Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christ's - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

 



 

La Fascinación del Preterismo Himeneano:
El Levantamiento de la "Escatología Dispensable"

por Jim West


Un compañero pastor de una congregación Reformada me informa que un visitante reciente a su congregación fue alentado a firmar el libro de visitantes. Cuando el servicio terminó y la congregación despedida, él miró el libro de visitas y notó allí la firma del visitante, seguida por un apéndice muy inusual: su nombre seguido por la palabra "preterista." El visitante pudo haber ahorrado al ministro mucho tiempo de búsqueda en el diccionario el significado de la palabra si hubiera firmado su nombre "Himeneo" en vez de "preterista".

¿Qué es un preterista? ¿Y quién fue Himeneo? La palabra "preterista" es un término gramático que describe lo que es "pasado". Por lo tanto, si nuestra interpretación del Libro de Revelación es que la mayoría, sino todo, el libro ha sido cumplido, seriamos "preteristas". Ó, si nuestra interpretación de los primeros 34 versos de Mateo 24 tuvo su cumplimiento en la venida de Cristo en 70DC, nos subscribiríamos a la interpretación preterista. Ahora, en años recientes, una nueva expresión de preterismo ha emergido que asigna la Segunda Venida ó Parusía de Cristo, la Resurrección general, y el juicio del Gran Trono Blanco al pasado. En otras palabras, no existe ningún evento profético en el futuro. De acuerdo a este escenario, el tiempo ha de continuar en esta bola terrestre por siempre. Tanto el pecado como la tierra son eternos. Al morir, el alma del creyente pasa a la presencia de Dios y el alma del no creyente (se presume) a juicio – ambos han de ser espíritus sin cuerpo por siempre. Los defensores de estas ideas se llaman a sí mismos "preteristas consistes" en contra de los "preteristas inconsistentes", quienes, se reclama, fracasan en encarar las implicaciones de su posición. Los tal-llamados "preteristas consistentes" mantienen que la Segunda Venida de Cristo ocurrió en 70 DC, y que la resurrección ocurrió cuando Israel fue espiritualmente resucitado. Algunos "preteristas consistentes" reclaman aun ser Calvinistas en su soteriología. Consecuentemente, los Cristianos quienes verdaderamente aman las doctrinas de la gracia pueden ser tomados desprevenidos.

Habrá una tentación a tratar los pasados como pasados, para minimizar las colosales diferencias. Esta amalgama-tentación amenaza comprometer los credos históricos de la iglesia, especialmente tan vital enseñanza Cristiana como la resurrección.

La Centralidad de la Resurrección

La doctrina cardinal del el Nuevo Testamento es la resurrección. Pablo nos dice en 1 Corintios 15 que si Cristo no resucitó, nuestra fe es vana, nuestra predicación es vana, y somos los más miserables de todos los hombres. La insistencia de Pablo es que un Cristo muerto no puede salvar y que la iglesia no puede tener comunión con un Cristo quien está todavía en manos de la muerte. Cristo fue levantado de entre los muertos para poder justificarnos (Romanos 4:25.) Más significante, fue por la resurrección de Cristo que Él "fue declarado Hijo de Dios con poder…" (Romanos 1:4)

La resurrección no es solo un anuncio arrasador de la verdad del Cristianismo, sino que es la testigo suprema de la Deidad de Cristo mismo. Si no hay resurrección, no hay Cristianismo. La Escritura aun enseña que la salvación misma es una resurrección (Juan 5:24.) El propósito de la resurrección de Cristo fue para justificar la totalidad del hombre –cuerpo y alma. Aun el nuevo nacimiento es actualmente una metáfora para la resurrección en vez de la resurrección ser una metáfora para el nuevo nacimiento. Nuestra labor también esta basada en la resurrección física de Cristo. Estamos animados a trabajar a causa de la resurrección (1 Corintios 15:58.) Nuestra ética de trabajo no es solo (la proverbial) "Ética de Trabajo Protestante", sino "la Ética de Trabajo de la Resurrección". Por esto abundamos en obras para el Señor. Nuestra misma redención es retratada como la redención de nuestros cuerpos (Romanos 8:23.)

¿Que de Himeneo?

Los "preteristas consistentes" (como ellos caritativamente se definen a sí mismos) manejan la resurrección en una manera que hace paralelo a dos personalidades apostólicas. Nos referimos a Himeneo y Fileto, quienes Pablo nombra en 2 Timoteo 2:17. Estos hombres eran aparentemente miembros de la iglesia (ellos "nombran el nombre de Cristo"—verso 17.) Ellos eran preteristas en cuanto a la resurrección y probablemente preteristas en cuanto a la Segunda Venida de Cristo también. Pablo nos dice en 2 Timoteo 2:18 acerca de su creencia de que "la resurrección ya ha pasado." ¿Cómo podían estos haber recibido algún prestigio en la iglesia?

