguen ciegamente “al hombre o la mujer de Dios” a donde quiera que va y escuchan todo lo que dice sin evaluarlo a la luz de la Palabra.  Hay cristianos que tristemente poniendo su mirada en hombres se mueven de una congregación a la otra sin más razón sino que se trata de "Pastor X".  Pero solamente aquellos que ponen su fe y admiración en Cristo serán victoriosos.  ¿A quien admira usted hoy? Quizás usted se admire a sí mismo o tenga alguien por quien siente gran devoción pero la Biblia dice que Jesús es “Admirable”.  Otros ponen su esperanza en los hombres y toman consejo de ellos.  Muchos siguen ciegamente las palabras de “lideres” que en vez de llevarles a Cristo y a la verdad, les guían a la mentira y la destrucción.  ¿Quién es tu consejero? Ojalá que usted que recibe este mensaje pueda identificarse con Cristo  único Admirable  Consejero.  Que sea él su guía fiel en todo momento.

Finalmente sabemos que Cristo será “admirable” a nuestros ojos cuando regrese en gloria.  También el apóstol Pablo nos habla de cómo Cristo es admirado por los que le siguen.  En su venida será aun más admirado:

2 Tesalonicenses 1

9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, 10 cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

Pablo nos dice aunque los que no obedecen al Evangelio y persiguen los creyentes han de ser consumidos por el fuego el día de la venida de Cristo, más no así los creyentes quienes podrán contemplar su rostro cuando el venga y sea causa de admiración en ellos: Damos toda la Gloria a Dios por ese Cristo “Admirable Consejero” que “nos ha rescatado de las tinieblas y nos ha trasladado a su luz admirable.

 ¡Amen!

 

Copyright/Derechos ©1999-2005 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna, Inc.

http://www.vidaeterna.org

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al artículo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.

Escrito y Predicado:  12/23/2005
(Reunión de Jóvenes)

Hit Counter