Ministerios .:: Vida Eterna ::. Ministries 

Doctrina | Misión | Visión | Políticas | Búsquedas | Contactos | Enlaces | Foros | Chat | Biblia |English

Sola Gratia - Sola Fide - Solus Christus - Sola Scriptura - Soli Deo Gloria

 

 

 

¿Si Dios da vida eterna y los ángeles tienen vida eterna, cómo es que se hayan convertido en ángeles caídos y hayan perdido la vida eterna que tenían?

Por Jorge L. Trujillo


La Biblia no nos dice mucho con respecto a los ángeles y su historia y destino, sin embargo no nos deja en total oscuridad.  Los ángeles son seres creados (Salmos 148: 2-5) y su función principal es la de ‘servir’ a Dios de distintas maneras:

  1. En la celebración de la creación del mundo visible (Job 38:7)

  2. Son ejecutores de los juicios divinos (Gen. 19; Mat. 13: 36)

  3. Mensajeros a los hombres (Mat. 1:20)

  4. En la adoración y servicio del Mesías (Heb. 1:6)

  5. Adorando delante de Su trono celestial (Apoc. 5:11; 7:11)

  6. Ministrando a los humanos (1 Cor. 11:10; Heb. 1:14)

La Biblia nos habla de que el infierno fue preparado para “el diablo y sus ángeles” lo cual nos indica que fue establecido con ese propósito especial.  Pero de los ángeles, nada nos dice directamente la Biblia en cuanto a que fueron hechos como seres ‘eternos’ o con ‘vida eterna’ desde su creación.  La Biblia sí nos habla de “ángeles escogidos” (1 Tim. 5:21), lo cual nos indica que hay ángeles “no escogidos” o ‘reprobados’.  Esta declaración parece indicarnos que los ángeles, tal como Adán (la humanidad),  también fueron puestos a prueba, algunos fracasaron pecando contra Dios (2 Pet. 2: 4,6) y fueron condenados al infierno eterno al cual serán lanzados después del juicio final sin ninguna oportunidad de redención y salvación mientras que otros (los escogidos) no fallaron y permanecen en estado de santidad eternamente viniendo a ser así la representación de la forma en que seremos los humanos después de la resurrección (Mateo 22:30) en la que seremos hechos semejantes de Cristo.

Volver arriba


Hit Counter
 

 

 

 


Procura pues con diligencia, presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la Palabra de verdad.

I Timoteo 2:15