Para comenzar, ellos sin duda arribaron a esta conclusión algún tiempo después de su profesión de fe en Cristo. Por eso, eran miembros en buena posición de la iglesia. En adición, estos podían haber sido lideres en la iglesia, quizás aun ancianos ó pastores. Aún mas, ¡ellos afirmaban y confesaban la resurrección! La resurrección era un articulo importante de su fe por la que quizás ellos estarían dispuestos a morir. Ellos confesaban con todo su corazón la "Esperanza Bienaventurada" de la Segunda Venida y la promesa de la resurrección. Al ser cuestionados sobre de su posición, ellos argüirían que su fe es la misma fe de toda la iglesia, excepto por su exótica creencia de que la resurrección "ya había pasado".

¿Qué querían decir ellos cuando enseñaban que "la resurrección ya había pasado?" Primero, su error no era el que la resurrección de Cristo era "pasada". El reconocer que la resurrección de Cristo es un evento histórico no es herejía. Si Himeneo hubiera negado que la resurrección de Cristo era pasada, él hubiera sido culpable de una obvia desviación de la verdad Bíblica. El apóstol Pedro proveyó un precedente homilético para sermones futuros al citar el segundo Salmo y su enseñanza acerca de la resurrección de Cristo en "carne" (Hechos 2:31.) Por tanto no pudo haber sido este su error.

Si Himeneo hubiera querido decir que la resurrección del creyente "ya era pasada", estuviera hablando tonterías, pues el mismo había estado resucitado corporalmente. Es posible que estuviera hablando de los individuos quienes fueron resucitados el mismo día que Jesús fue crucificado (Mateo 27:51-53.) Sin embargo, ya que 1 Corintios 15 y otras escrituras sobre la resurrección fueron escritos mucho después de eso, la probabilidad de eso es cero.

La interpretación con el más distintivo sonido de verdad es que él abrazó la idea de que la resurrección espiritual del Cristiano es pasada ó que la resurrección espiritual de Israel es pasada. Por eso él argumentaba que no habría resurrección corporal futura para los creyentes (ó aun de los no creyentes.)

Razones para el Preterismo Himeneano

¿Porque Himeneo y Fileto argumentaban que la resurrección era pasada? La primera razón es que ellos sin duda tenían un baja concepto del cuerpo – a lo mejor pensando que el cuerpo era un tipo de carapacho para lo más importante, el espíritu. Este es el viejo error del Platonismo que enseñó que "el cuerpo era la prisión del alma." Si el cuerpo es la prisión del alma, eso no presentía cosas buenas acerca del cuerpo; tampoco lo hace la visión de alguna resurrección futura de esa ‘prisión". La misma palabra "prisión" es inflamatoria, en tiempos modernos, ¿podríamos preguntar él por qué alguien querría resucitar a Alcatraz para que el mismo pueda ocupar la celda número 25? Así es como ellos veían el cuerpo: como la celda 25. La Escritura enseña que es la tumba lo que es la verdadera prisión – no el cuerpo. La patética visión Griega del cuerpo fue influenciada no solo por el pensamiento Gnóstico el cual despreciaba la materia como mala, sino por la confusión de los usos buenos y siniestros de la palabra "carne" en el Nuevo Testamento (Gálatas 5:19; Hechos 2:30-31). El equivalente moderno de aquellos que desprecian el cuerpo, tal como los monásticos, ó aquellos que maltratan el cuerpo por la falta de alimentos y ejercicios correctos ó sobre-indulgencia, como los glotones y los borrachos. Una expresión antigua de este desprecio del cuerpo es la doctrina de que nuestras almas pre-existieron antes que nuestros cuerpos. La idea aquí es que el cuerpo fue hecho solamente como una casa para la toda-importante alma. Una reciente expresión de desprecio del cuerpo fueron los 39 suicidas en el Rancho Santa Fe quienes querían ser liberados de sus cuerpos para alcanzar "el próximo nivel". Ellos justificaron la salida de sus espíritus al despreciar sus cuerpos como meros "contenedores".

"Consistencia"

La segunda atracción por Himeneanismo es que es ostensiblemente consistente (dada la erronea premisa de que la Segunda Venida de Cristo ya ha ocurrido). La Escritura enseña que la Segunda Venida y la resurrección del cuerpo son eventos simultáneos (1 Corintios 15:23). En este pasaje Pablo escribe, "pero cada uno en su propio orden: Cristo las primicias, después los que son de Cristo en su venida". Si la única venida de Cristo es su venida espiritual en 70 DC, desde luego la resurrección debió haber ocurrido en ese entonces también. Los Himeneanos son por eso compelidos a juntar la Segunda Venida de Cristo al fin de la historia con su venida en 70 DC. Virtualmente todas las "venidas" de cristo en la era del Nuevo Testamento son vistas a través de lentes Himeneanos.

La nueva visión Himeneana es paralela al Himeneanismo de los días de Pablo excepto que sabemos mas acerca de sus detalles. Los nuevos Himeneanos enseñan que la Segunda Venida y el juicio general durante los últimos días. He ahí la declaración frontal que estas doctrinas son verdaderas –pero, una vez mas con la advertencia de que "ya ocurrieron". Algunos Himeneanos aun aciertan que toda la escatología de la Biblia ha sido cumplida y "todo está perfecto" en la era del Nuevo Testamento-- una declaración que exhibe un tinte a Ciencia Cristiana y ingenuidad.

Sobre reacción al Dispensacionalismo

La tercera atracción parte de una sobre reacción al Dispensacionalismo, junto con sus graficas esotéricas y sus dibujos, los cuales incluyen una falsa predicción tras otra. La iglesia ha estado oyendo las voces de Darby, Scofield, Hal Lindsey, Dave Hunt, Ryrie, Jack Van Impe, y Chafer, etc. por mas de 150 años. Considerando que el contraste del Dispensacionalismo es de gráficas elaboradas y escenarios tipo libros de cómicas acerca del futuro, los Himeneanos no tienen ningún tipo de gráficas del todo. Para ellos no hay nada que pensar; toda la profecía es cumplida – no gráficas del todo. La vida es fácil. La Escatología es la más fácil de todas. Ellos miran al futuro y no ven nada. Ellos hablan de toda la profecía como "escatología cumplida". Un escritor Himeneano nos llega a decir que la esperanza de la resurrección es una esperanza "vacía" y una expectación vacía, y que con respecto al futuro el Cristiano, pasa a la próxima página y no hay nada." ¡Asombrosamente los seguidores de Himeneo han escogido combatir la escatología dispensacional con una escatología que desecha la escatología!

Mateo 24

El Sermón de Jesús en el monte de los Olivos en Mateo 24 resalta la interpretación Himeneana versus la verdadera, interpretación preterista. Nuestro Señor completa la primera parte de Su sermón con las famosas "Prueba-Tiempo"—"de cierto, de cierto les digo, esta generación no pasará hasta que todas estas cosas se hayan cumplido." La interpretación preterista ortodoxa es que todo lo que ocurrió antes del verso 34 vio su cumplimiento en esa generación, la generación contemporánea de los Judíos. Sin embargo, los Himeneos, argumentan que aun el verso 36 tiene que ver con 70 DC, cuando Cristo dice, "Pero el día ni la hora ningún hombre lo conoce, ni los ángeles del cielo, solamente mi Padre." Los problemas con esta interpretación son explicados adecuadamente por Marcellus Kik en su Eschatology of Victory [Escatología de Victoria], y el lector es motivado a revisar sus argumentos. Haciendo eco a Kik, afirmamos que "aquel día" designado no se refiere a los días de tribulación para Israel antes de la llegada de los Romanos. La razón es que "aquel día" ya había sido introducido por el Señor mucho antes, tan atrás como el Sermón del Monte. Por ejemplo, el Señor nos dice que no todo el que le dice "Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos", y que "muchos dirán a mí aquel día, Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre? Y ¿en tu nombre echamos fuera demonios? Y ¿en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les contestaré, Nunca os conocí: apartaos de mí obradores de iniquidad" (Mateo 7:21-23). Mas temprano en Mateo, el Señor comparó el juicio de Israel con algunas de las ciudades históricas que fueron notables por su maldad. Cristo predicó, "pero yo digo a vosotros, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón en el día de juicio que para ustedes". Y otra vez, "Será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma en el día de juicio que para ustedes." (verso 22, 24). Cristo ya había dejado claro la terminología de "el día de juicio" en las cabezas de sus discípulos, la cual ellos habrían de haber entendido como incluyendo a Sodoma, Tiro y Sidón en otro día distinto al de 70 D.C. Ciertamente Tiro y Sidón y Sodoma no fueron juzgadas en 70 DC. En el recuento de Mateo del Discurso del Monte de los Olivos, "aquel día" es una referencia explicita al gran día cuando Dios habría de juzgar todas las generaciones pasadas, presentes y futuras. También Pablo, en su sermón a los Griegos en el monte de Marte predico de "un día" cuando Dios juzgaría todos los hombres (Los Atenienses incluidos – no solo los judíos) por medio de aquel hombre quien él había señalado (Hechos 17:31).

El mejor comentario sobre la terminología "aquel día" del verso 36 es tanto que sigue al verso 36 como que fluye del verso 36. Existen un número de parábolas que siguen el verso 36, el Siervo Fiel y el Siervo Malo (24:45-51), las vírgenes prudentes y las vírgenes insensatas (25:1-13), y los talentos (25:14-30). Esta serie de parábolas sobre la Segunda Venida es coronada con la imagen del Hijo del hombre juzgando las naciones "cuando el Hijo del hombre venga en Su gloria, y todos sus santos ángeles con Él, entonces se sentará en su trono de gloria" (25:31). Cuando Él venga "todas las naciones serán reunidas ante él, y Él separará viniendo los unos de los otros, como el pastor divide las ovejas de las cabras" (25:2). La venida de Cristo a juzgar todas las naciones no meramente sigue a Mateo 24:36 en secuencia cronológica, sino que fluye de El.

Interesantemente, tanto los dispensacionalistas como los Himeneanos han adoptado una interpretación de todo-ó-nada: los primeros interpretan virtualmente toda venida de Cristo profetizada en el Nuevo Testamento como la Segunda Venida; y los otros interpretan que toda venida de Cristo fue la venida espiritual de 70 DC. Existen escatólogos dispensacionalistas y escatólogos dispensables.

La "escatología dispensable" de los Himeneanos además dispensa de la resurrección corporal del creyente en la Segunda Venida de Cristo. Comenzando con la premisa de que existe solo una venida de Cristo (70 DC), ellos fuerzan todos los textos-de-parusía dentro de una camiseta de 70 DC. Esto los fuerza a negar la resurrección de la carne y a torcer el significado de 1 Corintios 15. La Escritura enseña que lo que hace la Segunda Venida de Cristo la "esperanza bienaventurada" no es solo una venida física de nuestro Señor. La "bienaventurada esperanza" no está solo atada a la "esperanza de resurrección", sino que es coloreada y definido por la resurrección (1 Cor.. 15:19; Hech. 23:6; 26:6; 2:26; 1 Tes. 4:13ss.) Es solamente a causa de la resurrección del cuerpo que nosotros seremos capaces de ver al Señor y ser arrebatados por el Señor en el aire. Esta era la fe de Martha quien dijo, "Yo sé que él [Lázaro] se levantará otra vez en el día postrero" (Juan 11:24), y la repetida enseñanza de Cristo quien enseñó, "Nadie puede venir a mí a menos que sea traído por el Padre: Y yo le levantaré en el día postrero" (Juan. 6:40, 44, 54 ). Los Himeneanos repetidamente fallan en distinguir entre "los "últimos días" y "el último día" al final de este mundo. Este entonces les hace trivializar la resurrección de Cristo y descontar del todo la resurrección corporal del creyente.

Malentendiendo a Pablo

Una cuarta atracción del Himeneanismo está basada en la mal interpretación de la declaración de Pablo en 1 Tesalonicenses 4:15, donde él escribe "15 Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron.  Los devotos de Himeneos discuten que Pablo creía que el y otros escaparían la muerte para ser testigos de la Segunda Venida. Es entonces necesario que la Parusía tuvo que ocurrir durante la vida de Pablo. Existen problemas innumerables con esta interpretación. Primero, no solo tendría Pablo que estar vio sino que todos en la iglesia de Tesalónica a quien Pablo estaba escribiendo también. (Él dijo: "nosotros" que estamos vivos). Si nosotros dogmáticamente acertamos que Pablo experimentó la Parusía, entonces debemos de acertar dogmáticamente lo mismo para sus lectores. Si siquiera uno de sus lectores era cortado por la muerte antes de la Parusía, entonces no podemos eliminar la posibilidad de que Pablo mismo (así como todos los Tesalonicenses) podían haber muerto antes del advenimiento del Señor. Claramente, Pablo no está diciendo a los Tesalonicenses que cada uno de ellos escaparía la muerte para experimentar la venida de 70 DC. 1 Tesalonicenses, de hecho pudo haber sido la primera carta que Pabla escribió –quizás unos veinte años antes de la destrucción de Jerusalén. La razón por la que el habla de sí mismo (y de los Tesalonicenses) como "viviendo" es porque el debe de distinguir entre los vivos y los muertos. Su meta es impartir consolación a los vivientes, no porque él sabía que los vivos estarían viviendo cuando Cristo volviera, pero porque los creyentes necesitaban saber que sus muertos serían "los primeros" beneficiarios del Segundo Advenimiento (1 Tesalonicenses 4:16). Su propósito es impartir consuelo a los vivientes acerca de sus muertos (por eso es que el se cuenta con los vivos), no profetizar que su generación habría de escapar la muerte del todo.

Otro problema con la interpretación Himeneana de 1 Tesalonicenses 4:15 es que esta epístola fue leída por otros Cristianos también. Era para ser leída por "todos los santos hermanos" (1 Tes. 5:26-27.) Mantenga en mente que la influencia y también la hermandad de los Cristianos de Tesalónica era grande: esta iglesia era un ejemplo para "todos los que creían en Macedonia y Acacia" (1 Tes. 1:7.) De esta iglesia la "palabra del Señor" (lo cual incluía la palabra del Señor hablada por Pablo acerca de la Parusía y la resurrección—1Tes. 4:15) "sonaba fuerte" "en todos lugares" (1:18). De acuerdo a la lógica Himeneana, todo Cristiano antes de 70 DC que leyera 1 Tesalonicenses 4:15 se mantendría vivito para poder estar vivo en la venida de Cristo en 70 DC.

Los discípulos de Himeneo discuten que todo Mateo 24 es acerca de 70 DC. La venida de Cristo a juzgar a Israel es el Segundo Advenimiento, reclaman ellos. Pero Jesús dice en mateo 24:36, "pero aquel día y hora ningún hombre sabe, ni aun los ángeles del cielo, sino solamente mi Padre". Si como los Himeneanos aciertan, que "aquel día" del verso 36 aplica a la venida de 70 DC. (De lo cual ni Cristo mismo en su naturaleza humana tenía conocimiento); ¿Cómo es posible que Pablo y todos los Tesalonicenses supieran que ellos escaparían la muerte para experimentarla?

Los Himeneanos además, tienen una insuperable dificultad mezclando I Tes. 4;17 con 1 Corintios 15:52, el cual lee, "en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la última trompeta, porque sonará la trompeta, y los muertos en serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados". Note; donde en 1 Tes 4:15 Pablo habla de sí mismo como estando posiblemente vivo cuando Cristo volviera, en 1 Corintios 15:52 habla de sí mismo como ‘corporalmente’ resucitado cuando Cristo vuelva. La intención de Pablo no es declarar que él estaría muerto cuando Cristo volviera, ni que iba a estar vivo a su venida. El esta meramente identificándose a sí mismo con el pueblo de Dios. Pablo, sin duda, tendría cierto conocimiento que él estaría vivo o que participaría en la resurrección después de su muerte, pero ese cierto conocimiento no es lo mismo que decir que él sabía por seguro cual de estas alternativas sería su suerte.

Además, en ninguna parte de la Biblia dice que la resurrección de los creyentes "esta cercana", "a la puerta", es "pronto". Sin embargo, si existe una declaración describiendo a los herejes quienes aseguraban que la resurrección "ya había ocurrido" – los Himeneanos!

Orgullo Satánico

La quinta razón para la teología Himeneana es orgullo Satánico, un deseo de atraer grupos ante los hombres. Los herejes aman las novedades. El orgullo en este caso no esta solo en oponerse a la teología de resurrección de la Biblia, sino el apetito de hacerse de un nombre para sí mismos – el deseo de tener la preeminencia, eso es, el espíritu de Diotrefes (3 Juan 9). El factor orgullo es particularmente fácil de detectar en los Himeneanos, pues están obsesionados con un preterismo sin-resurrección. Va mas allá de identificarse a sí mismo como "preterista" en el registro de una iglesia. Los Himenanos están haciendo campaña para "sublevar" la Fe de otros. Creyéndose que ellos han descubierto alguna nueva verdad que ha estado escondida de la iglesia por los últimos 2000 años, podemos entender muy bien su celo. En las últimas palabras de Pablo a los ancianos de Éfeso, él lloró, diciendo que después de su partida, 29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al ganado; 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí.." (Hechos 2029-30). Ya que Pablo estaba escribiendo a Timoteo quien estaba probablemente en Efeso, podemos identificar a Himeneo y Fileto como dos de estos invasores.

¿Que es una Resurrección?

A causa de la simultaneidad de la venida de Cristo y la resurrección del creyente, los Himeneanos están forzados a redefinir la palabra "resurrección". Por ejemplo, R.C. Leonard y J.E. Leonard en su libro The Promise of His Coming, [La Promesa de Su Venida] definen la resurrección como sigue:

El término en el Nuevo Testamento para resurrección, "anastasis", no es una palabra teológica sino que esta relacionada al verbo "stenai" que Pablo emplea en el siguiente pasaje [ Efesios 6:11-13]. En la literatura Griega antigua, "stenai" es a veces usada en el sentido de levantarse en protesta o rebelión. La resurrección ó "anastasis" es literalmente "levantarse otra vez" en desafío de los poderes enemigos, y por lo tanto contiene un elemento de vindicación. (181)

Los Leonard entonces citan hechos 2:23-24, donde Pedro argumenta que después que Cristo fue crucificado, "Dios le levantó otra vez…" Por lo tanto, para los Leonard la "resurrección" significa vindicación. Lo que ellos llaman solo "una característica" acerca de la resurrección de Cristo se convierte en el principal motivo de tal forma que su resurrección corporal es disminuida. Para los Leonard, la victoria real de Cristo no fue Su superación de la muerte física, sino que se levantó por su causa. ¡La noción de que anastasis ("resurrección") no es una palabra teológica es tanto injustificable como asombroso! La debilidad de todo su argumento es demostrada por su apelación al Griego fuera de la Biblia y aun eso es indirecto –lo mejor que pueden hacer es relacionar anastasis al verbo griego stenai, el cual aun por su propia admisión es usado infrecuentemente fuera de la Biblia. Por eso, lo que es universalmente definido en el Nuevo Testamento como una resurrección de la carne, toca un segunda violín para Cristo como un mero campeón y rebelde. Por supuesto, cada interprete del Nuevo Testamento debe de saber que es el contexto del mismo Nuevo Testamento lo que da color y define una palabra. ¡¿Que clase de credibilidad puede tener una persona que discute que la palabra para resurrección "no es una palabra teológica"?! Los Leonard, ambos, evitan y descuentan la palabra anastasis como es usada a través de la Biblia.

Los Himeneanos han compuesto su error acerca de la resurrección aun más cuando argumentan que todo 1 Corintios 15 es una descripción de la resurrección espiritual de Israel durante los últimos días de su existencia. Los Leonard nos dicen:

Todo esto muestra que, para los escritores del Nuevo Testamento, la resurrección es un proceso continuado. Corresponde al cumplimiento en Cristo de las promesas a Israel durante los últimos días del periodo del Antiguo Testamento. La resurrección es completada "por el Espíritu" y es una superación progresiva del pecado-muerte (Ibid, 171).

No solamente, no es Israel mencionado en 1 Corintios 15; [si no que] no hay ninguna prueba Escritural de que la resurrección es "una superación progresiva de la muerte-pecado." La resurrección es conectada a la crucifixión y es tan una-vez-por-todas como lo fue la muerte de Cristo en la cruz. Los Leonard ven 1 Corintios como teniendo su cumplimento la experiencia de Israel en 70 DC les hace discípulos contemporáneos de Himeneo.

¿Significa todo esto que los Leonard descartan una resurrección corporal futura? Ellos reclaman que mientras que las Escrituras no enseñan una resurrección corporal, no obstante, "la escatología realizada no toma asunto con la resurrección corporal" (Ibid 177). Esta caballerosa concesión no nos debe de impresionar, pues va no más allá del error Saduceo. Alfred Edersheim recuenta:

...el Talmud expresamente declara que el principio real de los Saduceos no era, que no había resurrección, sino solamente que no podía ser probada por la Torá, o Ley. De esto había, por supuesto, solo un corto paso a la negación total de la doctrina; y sin duda es la posición tomada por la vasta mayoría del partido" (Sketches of Jewish Social Life, 241).

Además, debemos notar que el comentario acerca de no tomar asunto con una resurrección corporal es mas una concesión que una confesión. Pablo no concedió la resurrección; Pablo proclamó tanto la resurrección de Cristo como la resurrección del creyente ( 1 Cor. 15:1-4 ).

1 Corintios 15

El error de hacer la resurrección una referencia al espíritu del hombre ó a la resurrección de Israel, es un ataque a la resurrección de Cristo mismo, pues si la resurrección de Cristo es una paradigma de la nuestra, entonces la de El y la nuestra debe ser idéntica. La resurrección corporal del creyente está atada a la resurrección de Cristo, cuya resurrección es el pago principal de la nuestra (1 Corintios 1-12). 1 Corintios 15 enseña que Cristo es las "primicias de todos los que duermen" y que "cada uno en su propio orden: Cristo las primicias; después los que son de Cristo en su Venida" (versos 20,23). Esto es probado no solo por la palabra "primicias" lo cual significa que el primer tamo es igual que los demás en la cosecha de la resurrección, sino por el hecho de que la primera parte de 1 Corintios define la resurrección de Cristo en términos de su cuerpo. El se levantó otra vez al tercer día (v. 4), se levantó de acuerdo a las Escrituras (v.4 –lo que incluiría tales Salmos como el Salmo 16 donde la "carne" de Cristo es mencionada), y fue "visto" (v 5-8).

No sorpresivamente, muchos Himeneanos de hecho espiritualizan la resurrección de Cristo. Esto es hecho en dos maneras: (1) Puede ser discutido que Cristo se levantó en espíritu y que sus apariciones post-resurreccionales fueron en una forma cuerpo temporal la cual él asumió después de su resurrección espiritual. Entonces, todas las apariciones de nuestro Señor después de su resurrección-espiritual no fueron, de acuerdo a ellos, en el mismo cuerpo en el cual él fue crucificado. (2)Los discípulos de Himeneo también discutirán que el cuerpo de Cristo era un "cuerpo espiritual" (significando un cuerpo no-físico). Esta conclusión es hecha basándose en 1 Corintios 15:44, donde Pablo escribe que "es sembrado un cuerpo natural; se levanta un cuerpo espiritual. Hay cuerpo natural y hay cuerpo espiritual".

¿Cómo hemos de responder a la teología de "resurrección" de los Himeneanos? Para comenzar, no todos los Himeneanos son tan consistentemente heréticos como debieran serlo. No todos disputan la resurrección física de Cristo abiertamente, algunos parecen no comprometerse; otros son inestables, otros (Los Leonard) ven vindicación por una causa como el motivo central; aun otroshan embibido la histórica idea Anabautista de que Dios creo un nuevo cuerpo pra Cristo (su resurrección no siendo tanto una resurrección sino una nueva creación). Sin embargo, cualquiera sea el matiz de su odioso error, ellos de hecho discuten en su contra cuando niegan la resurrección corporal del creyente. Pablo dedujo que si nuestros cuerpos no son levantados, entonces Cristo no fue levantado (1 Corintios 15:16). El rechazo de todos los Himeneanos a hacer frente a su error se asemeja a los que niegan el nacimiento virginal de Cristo, quienes discutirían en contra del nacimiento virginal, y aun así reclamaban tanto la impecabilidad de Cristo y la completa Deidad de Cristo. No es difícil ver que la creencia que Jesús fue engendrado por un padre terrenal amenaza la doctrina de su impecabilidad. Además, ¿cómo puede un hombre con un origen naturalista ser un Salvador sobrenatural? De la misma manera, si nosotros rechazamos la futura resurrección del creyente, estamos en realidad repudiando la histórica resurrección de Cristo, no importa protestemos lo contrario.

No nos imaginemos tampoco que el movimiento Himeneano es monolítico. Los Himeneanos quienes reclaman el titulo "preterista consistente" están en desacuerdo con otros Himeneanos quienes reclaman lo mismo. Mientras todos los Himeneanos están de acuerdo en que la resurrección "es pasada", no todos formalmente rechazan la resurrección de Cristo en la carne. Ellos podrán descontar la importancia de la resurrección de Cristo, pero no todos descuentan su realidad. Otros Himeneanos argumentan por la descontinuación de la Cena del Señor ya que los Cristianos han de participar de la Cena "hasta que él venga" (1 Corintios 11:26). Así que los mismo Himeneanos no tienen una definición uniforme de un "preterista consistente".

Segundo, la creencia de muchos Himeneanos de que Jesús tomó a sí mismo solo un cuerpo temporal después de Su resurrección no puede contestar algunas preguntas significantes. Los Himeneanos no tienen explicación acerca de que pasó con el cuerpo de Cristo después de su ascensión: en cuanto a lo que a ellos concierne, pudo haberse pelado como una capsula espacial. Además, esto no explica la tumba vacía. ¿Si la resurrección de Cristo fue una resurrección espiritual, porque estaba la tumba vacía? La tumba vacía habla toneladas acerca de la resurrección física. El hecho de que todavía habían huecos en el costado de Cristo y las huellas de los clavos en sus manos testifican que el cuerpo que fue crucificado fue el mismo cuerpo que fue resucitado (Juan 20:25, 27). Cristo se describe a sí mismo como un cuerpo cuando retó a sus discípulos, "39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy: palpad, y ved; que el espíritu ni tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. 40 Y en diciendo esto, les mostró las manos y los pies.(Lucas 24:39-40) Nota: Cristo se describe a sí mismo como "Yo" en sentido corporal, aun negado que él era un "espíritu". No existe resurrección espiritual aquí.

Tercero, el "cuerpo espiritual" del creyente no significa que el creyente poseerá un cuerpo no-físico. El contraste en 1 Corintios 15 no es entre un cuerpo físico y un cuerpo no físico. El contraste de Pablo es entre un "cuerpo natural" y un "cuerpo espiritual". ¿Que es un "cuerpo natural"? La contestación es un cuerpo que es susceptible a la muerte, dolor, etc. Un cuerpo natural de "carme u sangre" es diferente a un cuerpo espiritual de "carne y sangre" porque el cuerpo espiritual es levantado por el mismo espíritu que levantó a Jesús y es incapaz de morir (Romanos 8:11). Cristo no fue levantado como un espíritu, sino un "cuerpo espiritual". Como escribió Zacarías Ursinus:

Lo que el apóstol quiere decir con un cuerpo espiritual, no es que sea cambiado en un Espíritu, ó lo que es en todas sus propiedades igual al Espíritu, sino lo cual es gobernado por el Espíritu de Dios, el cual es inmortal y libre de toda miseria, adornado con el esplendor celestial, gloria, actividad, fuerza y santidad.

Agustín es también de mucha ayuda. Él escribió:

No debemos de imaginarnos que porque el Apóstol dice que el cuerpo el cual tendremos en la resurrección será espiritual, que será puramente espiritual sin ningún cuerpo. Pues él le llama un cuerpo espiritual, el cual es totalmente sujeto al Espíritu, y el cual es libre de corrupción y muerte; Pues cuando llama el cuerpo que ahora tenemos un cuerpo natural, no debemos de suponer que no es un cuerpo, sino un alma. Por lo tanto, el cuerpo que ahora tenemos es llamado natural, porque está sujeto al alma, y no puede ser llamado espiritual, porque no está todavía completamente sujeto al Espíritu, mientras sea pueda corromper, por lo cual entonces será llamado espiritual, cuando ya no sea capaz de resistir el Espíritu con alguna corrupción.

Quizás sintiendo el problema de consistencia, algunos Himeneanos están jugando con la idea de que no hubo una encarnación de Cristo tampoco. Otros aseveran que la resurrección de Cristo fue espiritual. A pesar de ciertas discontinuidades en el movimiento, todos los Himeneanos disminuyen el cuerpo – creyendo que el cuerpo es extraño al ser humano. Esto obviamente levanta interrogantes acerca de su visión total acerca de la persona de Cristo de la cuna a la tuba, de la resurrección a la Segunda Venida.

Por eso, es importante entender que el movimiento Himeneano es un error Cristológico así como un error profético. La caída de un solo "dominó de encarnación" llevará a la caída del segundo dominó, etc. Una Segunda Venida no carnal significa una resurrección no carnal y una resurrección no carnal significa que no hubo encarnación. ¡Observe como caen los dominós! Tenemos aquí una "Cristología dispensable así como una "escatología dispensable".

Evaluación de Pablo a la Teología Himeneana

¿Cómo trataremos nosotros aquellos que abrazan el Himeneanismo y aun reclaman llevar la insignia de la Cristiandad? Debemos mirar el encargo de Pablo a Timoteo. Pablo nos dice que los Himeneanos han "errado en cuanto a la verdad" (2 Timoteo 2:18). Errar en cuanto a la verdad significa que hemos errado en cuanto a "la verdad del Evangelio". Su descripción de los Himeneanos no es que ellos han errado con respecto a una verdad entre muchas verdades del Evangelio. Por lo contrario, su error es un error capital; toda la verdad ha sido negada.

Su teología preterista de la resurrección ha trastornado la fe de algunos. No meramente la fe por la cual creemos, sino La Fe que creemos es vencida, destruida.

Las enseñanzas de los Himeneanos son etiquetadas como "cancre", una gangrena, quizás un cáncer. La palabra Griega puede ser un término medico ó una palabra describiendo oxidación. Si la primera, entonces, la iglesia es comparada con un organismo viviente. Solamente una malignidad o gangrena puede destruir este organismo! La Teología Himeneana es un cáncer en el organismo viviente de la iglesia.

Los Himeneanos además han "naufragado" en cuando a la Fe (1 Timoteo 1:19). El naufragio es un naufragio religioso. El Himeneanismo no es un mero huequito de alfiler en el casco del buen barco de la salvación.

El resultado es que no debemos de referirnos a los discípulos de Himeneo como "amados hermanos", como "buenos amigos", como "queridos hermanos Cristianos". Ellos son los enemigos de Cristo y los enemigos de la iglesia. Los "hijos de la resurrección" no deben ser tomados incautos. Los Himeneanos quienes son miembros en iglesias Cristianas tienen que ser disciplinados por su error, aun entregados a Satanás para que no blasfemen (1 Timoteo 1:20).

Si alguna iglesia, insensatamente tiene libros Himeneanos (tales como The Promise of His Coming [La Promesa de Su Venida] de los Leonard, ó The Parusía [la Parusía] de J. Stuart Rusell), estos libros tienen que ser quemados ó removidos inmediatamente. Ninguna iglesia debe de orar por la bendición de Dios sobre los discípulos de Himeneo. Si alguna iglesia tiene miembros Himeneanos, que sean amonestados ó reprendidos de una vez estos opositores. No nos atrevamos administrarles la Cena del Señor. No dejemos que se pasen de largo llamándose así mismos "preteristas" ó "preteristas consistentes", ó creyentes en la "escatología cumplida". La palabra "preterista" es una buena palabra. Los discípulos de Himeneo no son preteristas; su "escatología dispensable" les hace herejes. Lo que es más, ellos son anticristos; pues solo el espíritu del anticristo dice que Jesucristo no ha venido en carne (1 Juan 4 ss.). Cuando entrevistemos nuevos miembros, necesitamos interrogarle acerca de la resurrección de Cristo y sobre la nuestra. Los Himeneanos no son nuestros amigos; ellos son los enemigos de la cruz. Si negamos la resurrección futura del cuerpo entonces negamos la resurrección de Cristo. Y si negamos la resurrección carnal de Cristo, entonces negamos su obra completada en la cruz. El diseño de la resurrección corporal de Cristo fue para implementar Su sacrificio en la cruz, cuando Él sufrió la ira de Dios en su cuerpo y en su alma. El vino para redimirnos en cuerpo y alma (Romanos 8:23; 1 Cor 6:20).

El Himeneanismo es una herejía condenable.


Jim West, es un graduado del Seminario Westminster, es pastor de la Iglesia Reformada El Pacto de Sacramento (Iglesia Reformada en los Estados Unidos) y es el autor de libretos en bautismo infantil y noviazgo, así como "el infame libro rojo", Tomando con Calvino y Lutero. Puede ser contactado en 2020 16th Ave., Sacramento, CA 95822.


Copyright/ Derechos Reservados © 1997 The Chalcedon Foundation [Fundación Calcedonia]

 

Copyright/Derechos ©1998-2010 Jorge L. Trujillo
Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet

Ministerios Vida Eterna

{http://www.vidaeterna.org |  http://www.vidaeterna.net  | http://www.vidaeterna.es }

-------------------------*---------------------------

Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al ariticulo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno.  

Hit Counter